LIBRO V – CAPITULO 1

LIBRO V
CONTIENE LA PERFECCIÓN CON QUE MARÍA SANTÍSIMA COPIABA E IMITABA LAS OPERACIONES DEL ALMA DE SU HIJO AMANTISIMO, Y CÓMO LA INFORMABA DE LA LEY DE GRACIA, ARTÍCULOS DE LA FE, SACRAMENTOS Y DIEZ MANDAMIENTOS, Y LA PRONTITUD Y ALTEZA CON QUE LA OBSERVABA; LA MUERTE DE SAN JOSÉ; LA PREDICACIÓN DE SAN JUAN BAUTISTA; EL AYUNO Y BAUTISMO DE NUESTRO REDENTOR; LA VOCACIÓN DE LOS PRIMEROS DISCÍPULOS Y EL BAUTISMO DE LA VIRGEN MARÍA SEÑORA NUESTRA.
CAPITULO 1
Dispone el Señor a María Santísima con alguna severidad y ausencia estando en Nazaret, y de los fines que tuvo en este ejercicio.
712. Vinieron ya de asiento a Nazaret Jesús, María y José, donde se convirtió en nuevo cielo aquella humilde y pobre morada en que vivían. Y para decir yo los misterios y sacramentos que pasaron entre el niño Dios y su purísima Madre hasta cumplir Su Alteza los doce años de edad y después hasta la predicación, fueran necesarios muchos libros y capítulos y en todos dijera poco, por la grandeza inefable del objeto y por la pequeñez de mujer ignorante cual yo soy. Diré algo con la luz que me ha dado esta gran Señora y dejaré siempre oculto lo más que se podía decir, porque no todo es posible ni conveniente alcanzarlo en esta vida y se reserva para la que esperamos.
713. A pocos días de la vuelta de Egipto a Nazaret, determinó el Señor ejercitar a su Madre santísima al modo que lo hizo en su niñez, como queda dicho en el segundo libro de la primera parte, capítulo 27, aunque ahora estaba más robusta en el uso del amor y plenitud de sabiduría. Pero como el poder de Dios es infinito y la materia de su divino amor es inmensa y también la capacidad de la Reina era superior a todas las criaturas, ordenó el mismo Señor levantarla a mayor estado de santidad y méritos. Y junto con esto, como verdadero maestro de espíritu, quiso formar una discípula tan sabia y excelente que después fuese maestra consumada y ejemplar vivo de la doctrina de su Maestro, como lo fue María santísima después de la ascensión de su Hijo y Señor nuestro a los cielos, de que trataré en la tercera parte1. Era también conveniente y necesario para la honra de Cristo nuestro Redentor que la doctrina evangélica con que y en que había de fundar la nueva ley de gracia, tan santa, sin mácula y sin ruga2, quedase acreditada en su eficacia y virtud, formando alguna pura criatura en quien se hallasen sus efectos adecuada y cabalmente y fuese lo más perfecto en aquel género, por donde se regulasen y midiesen todos los demás inferiores. Y estaba puesto en razón que esta criatura fuese la beatísima María, como Madre y más allegada al Maestro y mismo Señor de la santidad.
714. Determinó el Altísimo que la divina Señora fuese la primera discípula de su escuela y primogénita de la nueva ley de gracia, la estampa adecuada de su idea y la materia dispuesta donde como en cera blanda se imprimiera el sello de su doctrina y santidad, para que Hijo y Madre fuesen las dos tablas verdaderas de la nueva ley que venía a enseñar al mundo. Y para conseguir este altísimo fin, prevenido en la divina sabiduría, le manifestó todos los misterios de la ley evangélica y de su doctrina, y todo lo trató y confirió con ella desde que vinieron de Egipto hasta que salió el Redentor del mundo a predicar, como en el discurso de adelante veremos. En estos ocultos sacramentos se ocuparon el Verbo humanado y su Madre santísima veinte y tres años que estuvieron en Nazaret antes de la predicación. Y como tocaba todo esto a la divina Madre, cuya vida no escribieron los evangelistas, por esto lo dejaron en silencio, salvo lo que sucedió a los doce años cuando el infante Jesús se hizo perdidizo en Jerusalén, como lo refiere san Lucas 3 y adelante diré4 . En este tiempo sola María santísima fue discípula de su Hijo unigénito. Y sobre los inefables dones de santidad y gracia que hasta aquella hora le había comunicado, le infundió nueva luz y la hizo participante de su divina ciencia, depositando en ella y grabando en su corazón toda la ley de gracia y la doctrina que hasta el fin del mundo había de enseñar en su Iglesia evangélica. Y esto fue por tan alto modo, que no se puede explicar con razones ni palabras, pero quedó la gran Señora tan docta y sabia, que bastaba para ilustrar muchos mundos, si los hubiera, con su enseñanza.
