LIBRO V – CAPITULO 15

CAPITULO 15
Del tránsito felicísimo de san José y lo que sucedió en él, y le asistieron Jesús nuestro Salvador y María Santísima Señora nuestra.

 

873. Corrían ya ocho años que las enfermedades y dolencia del más que dichoso san José le ejercitaban, purificando cada día más su generoso espíritu en el crisol de la paciencia y del amor divino, y creciendo también los años con los accidentes se iban debilitando sus flacas fuerzas, desfalleciendo el cuerpo y acercándose al término inexcusable de la vida, en que se paga el común estipendio de la muerte que debemos todos los hijos de Adán. Crecía también el cuidado y solicitud de su divina esposa y nuestra Reina en asistirle y servirle con inviolable puntualidad, y conociendo la amantísima Señora con su rara sabiduría que ya estaba muy cerca la hora o el día último de su castísimo esposo para salir de este pesado destierro, fuese a la presencia de su Hijo santísimo y le habló diciendo: Señor y Dios altísimo, Hijo del eterno Padre y Salvador del mundo, el tiempo determinado por vuestra voluntad eterna para la muerte de vuestro siervo José se llega, como con vuestra luz divina lo conozco. Yo os suplico, por vuestras antiguas misericordias y bondad infinita, que le asista en esta hora el brazo poderoso de Vuestra Majestad, para que su muerte sea preciosa en vuestros ojos1 como fue tan agradable la rectitud de su vida, para que vaya de ella en paz con esperanzas ciertas de los eternos premios, para el día que vuestra dignación abra las puertas de los cielos a todos los creyentes. Acordaos, Hijo mío, del amor y humildad de vuestro siervo, del colmo de sus méritos y virtudes, de su fidelidad y solicitud conmigo y que a vuestra grandeza y a mí, humilde sierva vuestra, nos alimentó el Justo con el sudor de su cara.
874. Respondióla nuestro Salvador: Madre mía, aceptables son vuestras peticiones en mi agrado y en mi presencia están los merecimientos de José. Yo le asistiré ahora y le señalaré lugar y asiento para su tiempo entre los príncipes de mi pueblo2, y tan eminente que sea admiración para los ángeles y motivo de alabanza para ellos y los hombres, y con ninguna generación haré lo que con vuestro esposo.–Dio gracias la gran Señora a su Hijo dulcísimo por esta promesa, y nueve días antes de la muerte de san José le asistieron Hijo y Madre santísimos, de día y de noche, sin dejarle solo sin alguno de los dos, y en estos nueve días, por mandado del mismo Señor, tres veces cada día los santos ángeles daban música celestial al dichoso enfermo con cánticos de loores del Altísimo y bendiciones del mismo Santo. Y a más de esto se sintió en toda aquella humilde pero inestimable casa una suavísima fragancia de olores tan admirables, que confortaba no sólo al varón santo José, sino a todos los que llegaron a sentirla, que fueron muchos de fuera, a donde redundaba.
875. Un día antes que muriese sucedió que, inflamado todo en el divino amor con estos beneficios, tuvo un éxtasis altísimo que le duró veinte y cuatro horas, conservándole el Señor las fuerzas y la vida por milagroso concurso; y en este grandioso rapto vio claramente la divina esencia y en ella se le manifestó sin velo ni rebozo lo que por la fe había creído, así de la divinidad incomprensible como del misterio de la encarnación y redención humana y de la Iglesia militante, con todos los sacramentos que a ella pertenecen, y la beatísima Trinidad le señaló y destinó por precursor de Cristo nuestro Salvador para los santos padres y profetas del limbo, y le mandó que les evangelizase de nuevo su redención y los previniese para esperar la ida y visita que les haría el mismo Señor para sacarlos de aquel seno de Abrahán a la eterna felicidad y descanso. Y todo esto conoció María santísima en el alma de su Hijo y en su interior, en la misma forma que otros misterios, y como le había sucedido a su amantísimo esposo, y por todo hizo la gran Princesa dignas gracias al mismo Señor.
