LIBRO V – CAPITULO 19

CAPITULO 19
Dispone Cristo Señor nuestro su predicación dando alguna noticia de la venida del Mesías, asistiéndole su Madre Santísima, y comienza a turbarse el infierno.
920. El incendio de la divina caridad que ardía en el pecho de nuestro Redentor y Maestro estaba como encerrado y violento hasta el tiempo destinado y oportuno en que se había de manifestar o quebrantando la hidria y vaso de su humanidad santísima o desabrochando el pecho por medio de la predicación y milagros patentes a los hombres. Y aunque es verdad que el fuego en el pecho no se puede esconder, como dice Salomón1 , sin que se abrasen los vestidos, y así manifestó siempre nuestro Salvador el que tenía en su corazón porque salían de él algunas centellas y luces en todas las obras que hizo desde el punto de su encarnación, pero en comparación de lo que a su tiempo había de obrar y de la inmensa llama que ocultaba siempre estaba como encerrado y disimulado. Había llegado ya su Majestad a la edad de perfecta adolescencia y tocando en los veinte y siete años parece que, a nuestro modo de entender, ya no se podía resistir tanto, ni detener en el ímpetu de su amor y el deseo de adelantarse en la obediencia de su eterno Padre en santificar a los hombres. Afligíase mucho, oraba, ayunaba y salía más a los pueblos y a comunicar con los mortales, y muchas veces pasaba las noches en los montes en oración y solía detenerse dos y tres días fuera de su casa sin volver a su Madre santísima.
921. La prudentísima Señora, que ya en estas salidas y ausencias de su Hijo santísimo comenzaba a sentir sus trabajos y penas que se iban acercando, era traspasada su alma y corazón del cuchillo que prevenía su piadoso y devoto afecto y convertíase toda en incendio divino y enardecida en actos tiernos y amorosos de su Amado. Asistíanla en estas ausencias del Hijo sus vasallos y cortesanos los santos ángeles en forma visible, y la gran Señora les proponía su dolor y les pedía fuesen a su Hijo y Señor y le trajesen nuevas de sus ocupaciones y ejercicios. Obedecíanla los ángeles como a su Reina y con las noticias que le daban frecuentemente acompañaba desde su retiro al sumo Rey Cristo en las oraciones, peticiones y ejercicios que hacía. Y cuando volvía Su Majestad, le recibía postrada en tierra y le adoraba y daba gracias por los beneficios que con los pecadores había derramado. Servíale, y como madre amorosa procuraba aliviarle y prevenirle algún pobre regalo, de que la humanidad santísima necesitaba como verdadera y pasible, porque sucedía haber pasado dos o tres días sin descanso, sin comer y sin dormir. Conocía luego la beatísima Madre los cuidados del Salvador por el modo que ya he dicho2 , y Su Majestad la informaba de ellos y de las obras que disponía y de los ocultos beneficios que a muchas almas había comunicado, dándoles conocimiento y luz de la divinidad y de la redención humana.
922. Con esta noticia la gran Reina habló a su Hijo santísimo y le dijo: Señor mío, verdadero y sumo bien de las almas: veo ya, lumbre de mis ojos, que vuestro ardentísimo amor que tenéis de los hombres no descansa ni sosiega sin emplearse en procurarles su salud eterna; éste es el oficio propio de vuestra caridad y la obra que os encargó vuestro Padre eterno. Y vuestras palabras y obras de inestimable valor es forzoso que lleven tras de sí los corazones de muchos, pero ¡oh dulcísimo amor mío! yo deseo que lo hicieran todos y correspondieran los mortales a vuestra solicitud y fineza de caridad. Aquí está, Señor, vuestra esclava, preparado el corazón para emplearse todo en vuestro mayor agrado y ofrecer la vida, si fuere necesaria, para que en todas las criaturas se consigan los deseos de vuestro ardentísimo amor, que todo se emplea en traerlas a vuestra gracia y amistad.–Este ofrecimiento hizo la Madre de misericordia a su Hijo santísimo, movida de la fuerza de su inflamada caridad que la obligaba a procurar y desear el fruto de las obras y doctrina de nuestro verdadero Reparador y Maestro, y como la prudentísima Señora las pesaba dignamente y conocía su valor, no quisiera que se malograsen en ninguna de las almas, ni tampoco quedaran sin el agradecimiento que merecían. Y con esta inefable caridad deseaba ayudar al Señor, o por decir mejor a los hombres, que habían de oír sus divinas palabras y ser testigos de sus obras, para que correspondiesen a este beneficio y no perdiesen la ocasión de su remedio. Deseaba también, como en hecho de verdad lo hacía, rendir dignas gracias al Señor y alabanza por las maravillosas obras que hacía en beneficiar las almas, para que todas estas misericordias fuesen reconocidas y agradecidas, así las que eran eficaces como las que por culpa de los hombres no lo eran. Y en este género de merecimientos fueron tan ocultos como admirables los que alcanzó nuestra gran Señora, porque en todas las obras de Cristo Señor nuestro tuvo ella un linaje de participación altísima, no sólo de parte de la causa con quien concurría cooperando su caridad, sino también de parte de los efectos, porque con cada una de las almas obraba la gran Señora como si en algún modo ella recibiera el beneficio. Y de esto hablaré más en la tercera parte3 .
