LIBRO VI – CAPITULO 5

CAPITULO 5
Los favores que recibieron los apóstoles de Cristo nuestro Redentor por la devoción con su Madre Santísima, y por no tenerla Judas caminó a su perdición.

 

1079. Milagro de milagros de la Omnipotencia divina y maravilla de maravillas era el proceder de la prudentísima María Señora nuestra con el sagrado colegio de los sagrados apóstoles y discípulos de Cristo nuestro Señor y su Hijo santísimo. Y aunque esta rara sabiduría es indecible, pero si intentara manifestar todo lo que de ella se me ha dado a entender, fuera necesario escribir un gran volumen de solo este argumento. Diré algo en este capítulo y en todo lo restante que falta, como se fuere ofreciendo, y todo será muy poco; de aquí se podrá colegir lo suficiente para nuestra enseñanza. A todos los discípulos que recibía el Señor en su divina escuela, les infundía en el corazón especial devoción y reverencia con su Madre santísima, como convenía, habiéndola de ver y tratar tan familiarmente en su compañía. Pero aunque esta semilla santa de la divina luz era común a todos, no era igual en cada uno con el otro, porque, según la dispensación del Señor y las condiciones de los sujetos y los ministerios y oficios a que los destinaba, distribuía Su Majestad estos dones. Y después, con el trato y conversación dulcísima y admirable de la gran Reina y Señora, fueron creciendo en su reverencial amor y veneración, porque a todos los hablaba, amaba, consolaba, acudía, enseñaba y remediaba en todas sus necesidades, sin que jamás de su presencia y pláticas saliesen sin plenitud de alegría interior, de gozo y consuelo mayor del que su mismo deseo le pedía. Pero el fruto bueno o mejor de estos beneficios era conforme a la disposición del corazón donde se recibía esta semilla del cielo.
1080. Salían todos llenos de admiración y formaban conceptos altísimos de esta gran Señora, de su prudencia y sabiduría, santidad, pureza y grandiosa majestad, junta con una suavidad tan apacible y humilde, que ninguno hallaba términos para explicarla. Y el Altísimo también lo disponía así, porque, como dije arriba, libro V, capítulo 28, no era tiempo de que se manifestase al mundo esta arca mística del Nuevo Testamento. Y como el que mucho desea hablar y no puede manifestar su concepto, le reconcentra más en su corazón, así los sagrados apóstoles, violentados dulcemente del silencio propio, reducían sus fervores en mayor amor de María santísima y en alabanza oculta de su Hacedor. Y como la gran Señora en el depósito de su incomparable ciencia conocía los naturales de cada uno, su gracia, su estado y ministerio a que estaba diputado, en correspondencia de esta inteligencia procedía con ellos en sus peticiones al Señor y en la enseñanza y palabras y en los favores que convenían a cada uno según su vocación. Y este modo de proceder y obrar en pura criatura, tan medido al gusto del Señor, fue en los santos ángeles de nueva y grande admiración; y por la oculta providencia hacía el Todopoderoso que los mismos apóstoles correspondiesen también a los beneficios y favores que por su Madre recibían. Y todo esto hacía una divina armonía oculta a los hombres y sólo a los celestiales espíritus patente.
1081. En estos favores y sacramentos fueron señalados san Pedro y san Juan: el primero, porque había de ser vicario de Cristo y cabeza de la Iglesia militante, y por esta excelencia prevenida del Señor amaba su Madre santísima a san Pedro y le reverenciaba con especial respeto; y al segundo, porque había de quedar en lugar del mismo Señor por Hijo suyo y para compañía y asistencia de la purísima Señora en la tierra. De manera que estos dos apóstoles, en cuyo gobierno y custodia se habían de repartir la Iglesia mística, María santísima, y la militante de los fieles, fueron singularmente favorecidos de esta gran Reina del mundo; pero como san Juan era elegido para servirla y llegar a la dignidad de hijo suyo adoptivo y singular, recibió el santo particulares dones en orden al obsequio de María santísima y desde luego se señaló en él. Y aunque todos los apóstoles en esta devoción excedieron a nuestra capacidad y concepto, el evangelista Juan alcanzó más de los ocultos misterios de esta ciudad mística del Señor y recibió por ella tanta luz de la divinidad, que excedió en esto a todos los apóstoles, como lo testifica su evangelio; porque toda aquella sabiduría se le concedió por medio de la Reina del cielo, y la excelencia que tuvo este evangelista entre todos los apóstoles de llamarse el Amado de Jesús1 , la alcanzó por el amor que él tuvo a su Madre santísima, y por la misma razón fue también correspondido de la divina Señora, que por excelencia fue el discípulo amado de Jesús y de María.
