LIBRO V – CAPITULO 16

CAPITULO 16
La edad que tenía la Reina del cielo cuando murió San José y algunos privilegios del santo esposo.
886. Todo el curso de la vida del felicísimo de los hombres san José llegó a sesenta años y algunos días más, porque de treinta y tres se desposó con María santísima y en su compañía vivió veinte y siete poco más; y cuando murió el santo esposo quedó la gran Señora de edad de cuarenta y un años y entrada casi medio año en cuarenta y dos, porque a los catorce años fue desposada con san José –como se dijo en la primera parte, capítulo 22 libro II– y los veinte y siete que vivieron juntos hacen cuarenta y uno y más lo que corrió de 8 de setiembre hasta la dichosa muerte del santísimo esposo. En esta edad se halló la Reina del cielo con la misma disposición y perfección natural que consiguió a los treinta y tres años, porque ni retrocedió, ni se envejeció, ni desfalleció de aquel perfectísimo estado, como en el capítulo 13 de este libro queda dicho1. Pero tuvo natural sentimiento y dolor de la muerte de san José, porque le amaba como a esposo, como a santo y tan excelente en la perfección, como amparo y bienhechor suyo. Y aunque este dolor en la prudentísima Señora fue bien ordenado y perfectísimo, pero no fue pequeño, porque el amor era grande y mayor porque conocía el grado de santidad que tenía su esposo entre los mayores santos que están escritos en el libro de la vida y mente del Altísimo, y si lo que se amó de corazón no se pierde sin dolor, mayor será el dolor de perder lo que se amaba mucho.
887. No pertenece al intento de esta Historia escribir de propósito las excelencias de la santidad de san José, ni yo tengo orden de hacerlo más de en lo que basta generalmente para manifestar más la dignidad de su esposa y nuestra Reina, a cuyos merecimientos, después de los de su santísimo Hijo, se deben atribuir los dones y gracias que puso el Altísimo en el glorío Patriarca. Y cuando la divina Señora no fuera la causa meritoria o instrumento de la santidad de su esposo, por lo menos era el fin inmediato a donde se ordenaba, porque todo el colmo de virtudes y gracia que comunicó el Señor a su siervo José, todo lo hizo para que fuese digno esposo y amparo de la que elegía por Madre. Y por esta regla y por el amor y aprecio que hizo el mismo Dios de su Madre santísima se ha de medir la santidad de san José; y según el concepto que yo tengo, si en el mundo hubiera otro hombre más perfecto y de mejores condiciones, ése diera el Señor por esposo a su misma Madre, y pues le dio al patriarca san José, él sería sin contradicción el mejor que Dios tenía en la tierra. Y habiéndole criado y prevenido para tan altos fines, es cierto que le haría con su poderosa diestra idóneo y proporcionado con ellos, y esta proporción, a nuestro entender de la luz divina, había de ser por la santidad, virtudes, dones, gracias e inclinaciones infusas y naturales.
888. Entre este gran Patriarca y los demás santos reconozco una diferencia en los dones que recibieron de gracia: porque a muchos santos se les dieron otros favores y privilegios que no miraban todos a su propia santidad, sino a otros intentos y fines del servicio del Altísimo en otros hombres, y así eran como dones o gracias gratis datas o remotas de la santidad, pero en nuestro Patriarca bendito todos los dones eran añadiéndole virtudes y santidad; porque el ministerio a donde se destinaban y encaminaban era efecto de santidad y obras suyas, y siendo más santo y angélico era más idóneo para esposo de María santísima y depositario del tesoro y sacramento del cielo y todo él había de ser un milagro de santidad, como lo fue. Comenzó esta maravilla desde la formación de su cuerpo en el vientre de su madre, porque asistió en ella particular providencia del Señor, y así fue compuesto con igualdad proporcionada de los cuatro humores, con extremadas cualidades, complexión y templanza o temperamento, para que luego fuese tierra bendita y le cayese por suerte una buena alma2 y rectitud de inclinaciones. Fue santificado en el vientre de su madre a los siete meses de su concepción v le quedó atado el fomes peccati por toda la vida y jamás tuvo movimiento impuro ni desordenado; y aunque no le dieron uso de razón en esta santificación primera más de sólo justificarle del pecado original, pero su madre sintió entonces nuevo júbilo del Espíritu Santo y sin entender todo el misterio hizo grandes actos de virtud y juzgó que su hijo, o lo que tenía en el vientre, sería admirable en los ojos de Dios y de los hombres.
889. Nació el santo varón José perfectísimo y muy hermoso en lo natural y causó en sus padres y allegados extraordinaria alegría, al modo de la que hubo en el nacimiento del Bautista, aunque la causa de ella fue más oculta. Aceleróle el Señor el uso de la razón, dándosele al tercero año muy perfecto, con ciencia infusa y nuevo aumento de la gracia y virtudes. Desde entonces comenzó el niño a conocer a Dios por la fe, y también por el natural discurso y ciencia le conoció como primera causa y autor de todas las cosas, y atendía y percibía altamente todo lo que se hablaba de Dios y de sus obras, y desde aquella edad tuvo muy levantada oración y contemplación y ejercicio admirable de las virtudes que su edad pueril permitía, de manera que cuando a los siete o más años llega a los demás el uso de razón ya san José era varón perfecto en ella y en la santidad. Era blando de condición, caritativo, afable, sencillo y en todo descubría no sólo inclinaciones santas sino angélicas, y creciendo en virtudes y perfección llegó con vida irreprensible a la edad que se desposó con María Santísima.
