LIBRO V – CAPITULO 29

CAPITULO 29
Vuelve Cristo nuestro Salvador con los primeros cinco discípulos a Nazaret, bautiza a su Madre Santísima v lo que en todo esto sucedió.
1025. El místico edificio de la Iglesia militante, que se levanta hasta lo más alto y escondido de la misma divinidad, todo se funda en la firmeza incontrastable de la santa fe católica que nuestro Redentor y Maestro, como prudente y sabio arquitecto, asentó en ella Y para asegurar en esta firmeza a las primeras piedras fundamentales, que fueron los primeros discípulos que llamó, como queda dicho1, desde luego comenzó a informarlos de las verdades y misterios que tocaban a su divinidad y humanidad santísima. Y porque dándose a conocer por verdadero Mesías y Redentor del mundo, que por nuestra salud había bajado del seno del Padre a tomar carne humana, era como necesario y consiguiente les declarase el modo de su encarnación en el vientre virginal de su Madre santísima y convenía que la conociesen y venerasen por verdadera Madre y Virgen, les dio noticia de este divino misterio entre los demás que tocaban a la unión hipostática y redención. Y con este catecismo y doctrina celestial fueron alimentados estos nuevos hijos primogénitos del Salvador. Antes que llegasen a la presencia de la gran Reina y Señora, concibieron de ella divinas excelencias, sabiendo que era virgen antes del parto, en el parto y después del parto, y les infundió Cristo nuestro Señor una profundísima reverencia y amor, con que deseaban desde luego llegar a verla y conocer tan divina criatura. Y esto hizo el Señor, como quien celaba tanto la honra de su Madre y por lo que a los mismos discípulos les importaba tenerla en tan alto concepto y veneración. Y aunque todos en este favor quedaron divinamente ilustrados, quien más se señaló en este amor fue san Juan, y desde que oyó a su divino Maestro hablar de la dignidad y excelencia de su Madre purísima, fue creciendo en el aprecio y estimación de su santidad, como quien era señalado y prevenido para gozar de mayores privilegios en el servicio de su Reina, como adelante diré2, y consta de su evangelio.
1026. Pidieron estos cinco primeros discípulos al Señor que les diese aquel consuelo de ver a su Madre y reverenciarla, y concediéndoles esta petición caminó vía recta a Nazaret después que entró en Galilea, aunque siempre fue predicando y enseñando en público, declarándose por Maestro de la verdad y vida eterna. Y muchos comenzaron a oírle y acompañarle, llevados de la fuerza de su doctrina y de la luz y gracia que derramaba en los corazones que le admitían, aunque no llamó por entonces a su séquito más de a los cinco discípulos que llevaba. Y es digno de advertencia que, con haber sido tan ardiente la devoción que éstos concibieron con la divina Señora y tan manifiesta para ellos la dignidad que tenía entre las criaturas, con todo eso todos callaron su concepto y, para no publicar lo que sentían y conocían, eran como mudos e ignorantes de tantos misterios, disponiéndolo así la Sabiduría del cielo, porque entonces no convenía esta fe en el principio de la predicación de Cristo, ni hacerla común entre los hombres. Nacía entonces el sol de justicia a las almas y era necesario que su resplandor se extendiese por todas las naciones, y aunque la luna de su Madre santísima estaba en el lleno de toda santidad, era conveniente que se reservase oculta para lucir en la noche que dejaría en la Iglesia la ausencia de este sol, subiendo al Padre. Y todo sucedió así, que entonces resplandeció la gran Señora, como diré en la tercera parte3; sólo se manifestó su santidad y excelencia a los apóstoles, para que la conociesen y venerasen y oyesen como a digna Madre del Redentor del mundo y Maestra de toda virtud y santidad.