1082. Tenía el santo evangelista algunas virtudes, a más de la castidad y virginal pureza, que para la Reina de todas eran de mayor agrado, y entre ellas una sinceridad columbina –como de sus escritos se conoce– y una humildad y mansedumbre pacífica, que le hacía más apacible y tratable; y a todos los pacíficos y humildes de corazón llamaba la divina Madre retratos de su Hijo santísimo. Y por estas condiciones señaladas entre todos los apóstoles se le inclinó más la Reina y él estuvo más dispuesto para que se imprimiese en su corazón reverencial amor y afecto de servirla. Y desde la primera vocación, como arriba dije2 comenzó san Juan a señalarse entre todos en la veneración de María santísima y a obedecerla con reverencia de humildísimo esclavo. Asistíala con más continuación que todos y, cuanto era posible, procuraba estar en su presencia y aliviarla de algunos trabajos corporales que la Señora del mundo hacía por sus manos. Y alguna vez le sucedió al dichoso apóstol ocuparse en estas obras humildes, compitiendo en ellas con porfía santa con los ángeles de la misma Reina; y a los unos y otros los vencía ella y las hacía por sí misma, porque en esta virtud siempre triunfó de todos, sin que nadie la pudiese vencer ni igualar en el menor acto. Era también muy diligente el amado discípulo en dar cuenta a la gran Señora de todas las obras y maravillas del Salvador, cuando ella no estaba presente, y de los nuevos discípulos y convertidos a su doctrina. Siempre estaba atento y estudioso para conocer en lo que más la serviría y daría gusto, y como lo entendía así lo ejecutaba todo.
1083. Señalóse también san Juan en la reverencia con que trataba de palabra a María santísima, porque en presencia siempre la llamaba Señora o mi Señora, y en ausencia la nombraba Madre de nuestro Maestro Jesús; y después de la Ascensión del mismo Señor la llamó el primero Madre de Dios y del Redentor del mundo, y en presencia, Madre y Señora. Dábale también otros títulos: Restauradora del pecado, Señora de las gentes; y en particular fue san Juan el primero que la llamó María de Jesús, como se nombró muchas veces en la primitiva Iglesia; y le dio este nombre porque conoció que en su alma santísima de nuestra gran Señora hacían dulcísima consonancia estas palabras cuando las oía. Y en la mía deseo alabar con júbilo al Señor, porque, sin poderlo merecer, me llamó a la luz de la santa Iglesia y fe y a la vocación de la religión que profeso debajo de este mismo nombre. Conocían los demás apóstoles y discípulos la gracia que san Juan tenía con María santísima y muchas veces le pedían a él que fuese intercesor con Su Majestad en algunas cosas que le querían proponer o pedir; y la suavidad del santo apóstol intervenía por sus ruegos como quien conocía tanto de la piedad amorosa de la dulcísima Madre. Otras cosas sobre este intento diré adelante, en especial en la tercera parte3, y se pudiera hacer una larga historia sólo de los favores y beneficios que san Juan Evangelista recibió de la Reina y Señora del mundo.
1084. Después de los dos apóstoles san Pedro y san Juan, fue muy amado de la Madre santísima el apóstol Santiago, hermano del evangelista, y recibió este apóstol admirables favores de mano de la gran Señora, como de algunos veremos en la tercera parte4. Y también san Andrés fue de los carísimos de la Reina, porque conocía que este gran apóstol había de ser especial devoto de la pasión y cruz de su Maestro y había de morir a imitación suya en ella. Y aunque no me detengo en los demás apóstoles, pero a unos por unas virtudes y a otros por otras, y a todos por su Hijo santísimo, los amaba y respetaba con rara prudencia, caridad y humildad. En este orden entraba también la Magdalena, a quien miró nuestra Reina con amoroso afecto, por el amor que tenía ella a su Hijo santísimo y porque conoció que el corazón de esta eminente penitente era muy idóneo para que la diestra del Todopoderoso se magnificase en ella. Tratóla María santísima muy familiarmente entre las demás mujeres y la dio luz de altísimos misterios, con que la enamoró más de su Maestro y de la misma Señora. Consultó la santa con nuestra Reina los deseos de retirarse a la soledad para vacar al Señor en continua penitencia y contemplación, y la dulcísima Maestra le dio una grandiosa instrucción de la vida que en el yermo guardó después la santa, y fue a él con su beneplácito y bendición, y allí la visitó por su persona una vez, y muchas por medio de los ángeles que la enviaba para animarla y consolarla en aquel horror de la soledad. Las otras mujeres que seguían al Maestro de la vida fueron también muy favorecidas de su Madre santísima; y a ellas y a todos los discípulos hizo incomparables beneficios, y todos fueron intensamente devotos y aficionados de esta gran Señora y Madre de la gracia, porque todos y todas la hallaron con abundancia en ella y por ella, como en su oficina y depósito, donde la tenía Dios para todo el linaje humano. Y no me alargo más en esto; porque a más de no ser necesario, por la noticia que hay en la santa Iglesia, era menester mucho tiempo para esta materia.
