LIBRO II – CAPITULO 23

CAPITULO 23
Explícase parte del capítulo 31 de las Parábolas de Salomón, a donde me remitió el Señor para manifestar el orden de vida que María santísima dispuso en el matrimonio.
772. Hallándose la Princesa del cielo María en el impensado y nuevo estado de su matrimonio, levantó luego su mente purísima al Padre de las lumbres, para entender cómo se gobernaría con mayor agrado suyo entre las nuevas obligaciones de su estado. Para dar yo alguna noticia de lo que Su Alteza pensó tan santamente, me remitió el mismo Señor a las condiciones de la mujer fuerte, que por esta Señora dejó escritas Salomón en el último capítulo de sus Parábolas; y discurriendo por él, diré lo que pudiere de lo que me ha dado a entender. Comienza, pues, el capítulo, y dice la letra: ¿Quién hallará una mujer fuerte? Su precio viene de lejos y de los últimos fines1 . Esta pregunta es admirativa, entendiéndola de nuestra grande y fuerte mujer María; y de otra cualquiera en su comparación será negativa, pues en todo el resto de la humana naturaleza y ley común no se puede hallar otra mujer fuerte como la Princesa del cielo. Todas las demás fueron y serán flacas y débiles, sin exceptuar alguna que no sea tributaria del demonio en la culpa. ¿Quién hallará, pues, otra mujer fuerte? No los reyes, ni monarcas, ni los príncipes poderosos de la tierra, ni los ángeles del cielo, ni el mismo poder divino hallará otra, porque no la criará como María santísima; ella es la única y sola sin ejemplo y sola sin semejante y la que sola en la dignidad midió el brazo del Omnipotente; no le pudo dar más que a su mismo Hijo eterno y de su misma sustancia, igual, inmenso, increado e infinito.
773. Consiguiente era que el precio de esta mujer fuerte viniera de lejos, pues en la tierra y entre las criaturas no le había. Precio se llama aquel valor en que una cosa se compra o se estima, y entonces se sabe cuánto vale, cuando se aprecia y se valorea. El precio de esta mujer fuerte María fue valoreado en el consejo de la beatísima Trinidad, cuando antes de todas las otras puras criaturas la rescató o compró el mismo Dios para sí, como recibiéndola de la misma humana naturaleza por algún retorno, que esto es comprar en rigor. El retorno y precio que dio por María fue el mismo Verbo eterno humanado, y se dio por satisfecho el Padre eterno –a nuestro modo de entender– con María; pues en hallando esta mujer fuerte en su mente divina, la estimó y apreció tanto, que determinó dar a su mismo Hijo, para que fuese justa y dignamente Hijo de María santísima y sólo por ella tomara carne humana y la eligiera para Madre. Con este precio dio el Altísimo todos sus atributos, sabiduría, bondad, omnipotencia, justicia y los demás, y todos los méritos de su Hijo humanado para adquirirla y apropiarla a sí mismo, quitándola a la naturaleza anticipadamente, para que si toda se perdiese, como se perdió en Adán, sola María con su Hijo quedase reservada, como apreciada tan de lejos que no alcanzó toda la naturaleza criada al decreto de su estimación y aprecio; así vino de lejos.
774. Este lejos son también los fines de la tierra; porque Dios es el último fin y principio de todo lo criado, de donde todo sale y a donde todo vuelve, como los ríos al mar2. También el cielo empíreo es el fin corporal y material de todo lo demás corpóreo; y singularmente se llama asiento de la divinidad3. Pero en otra consideración se llaman fines de la tierra los términos naturales de la vida y el fin de las virtudes, en que se le pone la última línea a donde se ordena la vida y ser que tienen los hombres, que todos son criados para el conocimiento y amor del Criador, como fin inmediato del vivir y obrar. Todo esto comprende el venir de los últimos fines el precio de María santísima; porque su gracia, dones y merecimientos vinieron y comenzaron de los últimos fines de los demás santos, vírgenes, confesores, mártires, apóstoles y patriarcas; no llegaron todos en los fines de sus vidas y santidad a donde María comenzó la suya. Y si también Cristo Hijo suyo y Señor nuestro se llama fin de las obras del Altísimo, con igual verdad se dice que el precio de María santísima fue de los últimos fines; pues toda su pureza, inocencia y santidad vino de su Hijo santísimo, como de causa ejemplar y dechado y de principal autor de sola ella.
775. Confía en ella el corazón de su varón y no se hallará pobre de despojos4. Cierto es que el divino José se llamó varón de esta mujer fuerte, pues la tuvo por legítima esposa; y también es cierto que confió en ella su corazón, esperando que por su incomparable virtud le habían de venir todos los bienes verdaderos. Pero singularmente confió en ella, hallándola preñada, cuando ignoraba el misterio; porque entonces creyó y confió en la esperanza contra la esperanza5 de los indicios que conocía, sin tener otra satisfacción de aquella verdad notoria más de la misma santidad de tal esposa y mujer. Y aunque se determinó a dejarla6 , porque veía el efecto a los ojos y no sabía la causa, pero nunca se atrevió a desconfiar de su honestidad y recato, ni a despedirse del amor santo y puro que le tenía preso el corazón rectísimo de tal esposa. Y no se halló frustrado en cosa alguna, ni pobre de despojos; porque si son despojos lo que sobra a lo necesario, todo fue superabundante para este varón, cuando conoció quién era su esposa y lo que en ella tenía.