1027. Prosiguió su camino nuestro Salvador a Nazaret, informando a sus nuevos hijos y discípulos, no sólo en los misterios de la fe sino en todas las virtudes, con doctrina y con ejemplo, como lo hizo en todo el tiempo de su predicación evangélica. Y para esto visitaba a los pobres y afligidos, consolaba a los tristes y enfermos, en los hospitales y en las cárceles, y con todos hacía obras admirables de misericordia en los cuerpos y en las almas, aunque no se declaró por autor de ningún milagro hasta las bodas de Caná, como diré en el capítulo siguiente. Al mismo tiempo que hacía este viaje nuestro Salvador, estaba su Madre santísima previniéndose para recibirle con los discípulos que Su Majestad llevaba; porque de todo tuvo noticia la gran Señora, y para todos hizo hospicio, aliñó su pobre morada y previno solícita la comida necesaria, porque en todo era prudentísima y advertida.
1028. Llegó a su casa el Salvador del mundo, y la beatísima Madre le aguardaba en la puerta, donde entrando Su Majestad a ella se postró en tierra y le adoró besándole el pie y después la mano, pidiéndole la bendición. Y luego hizo una confesión a la santísima Trinidad, altísima y admirable, y a la humanidad, y todo en presencia de los nuevos discípulos; no sin gran misterio y prudencia de la soberana Reina, porque, a más de dar a su Hijo santísimo el culto y adoración que se le debía como verdadero Dios y hombre, le dio también el retorno de la honra con que le había engrandecido antes con los apóstoles o discípulos; y así como el mismo Hijo estando ausente les había enseñado la dignidad de su Madre y la veneración con que debían tratarla y respetarla, así también la prudentísima y fidelísima Madre en presencia del mismo Hijo quiso enseñar a sus discípulos el modo y veneración con que habían de tratar a su divino Maestro, como a su Dios y Redentor. Y así fue que las acciones de tan profunda humildad y culto, con que la gran Señora trató y recibió a Cristo como Salvador, infundió en los discípulos nueva admiración, devoción y reverencial temor con el divino Maestro, y para adelante les sirvió de ejemplar y dechado de religión; con que vino a ser María santísima desde luego Maestra y Madre espiritual de los discípulos de Cristo, en la materia más importante del trato familiar con su Dios y Redentor. Con este ejemplo los nuevos discípulos quedaron más devotos de su Reina y luego se pusieron de rodillas en su presencia y la pidieron los recibiese por hijos y por esclavos suyos. Y el primero que hizo este ofrecimiento y reverencia fue san Juan, que desde entonces en la estimación y veneración de María santísima se aventajó a todos los apóstoles, y la divina Señora le admitió con especial caridad, porque el santo era apacible, manso y humilde, a más del don de su virginidad.
1029. Hospedó la gran Señora a todos los discípulos y sirvióles la comida, estando siempre advertida a todas las cosas con solicitud de Madre y modestia y majestad de Reina, que su incomparable sabiduría lo juntaba todo con admiración de los mismos ángeles. Y a su Hijo santísimo servía hincadas las rodillas en tierra con grandiosa reverencia, y a estas devotas acciones añadía algunas razones de gran peso que decía a los apóstoles de la majestad de su Maestro y Redentor, para catequizarlos en la doctrina verdaderamente cristiana. Aquella noche, retirados los nuevos huéspedes a su recogimiento, el Salvador se fue al oratorio de su Madre purísima como solía, y la humildísima entre los humildes se postró a sus pies, como otras veces lo acostumbraba y, aunque no tenía culpas que confesarse, pidió a Su Majestad la perdonase lo poca que le servía y correspondía a sus inmensos beneficios; porque en la humildad de la gran Reina todo lo que hacía le parecía poco y menos de lo que debía al amor infinito y a los dones que de él había recibido, y así se confesaba por inútil como el polvo de la tierra. El Señor la levantó del suelo y la habló palabras de vida y salud eterna, pero con majestad y serenidad, porque en este tiempo la trataba con más severidad, para dar lugar al padecer, como advertí arriba4 cuando se despidió para ir el Salvador al bautismo y al desierto.