1085. Sólo del mal apóstol Judas diré algo de lo que tengo luz, porque lo pide esta Historia y de ella hay menor noticia, y será de alguna enseñanza para los pecadores y de escarmiento para los obstinados y aviso para los poco devotos de María santísima; si hay alguno que lo sea poco con una criatura tan amable, que el mismo Dios con amor infinito la amó sin tasa ni medida, los ángeles con todas sus fuerzas espirituales, los apóstoles y santos con íntimo y cordial afecto y todas las criaturas deben amarla con contenciosa porfía y todo será menos de lo que debe ser amada. Este infeliz apóstol comenzó a errar este camino real de llegar al amor divino y a sus dones. Y la inteligencia que de ello se me ha dado para escribirlo con lo demás, es como se sigue.
1086. Vino Judas a la escuela de Cristo nuestro Maestro, movido de la fuerza de su doctrina en lo exterior y en lo interior del buen espíritu que movía a otros. Y traído con estos auxilios pidió al Salvador le admitiese entre sus discípulos, y el Señor le recibió con entrañas de amoroso padre, que a ninguno desecha si con verdad le buscan. Recibió Judas en los principios otros mayores favores de la divina diestra, con que se adelantó a algunos de los demás discípulos, y fue señalado por uno de los doce apóstoles; porque el Señor le amaba según la presente justicia, conforme al estado de su alma y obras santas que hacía como los demás. La Madre de la gracia y de misericordia le miró también con ella por entonces, aunque desde luego conoció con su ciencia infusa la traición que alevosamente había de cometer en el fin de su apostolado. Pero no por esto le negó su intercesión y caridad maternal, antes con mayor celo y atención tomó la divina Señora por su cuenta justificar en cuanto le era posible la causa de su Hijo santísimo con este infeliz apóstol, para que su maldad no tuviese achaque ni disculpa aparente ni humana cuando la intentase. Y conociendo que aquel natural no se vencería con rigor, antes llegaría más presto a su obstinación, cuidaba la prudentísima Señora que nada le faltase a Judas de lo necesario y conveniente, y con mayores demostraciones de caricia y suavidad le acudía, le hablaba y trataba entre todos. Y esto fue de manera que llegando alguna vez los discípulos a tener entre sí sus emulaciones sobre quién había de ser más privado de la Reina
purísima –como también con el Hijo lo dice el evangelio5– nunca Judas pudo tener estos recelos ni achaques, porque siempre esta Señora le favoreció mucho en los principios y él se mostró tal vez agradecido a estos beneficios.
1087. Pero como el natural le ayudaba poco a Judas, y entre los discípulos y apóstoles había algunas faltas de hombres no del todo confirmados en la perfección, ni por entonces en la gracia, comenzó el imprudente discípulo a pagarse de sí mismo más de lo que debía y a tropezar en los defectos de sus hermanos, notándolos más que a los propios. Y admitido este primer engaño sin reparo ni enmienda, fue creciendo tanto la viga en sus propios ojos, cuanto con más indiscreta presunción miraba las pajuelas en los ajenos y murmuraba de ellas, pretendiendo enmendar en sus hermanos, con más presunción que celo, las faltas más leves y cometiéndolas él mucho mayores. Y entre los demás apóstoles notó y juzgó a san Juan por entremetido con su Maestro y con su Madre santísima, aunque él era tan favorecido de entrambos. Con todo eso, hasta aquí no pasaban los desórdenes de Judas más que a culpas veniales, sin haber perdido la gracia justificante; pero éstas eran de mala condición y muy voluntarias, porque a la primera, que fue de alguna vana complacencia, le dio entrada muy libre, y ésta llamó luego a la segunda, de alguna envidia, y de aquí resultó la tercera, que fue calumniar en sí mismo y juzgar con poca caridad las obras que sus hermanos hacían, y tras éstas se abrió puerta para otras mayores; porque luego se le entibió el fervor de la devoción, se le resfrió la caridad con Dios y con los prójimos y se le fue remitiendo y extinguiendo la luz del interior, y ya miraba a los apóstoles y a la santísima Madre con algún hastío y poco gusto de su trato y obras santísimas.
