LIBRO V – CAPITULO 14

CAPITULO 14
Los trabajos y enfermedades que padeció san José en los últimos años de su vida y cómo le servía en ellos la Reina del cielo su esposa.
864. Común inadvertencia es de todos los que fuimos llamados a la luz y profesión de la santa fe y escuela y secuela de Cristo nuestro bien, buscarle como nuestro Redentor de las culpas y no tanto como Maestro de los trabajos. Todos queremos gozar del fruto de la reparación y redención humana y que nos abriese las puertas de la gracia y de la gloria, mas no atendemos tanto a seguirle en el camino de la cruz por donde él entró en la suya y nos convidó a buscar la nuestra. Y aunque los católicos no atendemos a esto con el error insano de los herejes, porque confesamos que sin obras y sin trabajos no hay premio ni corona y que es blasfemia muy sacrílega valernos de los méritos de Cristo nuestro Señor para pecar sin rienda y sin temor, pero con toda esta verdad, en la práctica de las obras que corresponde a la fe algunos católicos hijos de la santa Iglesia se quieren diferenciar poco de los que están en tinieblas, pues así huyen de las obras penales y meritorias como si entendieran que sin ellas pueden seguir a su Maestro y llegar a ser partícipes de su gloria.
865. Salgamos de este engaño práctico y entendamos bien que el padecer no fue sólo para Cristo nuestro Señor, sino también para nosotros, y que si padeció muerte y trabajos como Redentor del mundo, también fue Maestro que nos enseñó y convidó a llevar su cruz, y la comunicó a sus amigos de manera que al más privado le dio mayor ración y parte del padecer, y ninguno entró en el cielo, si pudo merecerlo, sin que lo mereciese por sus obras; y desde su Madre santísima y los apóstoles, mártires, confesores y vírgenes, todos caminaron por trabajos y el que más se dispuso a padecer tiene más abundante el premio y corona. Y porque, siendo el mismo Señor el ejemplar más vivo y admirable, tenemos osadía y audacia para decir que si padeció como hombre era juntamente Dios poderoso y verdadero y más para admirarse la flaqueza humana que para imitarle, a esta excusa nos ocurre
Su Majestad con el ejemplo de su Madre y nuestra Reina purísima e inocentísima y con el de su esposo santísimo y el de tantos hombres y mujeres, flacos y débiles como nosotros y con menos culpas, que le imitaron y siguieron por el camino de la cruz; porque no padeció el Señor para sólo admiración nuestra, sino para ser admirable ejemplo que imitásemos, y el ser Dios verdadero no le impidió para padecer y sentir los trabajos, antes por ser inculpable e inocente fue mayor su dolor y más sensibles sus penas.
866. Por este camino real llevó al esposo de su Madre santísima, José, a quien amaba Su Majestad sobre todos los hijos de los hombres, y para acrecentar los merecimientos y corona antes que se le acabase el término de merecerla le dio en los últimos años de su vida algunas enfermedades de calenturas y dolores vehementes de cabeza y coyunturas del cuerpo muy sensibles y que le afligieron y extenuaron mucho; y sobre estas enfermedades tuvo otro modo de padecer más dulce, pero muy doloroso, que le resultaba de la fuerza del amor ardentísimo que tenía, porque era tan vehemente que muchas veces tenía unos vuelos y éxtasis tan impetuosos y fuertes, que su espíritu purísimo rompiera las cadenas del cuerpo, si el mismo Señor, que se los daba, no le asistiera dando virtud y fuerzas para no desfallecer con el dolor. Mas en esta dulce violencia le dejaba Su Majestad padecer hasta su tiempo y, por la flaqueza natural de un cuerpo tan extenuado y debilitado, venía a ser este ejercicio de incomparables merecimientos para el dichoso santo, no sólo en los efectos de dolor que padecía, sino también en la causa del amor de donde le resultaron.
867. Nuestra gran Reina y esposa suya era testigo de todos estos misterios y, como en otras partes he dicho1 , conocía el interior de san José, para que no le faltase el gozo de tener tan santo esposo y tan amado del Señor. Miraba y penetraba la candidez y pureza de aquella alma, sus inflamados afectos, sus altos y divinos pensamientos, la paciencia y mansedumbre columbina de su corazón en las enfermedades y dolores, el peso y gravedad de ellos y que ni por esto ni los demás trabajos nunca se quejaba ni suspiraba, ni pedía alivio en ellos, ni en la flaqueza y necesidad que padecía, porque todo lo toleraba el gran Patriarca con incomparable sufrimiento y grandeza de su ánimo. Pero como la prudentísima esposa lo atendía todo y le daba el peso y estimación digna, vino a tener en tanta veneración a san José que con ninguna ponderación se puede explicar. Trabajaba con increíble gozo para sustentarle y regalarle, aunque el mayor de los regalos era guisarle y administrarle la comida sazonadamente con sus virginales manos; y porque todo le parecía poco a la divina Señora respecto de la necesidad de su esposo y menos en comparación de lo que le amaba, solía usar de la potestad de Reina y Señora de todo lo criado y con ella algunas veces mandaba a los manjares que aderezaba para su santo enfermo que le diesen especial virtud y fuerza y sabor al gusto, pues era para conservar la vida del santo, justo y electo del Altísimo.