923. Al ofrecimiento de la amorosa Madre respondió su Hijo santísimo: Madre y amiga mía, ya se llega el tiempo en que me conviene, conforme a la voluntad de mi eterno Padre, comenzar a disponer algunos corazones para que reciban la luz de mi doctrina y tengan noticia de haber llegado el tiempo señalado y oportuno de la salud humana. En esta obra quiero que me acompañéis siguiéndome; y pedid a mi Padre encamine con su divina luz los corazones de los mortales y despierte sus interiores para que con intención recta admitan la ciencia que les daré ahora de la venida de su Reparador y Maestro al mundo.–Con esta exhortación de Cristo nuestro Señor se dispuso la beatísima Madre a seguirle y acompañarle, como lo deseaba, en sus jornadas. Y desde aquel día, casi en todas las salidas que hizo el divino Maestro, le acompañó la Madre cuando salía fuera de Nazaret.
924. Comenzó el Señor esta obra con más frecuencia tres años antes de empezar la predicación y recibir y ordenar el bautismo, y en compañía de nuestra gran Reina hizo muchas salidas y jornadas por los lugares de la comarca de Nazaret y hacia la parte del tribu de Neftalí, conforme a la profecía de Isaías4 , y en otras partes. Y conversando con los hombres comenzó a darles noticia de la venida del Mesías, asegurándoles estaba ya en el mundo y en el reino de Israel. Esta nueva luz daba el Redentor a los mortales, sin manifestar que él era a quien esperaban; porque el primer testimonio de que era Hijo del eterno Padre fue el que dio el mismo Padre públicamente cuando dijo en el Jordán: Este es mi Hijo amado, de quien o en quien tengo yo mi agrad5. Pero sin manifestar el mismo Unigénito humanado su dignidad en particular, comenzó a dar noticia de ella en general por modo de relación de que lo sabía con certeza; y sin hacer milagros públicos ni otras demostraciones, ocultamente acompañaba esta enseñanza y testimonios con interiores inspiraciones y auxilios que derramaba en los corazones de los que conservaba y trataba; y así prevenía y disponía con esta fe común, para que después con más facilidad la recibiesen en particular.
925. Introducíase con los hombres que con su divina sabiduría conocía idóneos, capaces y aparejados, o menos ineptos para admitir la semilla de la verdad, y a los más ignorantes acordaba y representaba las señales que todos habían sabida de la venida del Mesías en la venida de los Reyes orientales y la muerte de los niños inocentes, y otras cosas semejantes. A los más sabios añadía los testimonios de las profecías que ya eran cumplidas, declarándoles esta verdad como su único y singular Maestro, y de todo comprobaba estaba ya el Mesías en Israel y les manifestaba el reino de Dios y el camino para llegar a él. Y como en su divina persona se veía tanta hermosura, gracia, apacibilidad, mansedumbre y suavidad de palabras, y éstas eran a lo disimulado tan vivas y eficaces, y a todo acompañaba la virtud de sus auxilios secretos, era grande el fruto que resultaba de este admirable modo de enseñar, porque muchas almas salían de pecado, otras mejoraban la vida y todas estas y muchas quedaban capaces y catequizadas de grandes misterios y en especial de que ya estaba en su reino el Mesías que esperaban.
