LIBRO II – CAPITULO 4

CAPITULO 4
 De la perfección con que María santísima guardaba las ceremonias del templo y lo que en él le ordenaron.
463. Volviendo a proseguir nuestra divina Historia, después que la niña santísima consagró el templo con su presencia y habitación, fue creciendo con toda propiedad en sabiduría y gracia acerca de Dios y de los hombres. Las inteligencias que se me han dado de lo que la mano poderosa iba obrando en la Princesa del cielo en aquellos años, me ponen como en la margen de un mar dilatadísimo y sin términos, dejándome admirada y dudosa por dónde entraré en tan inmenso piélago para salir con acierto, habiendo de ser inexcusable dejar mucho y dificultoso acertar en lo poco. Diré, pues, lo que el Altísimo me declaró en una ocasión, hablándome de esta manera:
464. Las obras que hizo en el templo la que había de ser Madre del Verbo humanado, fueron en todo y por todo perfectísimas, y el alcanzarlas excede a la capacidad de toda humana criatura y angélica. Los actos de las virtudes interiores fuero tantos y de tan alto merecimiento y fervor, que se adelantaron a todos los de los serafines; y tú, alma, conocerás de ellos mucho más de lo que pueden explicar tus palabras y tu lengua. Pero mi voluntad es que, en el tiempo de tu peregrinación en el cuerpo mortal, pongas a María santísima por principio de tu alegría y la sigas por el desierto de la renunciación y negación de todo lo humano y visible. Síguela por la perfecta imitación conforme a tus fuerzas y a la luz que recibes; ella será tu norte y tu maestra y te hará manifiesta mi voluntad y en ella hallarás mi ley santísima escrita con el poder de mi brazo, en que meditarás de día y de noche. Ella será quien con su intercesión herirá la piedra1 de la humanidad de Cristo, para que en ese desierto redunden en ti las aguas de la divina gracia y luz con que sea tu sed saciada, ilustrado tu entendimiento y tu voluntad inflamada. Será columna de fuego2 que te dé luz y nube que te haga sombra y refrigere con su protección de los ardores de las pasiones e inclemencias de tus enemigos.
465. Tendrás en ella angel que te encamine3 y te desvíe lejos de los peligros de Babilonia y de Sodoma para que no te alcance mi castigo. Tendrás madre que te ame, amiga que te consuele, señora que te mande, protectora que te ampare y reina a quien como esclava sirvas y obedezcas. En las virtudes que obró esta Madre de mi Unigénito en el templo hallarás un arancel universal de toda la suma perfección por donde gobiernes tu vida, un espejo sin mácula en que reverbera la imagen viva del Verbo humanado, una copia ajustada y sin erratas de toda su santidad, la hermosura de la virginidad, lo especioso de la humildad, la prontitud de la devoción y obediencia, la firmeza de la fe, la certeza de la esperanza, lo inflamado de la caridad y un copiosísimo mapa de todas las maravillas de mi diestra. ¡Con este nivel has de regular tu vida y por este espejo quiero que la compongas y te adornes, acrecentando tu hermosura y gracia, como esposa que desea entrar en el tálamo de su esposo y señor.
466. Y si la nobleza y calidad del maestro sirve de estímulo al discípulo y le hace más amable su doctrina ¿quién puede atraerte con mayor fuerza que la maestra misma que es Madre de tu Esposo, y escogida por más pura y santa, y sin mácula de culpa, para que fuese Virgen y juntamente Madre del Unigénito del eterno Padre y el resplandor de su divinidad en la misma sustancia? Oye, pues, a tan soberana Maestra, síguela por su imitación y medita siempre sin intervalo sus admirables excelencias y virtudes. Y advierte que la vida y conversación que tuvo en el templo fue el original que han de copiar en sí mismas todas las almas que a su imitación se consagraron por esposas de Cristo.–Esta inteligencia y doctrina es la que me dio el Altísimo en general de las acciones que María santísima obraba los años que vivió en el templo.
467. Pero descendiendo más en particular a sus ocupaciones, después de aquella visión de la divinidad que dije en el cap. 2, y después de haberse ofrecido toda al Señor, y a su maestra todas las cosas que tenía, quedando absolutamente pobre y resignada en manos de la obediencia, disimulando con el velo de estas virtudes los tesoros de sabiduría y gracia en que excedía a los supremos serafines y ángeles, pidió con humildad a los sacerdotes y maestra le ordenasen la vida y ocupaciones en que había de trabajar. Y habiéndolo conferido con especial luz que les fue dada y deseando medir por entonces los ejercicios de la divina niña con la edad de tres años, la llamaron a su presencia el sacerdote y la maestra Ana. Estuvo la Princesa del cielo hincadas las rodillas para oírlos y, aunque la mandaron se levantase, pidió licencia con suma modestia para estar con aquella reverencia delante del ministro y sacerdote del Altísimo y de su propia maestra por el oficio y dignidad que tenían.