868. Así como la gran Señora lo mandaba sucedía, obedeciéndola todas las criaturas, y cuando san José comía el manjar que llevaba estas bendiciones de dulzura y sentía sus efectos solía decir a la Reina: Señora y esposa mía, ¿qué alimento y manjar de vida es éste, que así me vivifica, recrea el gusto, restaura mis fuerzas y llena de nuevo júbilo todo mi interior y espíritu?–Servíale la comida la Emperatriz del cielo puesta de rodillas y cuando estaba más impedido y trabajado le descalzaba en la misma postura y en su flaqueza le ayudaba llevándole del brazo. Y aunque el humilde santo procuraba animarse mucho y excusar a su esposa algunos de estos trabajos, no era posible impedírselo, por la noticia que ella tenía conociendo todos sus dolores y flaquezas del dichosísimo varón y las horas, tiempos y ocasiones de socorrerle en ellos, con que acudía luego la divina enfermera y asistía a lo que su enfermo tenía necesidad. Decíale también muchas razones de singular alivio y consuelo, como Maestra de la sabiduría y de las virtudes. Y en los últimos tres años de la vida del santo, cuando se agravaron más sus enfermedades, le asistía la Reina de día y de noche y sólo faltaba en lo que se ocupaba sirviendo y administrando a su Hijo santísimo, aunque también el mismo Señor le acompañaba y le ayudaba a servir al santo esposo, salvo lo que era preciso para acudir a otras obras. Jamás hubo otro enfermo ni lo habrá tan bien servido, regalado y asistido. Tanta fue la dicha y méritos del varón de Dios José, porque él solo mereció tener por esposa a la misma que fue Esposa del Espíritu Santo.
869. No satisfacía la divina Señora a su misma piedad con san José sirviéndole como he dicho y así procuraba otros medios para su alivio y consuelo. Unas veces pedía al Señor con ardentísima caridad le diese a ella los dolores que padecía su esposo y le aliviase a él, y para esto se reputaba por digna y merecedora de todos los trabajos de las criaturas, como la inferior de ellas, y así lo alegaba la Madre y Maestra de la santidad en la presencia del Muy Alto y representaba su deuda mayor que de todos los nacidos y que no le daba el retorno digno que debía, pero ofrecía preparado el corazón para todo género de aflicciones y dolores. Alegaba también la santidad de san José, su pureza, candidez y las delicias que tenía el Señor en aquel corazón hecho a la medida del de Su Majestad. Pedíale muchas bendiciones para él y dábale reconocidas gracias por haber criado un varón tan digno de sus favores, lleno de santidad y rectitud. Convidaba a los ángeles para que le alabasen y engrandeciesen por ello y ponderando la gloria y sabiduría del Altísimo en estas obras le bendecía con nuevos cánticos; porque miraba por una parte las penas y dolores de su amado esposo y por ésta se compadecía y lastimaba, por otra parte conocía sus méritos y el agrado del Señor en ellos y en la paciencia del santo se alegraba y engrandecía el Señor; y en todas estas obras y noticia que de ellas tenía ejecutaba la divina Señora diversas acciones y operaciones de las virtudes que a cada una pertenecía, pero todas en grado tan alto y eminente, que causaba admiración a los espíritus angélicos. Pero mayor la pudiera causar a la ignorancia de los mortales ver que una criatura humana diese el lleno a tantas cosas juntas y que en ellas no se encontrase la solicitud de Marta con la contemplación y ocio de María, asimilándose en esto a los ángeles y espíritus soberanos que nos asisten y guardan sin perder de vista al Altísimo, pero María purísima los excedía en la atención a Dios y junto con eso trabajar con los sentidos corpóreos, de que ellos carecían; siendo hija de Adán terrena, era espíritu celestial, estando con la parte superior del alma en las alturas y en el ejercicio del amor y con la parte inferior ejerciendo la caridad con su santo esposo.