926. A estas obras de misericordia grande añadía el divino Maestro otras muchas; porque consolaba a los tristes, aliviaba a los oprimidos, visitaba a los enfermos y afligidos, animaba a los pusilánimes, daba consejos de vida saludable a los ignorantes, asistía a los que estaban en la agonía de la muerte, a muchos daba salud ocultamente en el cuerpo y remediaba grandes necesidades, y a todos los encaminaba por las sendas de la vida y de la paz verdadera. Y cuantos llegaban a él, o le oían con ánimo piadoso y sin pertinacia, eran llenos de luz y dones de la poderosa diestra de su divinidad; y no es posible reducir a número ni estimación digna las admirables obras que hizo el Redentor en estos tres años antes de su bautismo y predicación pública, y todas eran por ocultísimo modo, de manera que sin manifestarse por autor de la salud, la comunicó y dio a grandísimo número de almas. Pero en casi todas estas maravillas estaba presente la gran Señora María santísima, como testigo y coadjutora fidelísima del Maestro de la vida, y como todo le era patente a todo cooperaba y lo agradecía en nombre de las mismas criaturas beneficiadas de la divina misericordia. Hacía cánticos de alabanza al Todopoderoso, pedía par las almas, como quien conocía el interior de todas y sus dolencias, y con sus oraciones y peticiones les granjeaba estos beneficios y favores. Y también por sí misma exhortaba, aconsejaba y atraía a muchos a la doctrina de su Hijo y les daba noticia de la venida del Mesías; aunque estas exhortaciones y enseñanza la hacía más entre las mujeres que entre los varones y con ellas ejercitaba las mismas obras de misericordia que su Hijo santísimo hacía con ellos.
927. Pocas personas acompañaban y seguían al Salvador y a su Madre santísima en estos primeros años, porque no era tiempo de llamarlos a la secuela de su doctrina, y así los dejaba en sus casas informados con la divina luz y mejorados en ella. Pero la compañía ordinaria de Sus Majestades eran los santos ángeles, que los servían como fidelísimos vasallos y diligentes ministros; y aunque en estas jornadas volvían muchas veces Jesús y María a Nazaret a su casa, pero en los días que andaban fuera tuvieron mayor necesidad del ministerio de los cortesanos del cielo, porque algunas noches las pasaban al sereno en el campo con continua oración, y entonces los servían los ángeles como de abrigo y tienda para defenderlos en parte de las inclemencias del tiempo y tal vez les traían algo de alimento que comiesen; otras, lo pedían de limosna el mismo Señor y su Madre santísima, y sólo recibían en propia especie la comida y no en dinero ni otra especial dádiva o limosna. Y cuando se dividían por algún tiempo para acudir el Señor a visitar los hospitales y la Reina a otras enfermas, siempre la acompañaban innumerables ángeles en forma visible, y por su medio hacían algunas obras de piedad, y ellos la daban noticia de las que obraba su Hijo santísimo; y no me detengo en referir las particulares maravillas que hacían, los trabajos y descomodidades que padecieron en caminos, posadas y en las ocasiones que buscaba el común enemigo para impedir aquellas obras; basta saber que el Maestro de la vida y su Madre santísima eran pobres y peregrinos y eligieron el camino del padecer, sin rehusar trabajo alguno por nuestra salud.
928. A todo género de personas comunicaban el divino Maestro y su Madre santísima esta luz de su venida al mundo por el modo disimulado que he dicho6; pero los pobres fueron en este beneficio más privilegiados y evangelizados7, porque ellos de ordinario están más dispuestos, como quien tiene menos pecados y mayores luces por estar los entendimientos despejados y libres de afanes para recibirlas y admitir la doctrina. Son asimismo más humildes y aplicados al rendimiento de la voluntad y discurso y a otras obras honestas y virtuosas; y como en estos tres años no usaba Cristo Señor nuestro del magisterio público y doctrina, ni enseñaba con potestad manifiesta y con la confirmación de los milagros, allegábase más a los humildes y pobres, que con menos fuerza de enseñanza se reducen a la verdad. Pero con todo eso la antigua serpiente estuvo muy atenta a muchas obras de las que hacían Jesús y María santísimos, porque no todas le fueron ocultas, aunque sí el poder con que las hicieron. Reconoció que con sus palabras y exhortaciones muchos pecadores se reducían a penitencia, enmendaban sus vidas y salían de su tiránico dominio, otros es mejoraban mucho en la virtud y en todos cuantos oían a los Maestros de la vida reconocía el común enemigo gran mudanza y novedad.
929. Y lo que más le alteró fue lo que sucedía con muchos que a la hora de la muerte intentaba derribar y no podía; antes bien, como esta bestia –¡qué cruel y sagaz!– acomete en aquella última hora con mayor saña a las almas, sucedía muchas veces que si el dragón cruento había llegado al enfermo y después entraban Cristo nuestro Señor o su Madre santísima, sentía el demonio una virtud poderosa que le arrojaba con todos sus ministros hasta el profundo de las cavernas eternales, y si primero habían llegado adonde estaba el enfermo los reyes del cielo Jesús y María, no podían los demonios acercarse al aposento, ni tenían parte en el que así moría con esta ayuda. Y como este dragón sentía la virtud divina e ignoraba la causa, concibió furiosa alteración y rabia y trató de poner remedio en este daño que sentía; y sobre todo esto sucedió lo que diremos en el capítulo siguiente, por no alargarme más en éste.
 
Doctrina de la Reina del cielo María Santísima.