890. Para acrecentarle entonces los dones de la gracia y confirmarle en ellos, intervinieron las peticiones de la divina Señora, porque instantáneamente suplicó al Muy Alto que si le mandaba tomar aquel estado santificase a su esposo José para que se conformase con sus castísimos pensamientos y deseos. Oyóla el Señor y conociéndolo la divina Reina obró Su Majestad con la fuerza de su brazo poderoso copiosamente en el espíritu y potencias del patriarca san José efectos tan divinos, que no se pueden reducir a palabras, porque le infundió perfectísimos hábitos de todas las virtudes y dones. Rectificó de nuevo sus potencias y le llenó de gracia, confirmándole en ella por admirable modo, y en la virtud y dones de la castidad quedó el santo Esposo más levantado que el supremo de los serafines, porque la pureza que ellos tienen sin cuerpo se le concedió a san José en cuerpo terreno y carne mortal, y jamás entró a sus potencias imagen ni especie de cosa impura de la naturaleza animal y sensible. Y con el olvido de todo esto y con una sinceridad columbina y angélica, le dispusieron para estar en la compañía y presencia de la purísima entre todas las criaturas, porque sin este privilegio no fuera idóneo para tan grande dignidad y rara excelencia.
891. En las demás virtudes respectivamente fue admirable y señalado y en especial en la caridad, como quien estaba en la fuente para saciarse de aquella agua viva que salta a la vida eterna3 o como vecino de la esfera del fuego, siendo materia dispuesta para encenderse en ella sin alguna resistencia. Y el mayor encarecimiento de esta virtud en nuestro enamorado esposo fue lo que dije en el capítulo pasado4; pues el amor de Dios le enfermó y él mismo fue el instrumento que le cortó el hilo de la vida y él le hizo privilegiado en la muerte, porque las congojas dulces del amor sobreexcedieron y como absorbieron a las de la naturaleza y éstas obraron menos que aquéllas; y como estaba presente el objeto del amor, Cristo Señor nuestro y su Madre, y a entrambos los tenía el santo por más propios que ninguno de los nacidos pudo ni puede tenerlos, era como inexcusable que aquel candidísimo y fidelísimo corazón se resolviera en afectos y efectos de tan peregrina caridad. ¡Bendito sea el autor de tan grandes maravillas y bendito sea el felicísimo de los mortales José, en quien todas se obraron dignamente!, ¡digno es de que todas las generaciones y naciones le conozcan y bendigan, pues con ninguna otra hizo tales cosas el Señor, ni tanto les manifestó su amor!
892. De las visiones y revelaciones divinas con que fue favorecido san José, he dicho algo en todo el discurso de esta Historia5, y fueron muchas más que se pueden decir; pero lo más se encierra en haber conocido los misterios de Cristo Señor nuestro y de su Madre santísima y haber vivido en su compañía tantos años, reputado por padre del mismo Señor y verdadero esposo de la Reina. Pero algunos privilegios he entendido, que por su gran santidad le concedió el Altísimo, para los que le invocaren por su intercesor, si dignamente lo hacen. El primero es para alcanzar la virtud de la castidad y vencer los peligros de la sensualidad carnal. El segundo, para alcanzar auxilios poderosos para salir del pecado y volver a la amistad de Dios. El tercero, para alcanzar por su medio la gracia y devoción de María santísima. El cuarto, para conseguir buena muerte y en aquella hora defensa contra el demonio. El quinto, que temiesen los mismos demonios oír el nombre de san José. El sexto, para alcanzar salud corporal y remedio en otros trabajos. El séptimo privilegio, para alcanzar sucesión de hijos en las familias. Estos y otros muchos favores hace Dios a los que debidamente y como conviene le piden por la intercesión del esposo de nuestra Reina san José; y pido yo a todos los fieles hijos de la santa Iglesia que sean muy devotos suyos, y los conocerán por experiencia, si se disponen como conviene para recibirlos y merecerlos.
Doctrina que tete dio la Reina del cielo María Santísima.
893. Hija mía, aunque has escrito que mi esposo José es nobilísimo entre los santos y príncipes de la celestial Jerusalén, pero ni tú puedes ahora manifestar su eminente santidad, ni los mortales pueden conocerla antes de llegar a la vista de la divinidad, donde con admiración y alabanza del mismo Señor se harán capaces de este sacramento; y el día último, cuando todos los hombres sean juzgados, llorarán amargamente los infelices condenados no haber conocido por sus pecados este medio tan poderoso y eficaz para su salvación, ni haberse valido de él como pudieran, para granjear la amistad del justo juez. Y todos los del mundo han ignorado mucho los privilegios y prerrogativas que el altísimo Señor concedió a mi santo esposo y cuánto puede su intercesión con Su Majestad y conmigo, porque te aseguro, carísima, que en presencia de la divina justicia es uno de los grandes privados para detenerla contra los pecadores.
894. Y por la noticia y luz que de este sacramento has recibido, quiero que seas muy agradecida a la dignación del Señor y al favor que en esto hago contigo; y de aquí adelante en lo restante de tu vida procures adelantarte en la devoción y cordial afecto de mi santo esposo y bendecir al Señor porque tan liberal le favoreció y por el gozo que yo tuve de conocerlo. En todas tus necesidades te has de valer de su intercesión y solicitarle muchos devotos, y que tus religiosas se señalen mucho en esto, pues lo que pide mi esposo en el cielo concede el Altísimo en la tierra y a sus peticiones y palabras tiene vinculados grandes y extraordinarios favores para los hombres, si ellos no se hacen indignos de recibirlos. Y todos estos privilegios corresponden a la perfección columbina de este admirable santo y a sus virtudes tan grandiosas, porque la divina clemencia se inclinó a ellas y le miró liberalísimamente, para conceder admirables misericordias para él y para los que se valieren de su intercesión.

Los comentarios están cerrados.