468. Hablóla el sacerdote y díjola: Hija, muy niña os ha traído el Señor a su casa y templo santo, pero agradeced este favor y procurad lograrle trabajando mucho en servirle con verdad y corazón perfecto, en aprender todas las virtudes, para que de este lugar sagado volváis prevenida y guarnecida para llevar los trabajos del mundo y defenderos de sus peligros. Obedeced a vuestra maestra Ana y comenzad temprano a llevar el yugo4 suave de la virtud, para que le halléis más fácil en lo restante de la vida.–Respondió la soberana niña: Vos, señor mío, como sacerdote y ministro del Altísimo, que estáis en lugar suyo, y mi maestra juntamente, me mandaréis y enseñaréis lo que debo hacer para no errar yo en ello; y así os lo suplico con deseo de obedecer en todo a vuestra voluntad.
469. Sentían el sacerdote y la maestra Ana en su interior grande ilustración y fuerza divina para atender con particularidad a la divina niña y cuidar de ella más que de las otras doncellas; y confiriendo el gran concepto que de ella habían hecho, sin saber el misterio oculto de aquel soberano impulso, determinaron asistirla y cuidar de ella y de su gobierno con especial atención. Pero como ésta sólo podía extenderse a las acciones visibles y exteriores, no le pudieron tasar los actos interiores y afectos del corazón que sólo el Altísimo gobernaba con singular portección y gracia; y así estaba libre aquel cándido corazón de la Princesa del cielo para crecer y adelantarse en las virtudes interiores, sin perder un instante en que no obrase lo sumo y más excelente de todas.
470. Ordenóla también el sacerdote sus ocupaciones y la dijo: Hija mía, a las divinas alabanzas y cánticos del Señor asistiréis con toda reverencia y devoción y haréis siempre oración al Muy Alto por las necesidades de su templo santo y de su pueblo y por la venida del Mesías. A las ocho de la noche os recogeréis a dormir y al salir el alba os levantaréis a orar y bendecir al Señor hasta hora de tercia –esta hora era la que ahora las nueve–; desde tercia hasta la tarde ocuparéis en alguna labor de manos para que en todo seáis enseñada; y en la comida, que después del trabajo tomaréis, guardad la templanza que conviene; iréis luego a oír lo que la maestra os enseñare y lo restante del día ocuparéis en la lección de las Escrituras santas; y en todo seréis humilde, afable y obediente a lo que mandare vuestra maestra.
471. Oyó siempre la santísima niña de rodillas al sacerdote y pidióle la bendición y la mano y, habiéndosela besado a él y a la maestra, propuso en su corazón guardar el orden que le señalaban de su vida todo el tiempo que estuviese en el templo y no le mandasen otra cosa; y como lo propuso lo cumplió la que era maestra de santidad y virtud, como si fuera la menor discípula. A muchas obras exteriores, más de las que le ordenaron, se extendían sus afectos y ardentísimo amor, pero sujetóle al ministro del Señor, anteponiendo el sacrificio de la perfecta y santa obediencia a sus fervores y dictamen propio; conociendo, como maestra de toda perfección, que se asegura más el cumplimiento de la voluntad divina en el humilde rendimiento de obedecer que en los deseos más altos de otras virtudes. Con este raro ejemplo quedaremos enseñadas las almas, especialmente las religiosas, a no seguir nuestros fervorcillos y dictámenes contra el de la obediencia y voluntad de los superiores, pues en ellos nos enseña Dios su gusto y beneplácito y en nuestros afectos buscamos sólo nuestro antojo; en los superiores obra Dios y en nosotros, si es contra ellos, obra la tentación, la pasión ciega y el engaño.
472. En lo que nuestra Reina y Señora se señaló, a más de lo que le ordenaron, fue pedir licencia a su maestra para servir a todas las otras doncellas y ejercitar los oficios humildes de barrer y limpiar la casa y lavar los platos. Y si bien esto parecía novedad, y más en las primogénitas, porque las trataban con mayor autoridad y respeto, pero la humildad sin semejante de la divina Princesa no podía resistirse o contenerse en los límites de la majestad sin descender a todos los ejercicios más inferiores; y así los hacía con tan prevenida humildad, que ganaba el tiempo y ocasión de lo que otras habían de hacer, para tenerlo hecho antes que ninguna. Con la ciencia infusa conocía todos los misterios y ceremonias del templo, pero como si no las conociera las aprendió por disciplina y experiencia, sin faltar jamás a ceremonia ni acción por mínima que fuese. Era estudiosísima en su humillación y desprecio rendidísimo; y a su maestra cada día por la mañana y tarde pedía la bendición y besaba la mano, y lo mismo hacía cuando la mandaba algún acto de humildad o le daba licencia para hacerlo, y algunas veces, si lo permitía, le besaba los pies con humildad profundísima.