776. Otro varón tuvo esta divina Señora que confió en ella, de quien principalmente habló Salomón; y este varón suyo fue su mismo Hijo, verdadero Dios y hombre, que fió de esta mujer fuerte hasta su propio ser y su honra para con todas las criaturas. En esta confianza que hizo de María se encierra toda la grandeza de entrambos; porque ni Dios pudo confiarle más, ni ella pudo corresponderle mejor, para que no se hallase frustrado ni pobre de despojos. ¡Oh estupenda maravilla del poder y sabiduría infinita, que confiase Dios de una pura criatura y mujer tomar carne humana en su vientre y de su misma sustancia! ¡Llamarla Madre con inmutable verdad, y ella a él Hijo, criarle a sus pechos y a su obediencia, hacerla coadjutora del rescate del mundo y su reparación, depositaria de la divinidad y despensera de sus tesoros infinitos y merecimientos de su Hijo santísimo, de su vida, de sus milagros, predicación, muerte, y todos los demás sacramentos! Todo lo confió de María santísima. Pero extiéndase más la admiración sabiendo que en esta confianza no se halló frustrado; porque una mujer pura criatura supo y pudo satisfacer adecuadamente a todo cuanto le fiaron, sin que faltase o sin que pudiese obrar en todo con mayor fe, esperanza, amor, prudencia, humildad y plenitud de toda santidad. No se halló su varón pobre de despojos, sino rico, próspero y abundante de alabanza y gloria; y así añade:
777. Dárale retribución del bien, y no del mal, todos los días de su vida7. En este retorno entendía el que a María santísima dio su varón propio, Cristo su Hijo verdadero –que de su parte de ella ya queda declarado–; y si remunera el Altísimo a todos las menores obras hechas por su amor con retribución superabundante y excesiva, no sólo de gloria pero también de gracia en esta vida, ¿cuál sería el retorno de bienes y tesoros que la divinidad le daría, con que remuneró las obras de su misma Madre? Solo el mismo que lo hizo, lo conoce. Pero en el comercio y correspondencia que guarda la equidad del Señor, remunerando con un beneficio y auxilio más grande a quien se aprovecha bien del menor, se entenderá algo de lo que en toda la vida de nuestra Reina sucedía entre ella y el poder divino. Comenzó del primer instante, recibiendo más gracia que los supremos ángeles con la preservación del pecado original, correspondió a este beneficio adecuadamente, creció en gracia y obró con ella en proporción; y así fueron los pasos de toda su vida sin tibieza, negligencia ni tardanza. Pues ¿qué mucho que sólo su Hijo santísimo fuese más que ella y todo lo restante de las criaturas quedasen inferiores casi infinitamente?
778. Buscó lino y lana y trabajó con el consejo de sus manos. Legítima alabanza y digna de la mujer fuerte: que sea oficiosa y hacendosa de sus puertas adentro, hilando lino y lana para el abrigo y socorro de su familia en lo que necesita de estas cosas y de otras que con este medio se pueden adquirir. Este es consejo sano, que se ejecuta con las manos trabajadoras y no ociosas; que la ociosidad de la mujer, viviendo mano sobre mano, es argumento de su torpe estulticia y de otros vicios que no sin vergüenza se pueden referir. En esta virtud exterior, que de parte de una mujer casada es el fundamento del gobierno doméstico, fue María santísima mujer fuerte y digno ejemplar de todas las mujeres; porque jamás estuvo ociosa, y de hecho trabajaba lino y lana para su esposo y para su Hijo y muchos pobres que de su trabajo socorría. Pero como juntaba en sumo grado de perfección las acciones de Marta con las de María, era más laboriosa con el consejo de las obras interiores que con las exteriores y, conservando las especies de las visiones divinas y la lección de las sagradas Escrituras, jamás estuvo ociosa en su interior sin trabajar y acrecentar los dones y virtudes del alma; y por esto dice el texto:
779. Fue como nave del mercader, que trae su pan de lejos9 . Como este mundo visible se llama mar inquieto y proceloso, es consiguiente que se llamen naves los que le viven y surcan sus inconstantes olas. Trabajan todos en esta navegación para traer su pan, que es el sustento y alimento de la vida debajo el nombre de pan; y aquel le trae de más lejos que más lejos estaba de tener lo que adquiere con su trabajo; y aquel que más trabaja, granjea mucho más y lo trae de lejos con su mayor sudor. Es un género de contrato entre Dios y el hombre: que trabaje y sude el que es siervo negociando la tierra y cultivándola y que el Señor de todo le acuda por medio de las causas segundas con quien concurre, para que dándole pan al hombre le sustenten y paguen el sudor de su cara. Y lo mismo que sucede en este contrato en lo temporal, pasa también en lo espiritual, donde no come quien no trabaja10 .