876. Volvió san José de este rapto lleno su rostro de admirable resplandor y hermosura y su mente toda deificada de la vista del ser de Dios, y hablando con su esposa santísima la pidió su bendición y ella a su Hijo benditísimo que se la diese y su divina Majestad lo hizo. Luego la gran Reina, maestra de la humildad, puesta de rodillas pidió a san José también la bendijese como esposo y cabeza, y no sin divino impulso el varón de Dios por consolar a la prudentísima esposa la dio su bendición a la despedida, y ella le besó la mano con que la bendijo y le pidió que de su parte saludase a los santos padres del limbo, y para que el humildísimo José cerrase el testamento de su vida con el sello de esta virtud pidió perdón a su divina esposa de lo que en su servicio y estimación había faltado como hombre flaco y terreno y que en aquella hora no le faltase su asistencia y con la intercesión de sus ruegos. A su Hijo santísimo agradecióle también el santo esposo los beneficios que de su mano liberalísima había recibido toda la vida, y en especial en aquella enfermedad, y las últimas palabras que dijo san José hablando con ella, fueron: Bendita sois entre todas las mujeres y escogida entre todas las criaturas. Los ángeles y los hombres os alaben, todas las generaciones conozcan, magnifiquen y engrandezcan vuestra dignidad, y sea por vos conocido, adorado y exaltado el nombre del Altísimo por todos los futuros siglos y eternamente alabado por haberos criado tan agradable a sus ojos y de todos los espíritus bienaventurados, y espero gozar de vuestra vista en la patria celestial.
877. Convirtióse luego el varón de Dios a Cristo Señor nuestro, y para hablar a Su Majestad con profunda reverencia en aquella hora intentó ponerse de rodillas en el suelo, pero el dulcísimo Jesús llegó a él y le recibió en sus brazos y estando reclinada la cabeza en ellos dijo: Señor mío y Dios altísimo, Hijo del eterno Padre, Criador y Redentor del mundo, dad vuestra bendición eterna a vuestro esclavo y hechura de vuestras manos; perdonad, Rey piadodísimo, las culpas que como indigno he cometido en vuestro servicio y compañía. Yo os confieso, engrandezco y con rendido corazón os doy eternamente gracias, porque entre los hombres me eligió vuestra inefable dignación para esposo de vuestra verdadera Madre; vuestra grandeza y gloria misma sean mi agradecimiento por todas las eternidades.El Redentor del mundo le dio la bendición y le dijo: Padre mío, descansad en paz y en la gracia de mi Padre celestial y mía, y a mis profetas y santos, que os esperan en el limbo, daréis alegres nuevas de que se llega ya su redención.–En estas palabras del mismo Jesús y en sus brazos espiró el santo y felicísimo José y Su Majestad le cerró los ojos; y al mismo tiempo la multitud de los ángeles que asistían con su Rey supremo y Reina hicieron dulces cánticos de alabanza con voces celestiales y sonoras y luego por mandato de Su Alteza llevaron la santísima alma al limbo de padres y profetas, donde todos la conocieron, llena de resplandores de incomparable gracia, como padre putativo del Redentor del mundo y su gran privado, digno de singular veneración; y conforme a la voluntad y mandato del Señor que llevaba causó nueva alegría en aquella innumerable congregación de santos, con las nuevas que les evangelizó de que se llegaba ya su rescate.
878. No se ha de pasar en silencio que la preciosa muerte de san José, aunque le precedieron tan larga enfermedad y dolores, no fueron solos ellos la causa y accidentes que tuvo, porque con todas sus enfermedades pudiera naturalmente dilatarse más el último plazo de su vida, si no se juntaran los efectos y accidentes que le causaba el ardentísimo fuego de amor que ardía en su rectísimo corazón; y para que esta felicísima muerte fuese más triunfo del amor que pena de las culpas, suspendió el Señor el concurso especial y milagroso con que conservaba las fuerzas naturales de su siervo, para que no las venciese la violencia del amor, y faltando este concurso se rindió la naturaleza y soltó el vínculo y lazo que detenía aquella alma santísima en las prisiones de la mortalidad del cuerpo, en cuya división consiste nuestra muerte; y así fue el amor la última dolencia de sus enfermedades, que dije arriba3, y ésta fue también la mayor y más gloriosa, pues con ella la muerte es sueño del cuerpo y principio de la segura vida.