473. Era tan dócil la soberana Princesa, tan apacible y suave en su proceder, tan oficiosa, rendida y diligente en humillarse, en servir y respetar a todas las doncellas que vivían en el templo, que a todas robaba el corazón y a todas obedecía como si cada una fuera su maestra. Y con la inefable y celestial prudencia que tenía, ordenaba sus acciones de suerte que no se le perdiese ocasión alguna en que adelantarse a todas las obras manuales, humildes y del servicio de sus compañeras y agrado de la voluntad divina.
474. Pero ¿qué diré yo, vilísima criatura, y qué diremos todos los fieles hijos de la Iglesia católica, llegando a escribir y ponderar este ejemplo vivo de humildad? Virtud grande nos parece que el inferior obedezca al superior y el menor al mayor y humildad grande que el igual quiera obedecer lo que le manda otro igual; pero que el inferior mande y el superior obedezca, que la reina se humille a la esclava, la santísima y perfectísima criatura a un gusanillo, la Señora del cielo y tierra a una ínfima mujercilla; y que esto sea tan de corazón y verdad ¿quién no se admira y se confunde en su desvanecida soberbia? ¿Quién se mira en este claro espejo, que no vea su infeliz presunción? ¿Quién podrá imaginar que ha conocido la humildad verdadera, cuanto menos obrarla, si la reconoce y mira en su propia esfera María santísima? Las almas que vivimos debajo de la obediencia prometida, lleguemos a esta luz para conocer y corregir nuestros desórdenes, cuando la obediencia de los superiores que representan a Dios se nos hace molesta y dura si contradice a nuestro antojo. Québrántese aquí nuestra dureza, humíllese la más engreída y confúndase en su vergonzosa soberbia y desvanézcase la presunción de la que se juzga por obediente y humilde, por haberse rendido tal vez a los superiores, pues no ha llegado a pensar de sí que a todas es inferior y a ninguna es igual, como lo juzgó la que es superior a todas.
475. La, hermosura, gracia, el donaire y agrado de nuestra Reina eran incomparables, porque a más de estar en ella en grado perfectísimo todas las gracias y dones naturales de alma y cuerpo, como no estaban solas, antes obraba en ellas el realce de la gracia sobrenatural y divina, hacía un admirable compuesto de gracias y hermosura en el ser y en el obrar, con que llevaba la admiración y el afecto de todos; aunque la divina providencia moderaba las demostraciones que de esto hicieran cuantos la trataban, si se dejaran a la fuerza de su amor fervoroso con la Reina. En la comida y suéño era, como en las demás virtudes, perfectísima; tenía regla ajustada a la templanza, jamás excedía, ni pudo, antes moderaba algo de lo que era necesario. Y aunque el breve sueño que recibía no la impedía la altísima contemplación –como otras veces he dicho5 por su voluntad le dejara; pero en virtud de la obediencia se recogía el tiempo que le habían señalado y en su humilde y pobre lecho, florido6 de virtudes y de los serafines y ángeles que la guardaban y asistían, gozaba de más altas inteligencias, fuera de la visión beatífica, y de más inflamado amor que todos ellos juntos.
476. Dispensaba el tiempo y le distribuía con rara discreción, para dar el que le tocaba a cada una de sus acciones y ocupaciones. Leía mucho en las sagradas Escrituras antiguas; y con la ciencia infusa estaba tan capaz de todas ellas y de sus profundos misterios, que ninguno se le ocultó, porque le manifestó el Altísimo todos sus secretos y sacramentos, y con los santos ángeles de su custodia los trataba y confería, confirmándose en ellos y preguntándoles muchas cosas con incomparable profundidad y grande agudeza. Y si esta soberana Maestra escribiera lo que entendió, tuviéramos otras muchas escrituras divinas, y de las que tiene la Iglesia alcanzáramos toda la inteligencia perfecta de sus profundos sentidos y misterios. Pero de toda esta plenitud de ciencia se valía para el culto, alabanza y amor divino y toda la reducía a este fin, sin que en ella hubiese rayo de luz ocioso ni estéril. Era prestísima en discurrir, profundísima en entender, altísima y nobilísima en pensamientos, prudentísima en elegir y disponer, eficacísima y suavísima en obrar y en todo era una regla perfectísima y un objeto prodigioso de admiración para los hombres, para los ángeles y, en su modo, para el mismo Señor, que la hizo toda a su corazón y agrado.