780. Entre todos los hijos de Adán, María santísima fue la nave rica y próspera del mercader que trajo su pan y nuestro pan de lejos. Nadie fue tan discretamente diligente y laboriosa en el gobierno de su familia; nadie tan prevenida en lo que con divina prudencia entendía ser necesario para su pobre familia y para el socorro de los pobres; y todo lo mereció y granjeó con su fe y solicitud prudentísima, con que lo trajo de lejos; porque estaba muy lejos de nuestra viciosa naturaleza humana y aun de su hacienda. Lo mucho que en esto hizo, adquirió, mereció y distribuyó a los pobres, es imposible poderlo ponderar. Pero más fuerte y admirable fue en traernos el pan espiritual y vivo que bajó del cielo; pues le trajo, no sólo del seno del Padre, de donde no saliera si no hubiera esta mujer fuerte, pero ni llegara al mundo, de cuyos merecimientos estaba lejos, si no fuera en la nave de María. Y aunque no pudo, siendo criatura, merecer que Dios viniese al mundo, pero mereció que acelerase el paso y que viniese en la nave rica de su vientre: porque no pudiera caber en otra que fuera menor en merecimientos; Ella sola hizo que este pan divino se viese y se comunicase y alimentase a los que le tenían lejos.
781. De noche se levantó y proveyó lo necesario a sus domésticos y el mantenimiento a sus criados11. No es menos loable esta condición de la mujer fuerte, privarse del reposo y descanso delicioso de la noche para gobernar su familia, distribuyendo a sus domésticos, esposo, hijos y allegados, y luego a sus criados, las ocupaciones legítimas a cada uno con todo lo necesario para ellas. Esta fortaleza y prudencia no conocen la noche para entregarse ni absorberse en el sueño y olvido de las propias obligaciones, porque el alivio del trabajo no se toma por fin del apetito, sino por medio de la necesidad. Fue nuestra Reina en esta prudencia económica admirable; y aunque no tuvo criados ni criadas en su familia, porque la emulación de la obediencia y humildad servil en los oficios domésticos no le consintió que fiase de nadie estas virtudes, pero en el cuidado de su Hijo santísimo y de su esposo José era vigilantísima sierva, y jamás hubo en ella descuido, ni olvido, ni tardanza o inadvertencia en lo que había de prevenir y proveer para ellos, como en todo este discurso diré adelante.
782. Pero ¿qué lengua puede explicar la vigilancia de esta mujer fuerte? Levantóse y estuvo en pie en la noche oculta de su secreto corazón y en el oculto entonces misterio de su matrimonio esperó atenta qué se le mandaba, para ejecutarlo humilde y obediente. Previno a sus domésticos y siervos, las potencias interiores y sentidos exteriores, de todo el alimento necesario y distribuyóles a cada cual su legítimo sustento, para que en el trabajo del día, acudiendo al servicio de fuera, no se hallase el espíritu necesitado y desproveído. Mandó a las potencias del alma con inviolable precepto que su alimento fuese la luz de la divinidad, su ocupación incesante la abrasada meditación y contemplación de día y de noche en la divina ley, sin que jamás se interrumpiese por alguna extraña obra y ocupación de su estado. Este era el gobierno y alimento de los domésticos del alma.
783. A los siervos, que son los sentidos exteriores, distribuyó también sus legítimas ocupaciones y sustento; y usando de la jurisdicción que tenía sobre estas potencias, las mandó que como siervas del espíritu le sirviesen y, aunque vivían en el mundo, ignorasen su vanidad y viviesen muertas para ella, sin vivir más de para lo necesario a la naturaleza y a la gracia; que no se alimentasen tanto del deleite de lo sensible, cuanto del que la parte superior del alma les comunicase y dispensase de su influencia superabundante. Puso término y límites a todas las operaciones, para que todas sin faltar ninguna quedasen reducidas a la esfera del divino amor, sirviéndole y obedeciéndole todas sin resistencia, sin réplica ni tardanza. Levantóse de noche y gobernó también a sus domésticos.
784. Otra noche hubo en que también se levantó esta mujer fuerte y otros domésticos a quien proveyese. Levantóse en la noche de la antigua ley oscura con las sombras de la futura luz; salió al mundo en la declinación de esta noche y con su inefable providencia a todos sus domésticos y siervos, los de su pueblo y de lo restante de la humana naturaleza, a los santos padres y justos domésticos suyos, a los pecadores, siervos y cautivos, a todos dio y distribuyó el alimento de la gracia y de la eterna vida. Y dióseles con tanta verdad y propiedad, que se les dio hecho alimento de su misma sustancia y de su misma sangre, que recibió en su tálamo virginal.

Los comentarios están cerrados.