870. Sucedía en otras ocasiones que la piadosa Reina conocía la acerbidad y rigor de los graves dolores que su esposo san José padecía y movida de tierna compasión pedía con humildad licencia a su Hijo santísimo y con ella mandaba a los accidentes dolorosos y sus causas naturales que suspendiesen su actividad y no afligiesen tanto al justo y amado del Señor. Y con este alivio, obedeciendo todas las criaturas a su gran Señora, quedaba el santo esposo libre y descansado, tal vez por un día, otras más, para volver a padecer de nuevo cuando el Altísimo lo ordenaba. En otras ocasiones mandaba también a los santos ángeles, como Reina suya, aunque no con imperio sino rogando, que consolasen a san José y le animasen en sus dolores y trabajos como lo pedía la condición frágil de la carne. Y con este orden se le manifestaban los ángeles al dichoso enfermo en forma humana visible y llenos de hermosura y refulgencia y le hablaban de la divinidad y sus perfecciones infinitas y tal vez con dulcísimas y concertadas voces le hacían música celestial, cantándole himnos y cánticos divinos, con que le confortaban en el cuerpo y encendían el amor de su alma purísima. Y para mayor colmo de la santidad y júbilo del felicísimo varón, tenía especial conocimiento y luz, no sólo de estos beneficios y favores tan divinos, pero de la santidad de su virginal esposa y del amor que le tenía a él, de la caridad interior con que le trataba y servia y de otras excelencias y prerrogativas de la gran Señora del mundo. Y todo esto junto causaba tales efectos en san José y le reducía a tal estado de merecimientos, que ninguna lengua no puede explicar ni entendimiento humano en vida mortal entender ni comprender.
 
Doctrina que me dio la Reina del cielo María Santísima.
 
871. Hija mía, una de las obras virtuosas más agradables al Señor y más fructuosas para las almas es el ejercicio de la caridad con los enfermos, porque en él se cumple una grande parte de aquella ley natural, que haga con su hermano cada uno lo que desea se haga con él. En el evangelio se pone esta causa por una de las que alegará el Señor para dar eterno premio a los justos y el no haber cumplido con esta ley se pone por una de las causas de la condenación de los réprobos2; y allí se da la razón: porque como todos los hombres son hijos de un Padre celestial y por esto reputa Su Majestad por beneficio o agravio suyo el que se hace con sus hijos que le representan, como aun entre los mismos hombres sucede. Y sobre este vínculo de hermandad tienes tú otros con las religiosas, que eres su madre y ellas son esposas de Cristo mi Hijo santísimo y mi Señor como tú, y han recibido de él menos beneficios. De manera que por más títulos estás obligada a servirlas y cuidar de ellas en sus enfermedades y por esto en otra parte3 te he mandado que te juzgues por enfermera de todas, como la menor y más obligada, y quiero que te des por muy agradecida de este mandato, porque te doy con él un oficio tan estimable que en la casa del Señor es grande. Y para cumplir con él, no encargues a otras lo que tú puedes hacer por ti en servicio de las enfermas; y lo que no puedes hacer por otras ocupaciones de tu oficio de prelada amonéstalo y encárgalo con instancia a las que por la obediencia les toca este ministerio. Y a más de cumplir en todo esto con la caridad común, hay otra razón para que a las religiosas se les acuda en las enfermedades con todo cuidado y puntualidad posible: porque no sea que contristadas y necesitadas vuelvan los ojos y el corazón al mundo y se acuerden de la casa de sus padres. Y cree que por este camino entran grandes daños a las religiones, porque la naturaleza humana es tan mal sufrida que, oprimida, si le falta lo que le pertenece, salta a sus mayores precipicios.
872. Para todo esto y porque aciertes a la práctica y ejecución de esta doctrina, te servirá de estímulo y dechado la caridad que yo mostré con mi esposo José en sus enfermedades. Muy tarda es la caridad, y aun la urbanidad, que aguarda le pida el necesitado lo que le falta. Yo no esperaba a esto, porque acudía antes que me pidiese lo necesario y mi afecto y conocimiento prevenían la petición y así le consolaba, no sólo con el beneficio, sino con el afecto y atención tan cuidadosa. Sentía sus dolores y trabajo con íntima compasión, pero junto con esto alababa al Muy Alto y le daba gracias por el beneficio que a su siervo hacía, y si alguna vez procuraba aliviarle, no era para quitarle la ocasión del padecer, sino para que con este socorro se animase a más y glorificase al autor de todo lo bueno y santo, y a estas virtudes le exhortaba y animaba. Con semejante fineza se ha de ejercitar tan noble virtud, previniendo cuanto fuere posible la necesidad del enfermo y flaco y animándole con la compasión y exhortación, deseándole este bien sin que pierda el mayor del padecer. No te turbe el amor sensible cuando enfermen tus hermanas, aunque sean las que más necesitas o amas, que en esto pierden el mérito del trabajo muchas almas en el mundo y en la religión, porque el dolor con color de compasión los descompone cuando ven enfermos o peligrosos a los amigos y allegados y en algún modo quieren reprender las obras del Señor no conformándose con ellas. Para todo les di yo ejemplo y de ti quiero le imites perfectamente siguiendo mis pasos.

Los comentarios están cerrados.