715. Y para levantar este edificio en el corazón purísimo de su Madre santísima sobre todo lo que no era Dios, echó los fundamentos el mismo Señor, probándola en la fortaleza del amor y de todas las virtudes. Para esto se le ausentó el Señor interiormente, retirándosele de aquella vista ordinaria que le causaba continuo Júbilo y gozo espiritual correspondiente a este beneficio. No digo que la dejó el Señor, pero que, estando con ella y en ella por inefable gracia y modo, se le ocultó su vista y suspendió los efectos dulcísimos que con ella tenía, ignorando la divina Señora el modo y la causa, porque nada le manifestó Su Majestad. A más de esto, el mismo Hijo y niño Dios, sin darle a entender otra cosa, se le mostró más severo que solía y estaba menos con ella corporalmente, porque se retiraba muchas veces y le hablaba pocas palabras, y aquellas con grande entereza y majestad. Y lo que más podía afligirla fue hallar eclipsado aquel sol que reververaba en el cristalino espejo de la humanidad santísima en que solía ver las operaciones de su alma purísima, de manera que ya no las podía ver como solía, para ir copiando aquella imagen viva como antes lo hacía.
716. Esta novedad, sin otro aviso alguno, fue el crisol en que se renovó y subió de quilates el oro purísimo del amor santo de nuestra gran Reina. Porque admirada de lo que sin hallarse prevenida le había sucedido, luego recurrió al humilde concepto que de sí misma tenía, juzgándose indigna de la vista del Señor que se le había escondido, y todo lo atribuyó a que su ingratitud y poca correspondencia no habían dado al Altísimo y Padre de las misericordias el retorno que le debía por los beneficios de su larguísima mano. No sentía la prudentísima Reina que le faltasen los regalos dulcísimos y caricias ordinarias del Señor, pero el recelo de que si le había disgustado o si había faltado en alguna cosa de su servicio y beneplácito, esto la traspasaba el corazón condidísimo con una flecha de dolor. No sabe pensar menos el amor cuando es tan verdadero y noble, porque todo se emplea en el gusto y bien del bien que ama, y cuando le imagina sin este gusto o recela descontento no sabe descansar fuera del agrado y satisfacción del amado. Estas congojas amorosas de la divina Madre eran para su Hijo santísimo de sumo agrado, porque le enamoraban de nuevo y los afectos tiernos de su única y dilecta le herían el corazón5 , mas con amorosa industria, cuando la dulce Madre le buscaba6 y quería hablarle, se mostraba siempre severo y disimulado. Y con esta entereza misteriosa el incendio del castísimo corazón de la Madre levantaba la llama, como la fragua y la hoguera con el rocío.
717. Hacía la cándida paloma heroicos actos de todas las virtudes: humillábase más que el polvo, reverenciaba á su Hijo santísimo con profunda adoración, bendecía al Padre y le daba gracias por sus admirables obras y beneficios, conformándose con su divina disposición y beneplácito; buscaba su voluntad santa y perfecta para cumplirla en todo; encendíase en amor, en fe y en esperanza; y en todas las obras y sucesos aquel nardo fragantísimo despedía olor de suavidad para el Rey de los reyes7, que descansaba en el corazón de María santísima como en su lecho y tálamo florido8 y oloroso. Perseveraba en continuas peticiones con lágrimas, con gemidos y con repetidos suspiros de lo íntimo del corazón, derramaba su oración en la presencia del Señor y pronunciaba su tribulación ante el divino acatamiento9. Y muchas veces vocalmente le decía palabras de incomparable dulzura y amoroso dolor.