879. La gran Señora de los cielos, viendo a su esposo difunto, preparó su cuerpo para la sepultura y le vistió conforme a la costumbre de los demás, sin que llegasen a él otras manos que las suyas y de los santos ángeles que en forma humana la ayudaron; y para que nada faltase al recato honestísimo de la Madre Virgen vistió el Señor el cuerpo difunto de san José con resplandor admirable que le cubría para no ser visto más que el rostro, y así no le vio la purísima esposa, aunque le vistió para el entierro. Y a la fragancia que de él salía acudió alguna gente, y de esto y verle tan hermoso y tratable como si fuera vivo, causaba a todos grande admiración; y con asistencia de los parientes y conocidos y otros muchos, y en especial del Redentor del mundo y su beatísima Madre y gran multitud de ángeles, fue llevado el sagrado cuerpo del glorioso san José a la común sepultura. Pero en todas estas ocasiones y acciones guardó la prudentísima Reina su inmutable compostura y gravedad, sin mudar el semblante con ademanes livianos y mujeriles, ni la pena le impidió para acudir a todas las cosas necesarias al obsequio de su esposo difunto y de su Hijo santísimo; a todo daba lugar el corazón real y magnífico de la Señora de las gentes. Luego dio gracias al mismo Hijo y Dios verdadero por los favores que había hecho al santo esposo, y añadiendo mayores colmos y realces de humildad, postrada ante su Hijo santísimo le dijo estas razones: Señor y Dueño de todo mi ser, Hijo verdadero y Maestro mío, la santidad de José mí esposo pudo deteneros hasta ahora para que mereciéramos vuestra deseable compañía, pero con la muerte de vuestro amado siervo puedo yo recelarme de perder el bien que no merezco; obligaos, Señor, de vuestra bondad misma para no desampararme, recibidme de nuevo por vuestra sierva, admitiendo los humildes deseos y ansias del corazón que os ama.–Recibió el Salvador del mundo este nuevo ofrecimiento de su Madre santísima y ofrecióla también de nuevo que no la dejaría sola, hasta que fuese tiempo de salir por la obediencia del eterno Padre a comenzar la predicación.
Doctrina de la Reina del cielo María Santísima.
880. Hija mía carísima, no ha sido sin causa particular que tu corazón se haya movido con especial compasión y piedad de los que están en el artículo de la muerte para desear tú ayudarles en aquella hora, porque es verdad, como lo has conocido, que entonces padecen las almas increíbles y peligrosos trabajos de las asechanzas del demonio y de la misma naturaleza y objetos visibles. Y aquel punto es en el que se concluye el proceso de la vida, para que sobre él caiga la última sentencia de muerte o vida eterna, de pena o gloria perdurable; y porque el Altísimo que te ha dado ese afecto quiere condescender con él para que así lo ejecutes, te confirmo en eso mismo y te amonesto concurras de tu parte con todas tus fuerzas y conato a obedecernos. Advierte, pues, amiga, que cuando Lucifer y sus ministros de tinieblas reconocen por los accidentes y causas naturales que los hombres tienen peligrosa y mortal enfermedad, luego al punto se previenen de toda su malicia y astucia para embestir en el pobre ignorante enfermo y derribarle, si pueden, con varias tentaciones; y como a los enemigos se les acaba el plazo para perseguir las almas, quieren recompensar con su ira, añadiendo de su maldad lo que les falta de tiempo.
881. Para esto se juntan como lobos carniceros y procuran reconocer de nuevo el estado del enfermo en lo natural y adquisito, considerando sus inclinaciones, hábitos y costumbres, y por qué parte de sus afectos tiene mayor flaqueza, para hacerle por allí más guerra y batería. A los que desordenadamente aman la vida, les persuade a que no es tanto el peligro, o impide que nadie les desengañe; a los que han sido remisos y negligentes en el uso de los santos sacramentos los entibia de nuevo y les pone mayores dificultades y dilaciones, para que mueran sin ellos o los reciban sin fruto y con mala disposición; a otros les propone sugestiones de confusión para que no descubran su conciencia y pecados; a otros embaraza y retarda para que no declaren sus obligaciones ni desenreden las conciencias; a otros, que aman la vanidad, les propone que ordenen, aun en aquella hora postrera, muchas cosas muy vanas y soberbias para después de su muerte; a otros, avarientos y sensuales, los inclina con mucha fuerza a lo que ciegamente amaron; y de todos los malos hábitos y costumbres se vale el cruel enemigo para arrastrarlos tras los objetos y dificultarles o imposibilitarles el remedio; y cuantos actos obraron pecaminosos en la vida, con que adquirieron hábitos viciosos, fueron dar prendas al común enemigo y armas ofensivas con que les haga guerra y dé batería en aquella tremenda hora de la muerte, y con cada apetito ejecutado se le abrió camino y senda por donde entrar al castillo del alma, y en el interior de ella arroja su depravado aliento, levanta tinieblas densas, que son sus propios efectos, para que no se admitan las divinas inspiraciones, ni tengan verdadero dolor de sus pecados, ni hagan penitencia de su mala vida.