 
930. Hija mía, con la inteligencia que te doy de las obras misteriosas de mi Hijo santísimo y mías, te veo admirada porque, siendo tan poderosas para reducir los corazones de los mortales, hayan estado muchas de ellas ocultas hasta ahora. Pero tu admiración no ha de ser de la que los hombres ignoran de estos misterios, sino que habiendo conocido tantos de la vida y obras de mi Señor y suyo los tengo tan olvidados y despreciados. Si no fueran de pesados corazones, si atendieran con afecto a las verdades divinas, poderosos motivos tienen en la vida de mi Hijo y mía con lo que de ella saben para ser agradecidos. Por los artículos de la santa fe católica y por tantas verdades divinas como les enseña y propone la Iglesia santa, se pudieran reducir muchos mundos; pues por ellas conocen que el Unigénito del eterno Padre se vistió de la forma de siervo en carne mortal para redimirnos con afrentosa muerte de cruz y les adquirió la vida eterna, dando la suya temporal, y revocándolos de la muerte del infierno. Y si este beneficio se tomara a peso, y los mortales no fueran tan ingratos con su Dios y Reparador y tan crueles consigo mismos, ninguno perdiera la ocasión de su remedio, ni se entregara a la condenación eterna; pues admírate, carísima, y llora con llanto irreparable la perdición formidable de tantos necios e ingratos y olvidados de Dios, de lo que le deben y de sí mismos.
931. Otras veces te he dicho8 que el número de estos infelices prescitos es tan grande y el de los que se salvan tan pequeño, que no es conveniente declararle más en particular, porque si lo entendieras y eres hija verdadera de la Iglesia v esposa de Cristo mi Hijo y Señor, habías de morir con el dolor dé tal desdicha; pero lo que puedes saber es que toda esta perdición y los daños que padece el pueblo cristiano en el gobierno y en otras cosas que le afligen, así en las cabezas como en los miembros de este cuerpo místico de los eclesiásticos como de los seglares, todo se origina y redunda del olvido y desprecio que tienen de la vida de Cristo y de las obras de la redención humana. Y si en esto se tomara algún medio para despertar su memoria y agradecimiento y procedieran como hijos fieles y reconocidos a su Hacedor y Reparador y a mí que soy su intercesora, se aplacara la indignación del justo Juez y tuviera algún remedio la general ruina, azote de los católicos, y se aplacara el eterno Padre, que justamente vuelve por la honra de su Hijo y castiga con más rigor a los siervos que saben la voluntad de su Señor y no la cumplen.
932. Encarecen mucho los fieles en la Iglesia santa el pecado de los judíos incrédulos en quitar la vida a su Dios y Maestro, y es así que fue gravísimo y mereció los castigos de aquel ingrato pueblo; pero no advierten los católicos que sus pecados tienen otras condiciones en que exceden a los que cometieron los judíos, pues aunque su ignorancia fue culpable al fin la tuvieron de la verdad, y entonces el Señor se les entregó de voluntad, permitiendo que obrasen las tinieblas y su potestad9 , en que por sus culpas estaban los judíos oprimidos; pero hoy los católicos no tienen esta ignorancia, antes están en medio de la luz y con ella conocen y penetran los misterios divinos de la encarnación y redención, y la santa Iglesia está fundada, amplificada e ilustrada con maravillas, con santos, con
las Escrituras, y conoce y confiesa las verdades que los otros no alcanzaron, y con todo este cúmulo de favores, beneficios, ciencia y luz, viven muchos como infieles o como si no tuvieran a los ojos tantos motivos que los despierten y obliguen y tantos castigos que los atemoricen. ¿Pues cómo pueden con estas condiciones imaginar que otros pecados han sido mayores y más graves que los suyos? ¿Y cómo no temen que su castigo será más lamentable? Oh hija mía, pondera mucho esta doctrina y teme con temor santo; humíllate hasta el polvo y reconócete por la inferior de las criaturas delante el Altísimo; mira las obras de tu Redentor y Maestro, encamínalas y aplícalas a tu justificación con dolor y penitencia de tus culpas; imítame y sigue mis caminos como en la divina luz los conoces. Y no sólo quiero que trabajes para ti sola, sino también para tus hermanos; y esto ha de ser pidiendo y padeciendo por ellos y amonestando con caridad a los que pudieres, supliendo con ella lo que no te hubieren obligado; y procura mostrarte más en solicitar el bien de quien te ofendiere, sufriendo a todos, humillándote hasta los más ínfimos y a los necesitados en la hora de la muerte, como tienes orden de hacerlo 0, sé solícita en ayudarles con fervorosa caridad y firme confianza.

Los comentarios están cerrados.