Doctrina de la soberana Señora.
477. Hija mía, la naturaleza humana es imperfecta y remisa en obrar la virtud y frágil en desfallecer, porque se inclina mucho al descanso y repugna al trabajo con todas sus fuerzas. Y cuando el alma escucha y contemporiza con las inclinaciones de la parte animal y le da mano, ella la toma de suerte que se hace superior a las fuerzas de la razón y del espíritu y le reduce a peligrosa y vil servidumbre. En todas las almas este desorden de la naturaleza es abominable y formidable, pero sin comparación le aborrece Dios en sus ministros y religiosos, a quienes, como la obligación de ser perfectos es más legítima, así es mayor el daño de no salir siempre victoriosos de esta contienda de las pasiones. De esta tibieza en resistir y la frecuencia en ser vencidos, resulta un desaliento y perversidad de juicio, que vienen a satisfacer y quedar mal seguros con hacer algunas ceremonias muy leves de virtud, y aun les parece, sin hacer cosa de provecho, que mudan un monte de una parte a otra. Introduce con esto el demonio otros divertimientos y tentaciones y, con el poco aprecio que hacen de las leyes y ceremonias comunes de la religión, vienen a desfallecer casi en todas y, juzgándolas cada una por cosa leve y pequeña, llegan a perder el conocimiento de la virtud y vivir en una falsa seguridad.
478. Pero tú, hija mía, quiero que te guardes de tan peligroso engaño y adviertas que un descuido voluntario en una imperfección dispone y abre camino para otra, y éstas para los pecados veniales, y ellos para los mortales, y de un abismo en otro se llega al profundo y al desprecio de todo mal. Para prevenir este daño se debe atajar muy de lejos la corriente, porque una obra o ceremonia que parece pequeña es antemuralla que detiene lejos al enemigo, y los preceptos y leyes de las obras mayores obligatorias son el muro de la conciencia, y si el demonio rompe y gana la primera defensa está más cerca de ganar la segunda, y si en ésta hace portillo con algún pecado, aunque no sea gravísimo, ya tiene más fácil y seguro el asalto del reino interior del alma, y como ella se halla debilitada con los actos y hábitos viciosos, y sin las fuerzas de la gracia, no resiste con fortaleza, y el demonio que la tiene adquirida la sujeta y oprime sin hallar resistencia.
479. Considera, pues, ahora, carísima, cuánto ha de ser tu desvelo entre tantos peligros, cuánta tu obligación para no dormir entre ellos. Considérate religiosa, esposa de Cristo, prelada, enseñada, ilustrada y llena de tan singulares beneficios, y por estos títulos y otros, que en ellos debes ponderar, mide tu cuidado, pues a todos debes retorno y correspondencia a tu Señor. Trabaja, porque seas puntual en el cumplimiento de todas las ceremonias y leyes de la religión y para ti no haya ley, ni mandato, ni acción perfecta que sea pequeña; ninguna desprecies ni olvides, todas las observa con rigor, porque en los ojos de Dios todo es precioso y grande, lo que se hace por su gusto. Cierto es que le tiene en ver cumplido lo que manda y que el despreciarlo le ofende. En todo considera que tienes Esposo a quien agradar, Dios a quien servir, Padre a quien obedecer, Juez a quien temer y Maestra a quien imitar y seguir.
480. Para que todo esto lo cumplas has de renovar en tu ánimo una resolución fuerte y eficaz de no oír a tus inclinaciones ni consentir en la flojedad remisa de tu naturaleza; ni, por la dificultad que sintieres omitir acción o ceremonia alguna, aunque sea besar la tierra, cuando sueles hacerlo, según la costumbre de la religión; lo poco y lo mucho ejecuta con afecto y constancia y serás agradable a los ojos de mi Hijo y a los míos. En las obras de supererogación pide consejo a tu confesor y prelado; y primero suplica a Dios que le dé acierto y llega desnuda de toda inclinación y afecto a cosa determinada, y lo que te ordenare, óyelo y escríbelo en tu corazón y ejecútalo con puntualidad; y si es posible acudir a la obediencia y consejo, nunca por ti sola determines cosa alguna por más buena que te parezca; que la voluntad de Dios se te manifestará siempre por la santa obediencia.

Los comentarios están cerrados.