882. Y generalmente hacen estos enemigos grande estrago en aquella hora con la esperanza engañosa de que vivirán más los enfermos y con el tiempo podrán ejecutar lo que les inspira Dios entonces por medio de sus ángeles, y con este engaño se hallan burlados y perdidos. Y también es grande en aquella hora el peligro de los que han despreciado en vida el remedio de los santos sacramentos, porque este desprecio, que para el Señor y los santos es muy ofensivo, suele castigarle la divina justicia dejando a estas almas en manos de su mal consejo, pues no se quisieron aprovechar del remedio oportuno en su tiempo, y con haberle despreciado merecen que por justos juicios sean despreciadas en la última hora, para donde aguardaron con loca osadía a buscar la salud eterna. Muy pocos son los justos a quienes esta antigua serpiente en el peligro último no acometa con increíble saña. Y si a los muy santos pretende derribar entonces, ¿qué esperan los viciosos, negligentes y llenos de pecados, que toda la vida han empleado en desmerecer la gracia y favor divino y no se hallan con obras que les puedan valer contra el enemigo? Mi santo esposo José fue uno de los que gozaron este privilegio de no ver ni sentir al demonio en aquel trance, porque al intentarlo estos malignos sintieron contra si una virtud poderosa que los detuvo lejos y los santos ángeles los arrojaron y lanzaron al profundo y el sentirse tan oprimidos y aterrados –a tu modo de entender los dejó turbados, suspensos y como aturdidos; y fue ocasión para que en el infierno hiciera Lucifer una junta o conciliábulo para consultar esta novedad y discurrir por el mundo, inquiriendo si acaso el Mesías estaba ya en él, y sucedió lo que dirás en su lugar4.
883. De aquí entenderás el suma peligro de la muerte y cuántas almas perecen en aquella hora, cuando comienzan a obrar los merecimientos y los pecados. Y no te declaro los muchos que se pierden y condenan, porque no mueras de pena si lo sabes y tienes amor verdadero del Señor, pero la regla general es que a la buena vida le espera buena muerte, lo demás es dudoso y muy raro y contingente. Y el remedio y seguro ha de ser tomar de lejos la corrida, y así te advierto que cada día que amaneciere para ti, en viendo la luz, pienses si aquel será el último de tu vida, y como si lo hubiera de ser, pues no sabes si lo será, compongas tu alma de manera que con alegre rostro recibas la muerte si viniere. Y no dilates un punto el dolerte de tus pecados y el propósito de confesarlos, si los tuvieres, y enmendar hasta la mínima imperfección, de manera que no dejes en tu conciencia defecto alguno de que te reprendan, sin dolerte y lavarte con la sangre de Cristo mi Hijo santísimo y ponerte en estado que puedas parecer delante del justo Juez, que te ha de examinar y juzgar hasta el mínimo pensamiento y movimiento de tus potencias.
884. Y para que ayudes como la deseas a los que están en aquel extremo peligroso, en primer lugar aconseja a todos los que pudieres lo mismo que te he dicho y que vivan con cuidado de sus almas para tener dichosa muerte. A más de esto harás oración por este intento todos los días, sin perder ninguno, y con afectos fervorosos y clamores pide al Todopoderoso que desvanezca los engaños de los demonios y quebrante sus lazos y consejos que arman contra los que agonizan o están en aquel artículo y que todos sean confundidos por su diestra divina. Esta oración sabes que hacía yo por los mortales y en ella quiero que me imites. Y asimismo te ordeno que para ayudarlos mejor mandes e imperes a los mismos demonios que se desvíen de ellos y no los opriman, que bien puedes usar de esta virtud aunque no estés presente, pues lo está el Señor en cuyo nombre los has de mandar y compeler para su mayor gloría y honra.
885. A tus religiosas, en estas ocasiones, dalas luz de lo que deben hacer, sin turbarlas; amonéstalas y asístelas para que luego reciban los santos sacramentos y que siempre los frecuenten; procura y trabaja en animarlas y consolarlas, hablándoles cosas de Dios y de sus misterios y Escrituras que despierten sus buenos deseos y afectos y se dispongan para recibir la luz e influencias de lo alto; aliéntalas en la esperanza y fortalécelas contra las tentaciones y enséñalas cómo las han de resistir y vencer, procurando conocerlas primero que ellas mismas te las manifestarán y si no el Altísimo te dará luz para que las entiendas y a cada una se le aplique la medicina que le conviene, porque las enfermedades espirituales son difíciles de conocerse y curarse. Todo lo que te amonesto has de ejecutar, como hija carísima, en obsequio del Señor, y yo te alcanzaré de su grandeza algunos privilegios para ti y para los que deseares ayudar en aquella terrible hora. No seas escasa en la caridad, que no has de obrar en esto por lo que tú eres, sino por lo que el Altísimo quiere obrar en ti por sí mismo.

Los comentarios están cerrados.