718. Criador de todo el universo –decía–, Dios eterno y poderoso, infinito en sabiduría y bondad, incomprensible en el ser y perfecciones, bien sé que mi gemido no se esconde a vuestra sabiduría10 y conocéis, bien mío, la herida que traspasa mi corazón. Si como inútil sierva he faltado a vuestro servicio y gusto, ¿por qué, vida de mi alma, no me afligís y castigáis con todos los dolores y penas de la vida mortal en que me hallo y que no vea yo la severidad de vuestro rostro que merece quien os ha ofendido? Todos los trabajos fueran menos, pero no sufre mi corazón hallaros indignado, porque solo vos, Señor, sois mi vida, mi bien, mi gloria y mi tesoro. No estima ni reputa mi corazón otra cosa alguna de todo lo que habéis criado, ni sus especies entraron en mi alma, más de para magnificar vuestra grandeza y reconoceros por dueño y Criador de todo. Pues ¿qué haré yo, bien mío y mi Señor, si me falta la lumbre de mis ojos11, el blanco de mis deseos, el norte de mi peregrinación, la vida que me da ser y todo el ser que me alimenta y da la vida? ¿Quién dará fuentes a mis ojos12 para que lloren el no haberme aprovechado de tantos bienes recibidos, de haber sido tan ingrata en el retorno que debía? Dueño mío, mi luz, mi guía, mi camino y mi maestro, que con vuestras obras sobreperfectísimas y excelentes gobernabais las mías frágiles y tibias, si me ocultáis este ejemplar ¿cómo regularé yo mi vida a vuestro gusto? ¿Quién me llevará segura en este oscuro destierro? ¿Qué haré? ¿A quién me convertiré si vos me despedís de vuestro amparo?
719. No descansaba con todo esto la cierva herida, pero como sedienta de las fuentes purísimas de la gracia acudía también a sus santos ángeles y con ellos tenía largas conferencias y coloquios, y les decía: Príncipes soberanos y privados íntimos del supremo Rey, amigos suyos y custodios míos, por vuestra segura felicidad de ver siempre su divino rostro en la luz inaccesible, os pido que me digáis la causa de su enojo, si le tiene. Clamad también por mí en su real presencia, para que por vuestros ruegos me perdone, si por ventura le ofendí. Acordadle, amigos míos, que soy polvo, aunque fabricada por sus manos y sellada con su imagen, que no se olvide de esta pobre hasta el fin13, pues humilde le confiesa y engrandece. Pedid que dé aliento a mi pavor y vida a quien no la tiene sin amarle. Decidme, ¿cómo y con qué le daré gusto y mereceré la alegría de su rostro?–Respondiéronla los ángeles: Reina y Señora nuestra, dilatado es vuestro corazón para que no le venza la tribulación y nadie como vos está capaz de cuán cerca está el Señor del afligido que le llama14 . Atento está sin duda a vuestro afecto y no desprecia vuestros gemidos amorosos. Siempre le hallaréis piadoso Padre y a vuestro Unigénito afectuoso Hijo, mirando vuestras lágrimas.-¿Será por ventura atrevimiento –replicaba la amantísima Madre– Ilegarme a su presencia? ¿Será mucha osadía pedirle postrada me perdone si en alguna falta le di disgusto? ¿Qué haré? ¿Qué remedio hallaré en mis recelos?–No desagrada a nuestro Rey –respondían los santos príncipes– el corazón humilde, en él pone los ojos de su amor y nunca se disgusta de los clamores de quien ama en lo que amorosamente obra.