1030. Pidióle también la beatísima Señora a su Hijo santísimo que le diese el sacramento del bautismo que había instituido, como ya se lo tenía prometido, y dije en su lugar5. Y para celebrarle con la digna solemnidad del Hijo y de la Madre por la divina disposición y ordenación descendieron del cielo innumerable multitud de los coros angélicos en forma visible, y con su asistencia el mismo Cristo bautizó a su purísima Madre, y luego se oyó una voz del eterno Padre, que dijo: Esta es mi Hija querida, en quien yo me recreo. Y el Verbo humanado dijo: Esta es mi Madre muy amada, a quien yo elegí, y me asistirá en todas mis obras. Y otra voz del Espíritu Santo dijo: Esta es mi Esposa escogida entre millares. Sintió y recibió la purísima Señora tantos y tan divinos efectos en su alma, que no caben en humano discurso, porque fue realzada en la gracia y retocada la hermosura de su alma purísima y subió toda a nuevos grados y quilates. Recibió la iluminación del carácter que causa este sacramento, señalando a los hijos de Cristo en su Iglesia, y a más de los efectos que por sí comunica el sacramento, fuera de la remisión del pecado, que no le tenía ni le tuvo, mereció altísimos grados de gracia por la humildad de recibir el sacramento que se ordenó para la purificación; y en la divina Señora sucedió al modo que arriba dije6 de su Hijo santísimo en el mérito, aunque sola ella recibió aumento de gracia, porque Cristo no podía recibirle. Hizo luego la humilde Madre un cántico de alabanza con los santos ángeles por el bautismo que había recibido y postrada ante su Hijo santísimo le dio por él afectuosísimas gracias.
Doctrina que me dio la Reina del cielo.
1031. Hija mía, veo tu cuidado y emulación santa de la gran dicha de los discípulos de mi Hijo santísimo, y más de san Juan, mi siervo y favorecido. Cierto es que yo le amé especialmente, porque era purísimo y candidísimo como una sencilla paloma y en los ojos del Señor era muy agradable por esto y por el amor que me tenía. Este ejemplar quiero que te sirva de estímulo para lo que deseo que obres con el mismo Señor y conmigo. No ignoras, carísima, que yo soy Madre purísima y que admito y recibo con maternales entrañas a todos los que con ferviente y devoto afecto quieren ser mis hijos y siervos de mi Señor, y con los impulsos de caridad que Su Majestad me comunicó y los brazos abiertos los abrazaré y seré su intercesora y abogada. Y tú, por más inútil, pobre y desvalida serás mayor motivo para que se manifieste más mi liberalísima piedad, y así te llamo y te convido para que seas mi hija carísima y señalada por mi devota en la Iglesia.
1032. Pero esta promesa se cumplirá con una condición que quiero de tu parte, y ésta es que, si tienes verdaderamente santa emulación de lo que yo amé a mi hijo Juan y del retorno que me dio su amor santo, le imites con toda perfección conforme a tus fuerzas, y así me lo has de prometer y cumplir, sin faltar a lo que te ordeno; pero antes quiero que trabajes hasta que en ti muera el amor propio y todos efectos del primer pecado y que se extingan las inclinaciones terrenas que siguen al fomes, y te restituyas al estado de sinceridad columbina y sencillez que destruye toda malicia y duplicidad. Y en todas tus operaciones has de ser ángel, pues la dignación del Altísimo para contigo es tan liberal, que te ha dado luz e inteligencia de ángel más que de criatura humana, y yo te solicito estos grandes beneficios y es razón que corresponda el obrar con el entender; y conmigo has de tener un incesante afecto y amoroso cuidado de darme gusto y servirme, estando siempre atenta a mis consejos y puestos los ojos en mis manos, para saber lo que te ordena y ejecutarlo al punto. Con esto serás mi hija verdadera y yo tu Protectora y Madre amorosa.

Los comentarios están cerrados.