720. Entretenían y consolaban algo los santos ángeles a su Reina y Señora con estos coloquios y respuestas, significándole en ellas, debajo de razones generales, el singular amor y agrado del Altísimo con sus dulcísimas congojas; y no se declaraban más porque el mismo Señor quería tener en ellas sus delicias. Y aunque su Hijo santísimo en cuanto hombre verdadero, con el natural amor que como a Madre, y Madre sola y sin padre, la debía y le tenía, llegaba a enternecerse muchas veces con la natural compasión de verla tan afligida y llorosa, pero con todo eso guardaba y ocultaba su compasión con la entereza de su semblante y algunas veces que la amantísima Madre le llamaba para que fuese a comer se detenía y otras iba sin mirarla y sin hablarla palabra. Pero aunque en todas estas ocasiones la gran Señora derramaba muchas lágrimas y representaba a su Hijo santísimo las amorosas congojas de su pecho, todo lo hacía con tan gran medida y peso y acciones tan prudentes y llenas de sabiduría, que si en Dios pudiera caber admiración –como es cierto que no puede– la tuviera Su Majestad de hallar en una pura criatura tan gran lleno de santidad y perfecciones. Pero el infante Jesús, en cuanto hombre, recibía especial gozo y complacencia de ver tan bien logrados en su Madre Virgen los efectos de su divino amor y gracia, y los santos ángeles le daban nueva gloria y cánticos de alabanza por este admirable e inaudito prodigio de virtudes.
721. Para que el infante Jesús durmiese y descansase, le tenía su amorosa Madre prevenida por manos del patriarca san José una tarima y sobre ella una sola manta, porque desde que salió de la cuna, cuando estaban en Egipto, no quiso admitir otra cama ni más abrigo; y aun en aquella tarima no se echaba, ni se servía siempre de ella, pero algunas veces estando asentado en el áspero lecho se reclinaba en él sobre una almohada pobre y de lana, que la misma Señora había hecho. Y cuando Su Alteza le quiso prevenir mejor cama, respondió el Hijo santísimo que la suya donde se había de extender sería sólo el tálamo de la cruz, para enseñar al mundo con ejemplo que no se ha de pasar al eterno descanso por los que ama Babilonia y que en la vida mortal el padecer es alivio. Desde entonces le imitó en este modo de reclinarse la divina Señora con nuevo cuidado y atención. Y cuando era ya tarde y tiempo de recogerse, tenía costumbre la celestial Maestra de humildad postrarse delante de su Hijo santísimo que estaba en la tarima, y allí le pedía cada noche la perdonase no haberse empleado en servirle aquel día con más cuidado, ni ser tan agradecida a sus beneficios como debía, y dábale gracias de nuevo por todo y le confesaba con muchas lágrimas por verdadero Dios y Redentor del mundo, y no se levantaba del suelo hasta que su Hijo unigénito se lo mandaba y la bendecía. Este mismo ejercicio repetía por la mañana, para que el divino Maestro y Preceptor le ordenase lo que todo el día había de obrar en su servicio, y así lo hacía Su Majestad con mucho amor.
722. Pero en esta ocasión de su severidad mudó también el estilo y el semblante; y cuando la candidísima Madre llegaba a reverenciarle y adorarle en su acostumbrado ejercicio, aunque acrecentaba sus lágrimas y gemidos de lo íntimo del corazón, no le respondía palabra más de oírla con severidad y mandábala que se fuese. Y no hay ponderación que llegue a manifestar los efectos que obraba en el corazón purísimo y columbino de la amorosa Madre ver a su Hijo, Dios y hombre verdadero, tan mudado en el semblante, tan grave en el rostro y tan escaso en las palabras, y en todo el exterior tan diferente de lo que solía mostrarse con ella. Examinaba la divina Señora su interior, reconocía el orden de sus obras, las condiciones, las circunstancias de ellas, y daba muchas vueltas con la atención y memoria por aquella oficina celestial de su alma y potencias, y aunque no podía hallar en ella parte alguna de tinieblas, porque todo era luz, santidad, pureza y gracia, con todo eso, como sabía que ante los ojos de Dios ni los cielos ni las estrellas son limpios, como dice Job15 , y hallan qué reprender en los más angélicos espíritus, temía la gran Reina si acaso ignoraba algún defecto que fuese al Señor patente. Y con este recelo padecía deliquios de amor, que, como es fuerte como la muerte 16, en esta nobilísima emulación, aunque llena de toda sabiduría, causa dolores de inextinguible pena. Duróle muchos días a nuestra Reina este ejercicio en que su Hijo santísimo la probó con incomparable gozo y la levantó al estado de Maestra universal de las criaturas, remunerando la lealtad y fineza de su amor con abundante y copiosa gracia sobre la mucha que tenía; y después sucedió lo que diré en el capítulo siguiente.
Doctrina de la Reina del cielo María Santísima.
723. Hija mía, véote deseosa de ser discípula de mi Hijo santísimo por lo que has entendido y escrito de cómo yo lo fui. Y para tu consuelo quiero que adviertas y conozcas que el oficio de maestro no lo ejercitó Su Majestad sola una vez ni en el tiempo que en forma humana enseñó su doctrina, como se contiene en los evangelios y en su Iglesia, pero siempre hace el mismo oficio con las almas y le haré hasta el fin del mundo, amonestando, dictando e inspirándoles lo mejor y más santo para que lo pongan por obra. Y esto hace con todas absolutamente, aunque, según su divina voluntad o la disposición y atención de cada una, reciben mayor o menor enseñanza. Si de esta verdad te hubieras aprovechado siempre, larga experiencia tienes de que el altísimo Señor no se dedigna de ser maestro del pobre, ni de enseñar al despreciado y pecador, si quieren atender a su doctrina interior, Y porque ahora deseas saber la disposición que de tu parte quiere Su Majestad tengas para hacer contigo el oficio de maestro en el grado que tu corazón lo codicia, quiero de parte del mismo Señor decírtela y asegurarte que, si te hallare materia dispuesta, pondrá en tu alma, como verdadero y sabio Artífice y Maestro, su sabiduría, luz y enseñanza con grande plenitud.
724. En primer lugar, debes tener la conciencia limpia, pura, serena, quieta y un desvelo incesante de no caer en culpa ni imperfección por ningún suceso del mundo. Con esto juntamente te has de alejar y despedir de todo lo terreno, de manera que, como otras veces te he amonestado, no quede en ti especie ni memoria de cosa alguna humana ni visible, sino sólo el corazón sencillo, sereno y claro. Y cuando tuvieres el interior tan despejado y libre de tinieblas y especies terrenas que las causan, entonces atenderás al Señor, inclinando tus oídos como hija carísima que olvida su pueblo de esa Babilonia vana y la casa de su padre Adán, y todos los resabios de la culpa, y te aseguro que te hablará palabras de vida eterna17. Y luego te conviene que le oigas con reverencia y agradecimiento humilde, que hagas de su doctrina digno aprecio y que la ejecutes con toda puntualidad y diligencia, porque a este gran Señor y Maestro de las almas nada se le puede ocultar, y se desvía y retira con disgusto cuando la criatura es ingrata y negligente en obedecerle y agradecerle tan alto beneficio. Y no han de pensar las almas que estos retiros del Altísimo les suceden siempre como el que tuvo conmigo, porque en mí fue sin culpa y con excesivo amor, pero en las criaturas, donde hay tantos pecados, groserías, ingratitudes y negligencias, suele ser pena y castigo merecido.
725. Atiende, pues, ahora, hija mía, y advierte tus omisiones y faltas en hacer la estimación digna que debes a la doctrina y luz que con particular enseñanza has recibido del divino Maestro y de mis amonestaciones. Modera ya los temores desordenados y no dudes más si es el Señor quien te habla y enseña, pues la misma doctrina da testimonio de su verdad y te asegura de su autor, porque es santa, pura, perfecta y sin mácula; ella enseña lo mejor y te reprende cualquier defecto, por mínimo que sea, y sobre esto te la aprueban tus maestros y padres espirituales. Quiero también que tengas siempre cuidado, imitándome en lo que has escrito, de venir a mí cada noche y mañana inviolablemente, pues soy tu maestra, y con humildad me digas tus culpas reconociéndolas con dolor y contrición perfecta, para que yo sea intercesora con el Señor y como madre alcance de él que te perdone. Y a más de esto, luego que cometieres alguna culpa o imperfección, la reconoce y llora sin dilación y pide al Señor perdón con deseo de enmendarte. Y si fueras atenta y fiel en esto que te mando, serás discípula del Altísimo y mía, como deseas, porque la pureza del alma y la gracia es la más eminente y adecuada disposición para recibir las influencias de la luz divina y ciencia infusa que comunica el Redentor del mundo a los que son discípulos verdaderos.

Los comentarios están cerrados.