1088. Todo este desconcierto de Judas iba conociendo la prudentísima Señora; y procurando su remedio y curarle en salud, antes que se entregase a la muerte del pecado, le hablaba y amonestaba como a hijo carísimo, con extremada suavidad y fuerza de razones. Y aunque alguna vez sosegaba aquella tormenta que se comenzaba a levantar en el inquieto corazón de Judas, pero no perseveraba en su tranquilidad y luego se desazonaba y turbaba de nuevo. Y dando más entrada al demonio, llegó a enfurecerse contra la mansísima paloma, y con hipocresía afectada intentaba ocultar sus culpas o negarlas y darles otras salidas, como si pudiera engañar a sus divinos maestros o recelarles el secreto de su pecho. Perdió con esto la reverencia interior a la Madre de misericordia, despreciando sus amonestaciones y dándole en rostro aquella dulzura de sus palabras y documentos. Con este ingrato atrevimiento perdió la gracia, y el Señor se indignó gravemente y mereciéndolo sus desmesurados desacatos le dejó en manos de su consejos, porque él mismo, desviándose de la gracia e intercesión de María santísima, cerró las puertas de la misericordia y de su remedio. Y de este aborrecimiento, que admitió con la dulcísima Madre, pasó luego a indignarse
con su Maestro y aborrecerle, descontentándose de su doctrina y juzgando por muy pesada la vida de los apóstoles y su comunicación.
1089. Con todo esto no le desamparó luego la divina Providencia y siempre le enviaba auxilios interiores a su corazón, aunque éstos eran más comunes y ordinarios de los que antes recibía, pero suficientes si quisiera obrar con ellos. Y a más de éstos se juntaban las exhortaciones dulcísimas de la clementísima Señora, para que se redujese y humillase a pedir perdón a su divino Maestro y Dios verdadero; y le ofreció de parte del mismo Señor la misericordia y de la suya que le acompañaría y rogaría por él y haría la misma Señora penitencia por sus pecados con obras penales, y sólo quería de él que se doliese de ellos y se enmendase. A todos estos partidos se le ofreció la Madre de la gracia, para remediar en sus principios la caída de Judas, como quien conocía que no era el mayor mal el caer, sino no levantarse y perseverar en el pecado. No podía negar el soberbio discípulo a su conciencia el testimonio que le daba de su mal estado, pero comenzando a endurecerse temió la confusión que le podía adquirir gloria y cayó en la que le aumentó su pecado. Y con esta soberbia no admitió los consejos saludables de la Madre de Cristo, antes negó su daño, protestando con palabras fingidas que amaba a su Maestro y a los demás y que no tenía en esto de qué enmendarse.
1090. Admirable ejemplo de caridad y paciencia fue el que nos dejaron Cristo Salvador nuestro y su Madre santísima en el proceder que tuvieron con Judas después de su caída en pecado, porque de tal manera lo toleraron en su compañía, que jamás le mostraron el semblante airado ni mudado, ni dejaron de tratarle con la misma suavidad y agrado que a los demás. Y ésta fue la causa de ocultárseles tanto a los apóstoles el mal interior de Judas, no obstante que su ordinaria conversación y trato daba grandes indicios de su mala conciencia y espíritu; porque no es fácil ni casi posible violentar siempre las inclinaciones para ocultarlas y disimularlas, y en las cosas que no son muy deliberadas siempre obramos conforme al natural y costumbres, y entonces por lo menos las damos a conocer a quien nos trata mucho. Esto mismo sucedía con Judas en el apostolado. Pero como todos conocían la afabilidad y amor con que le trataban Cristo nuestro Redentor y su Madre santísima, sin hacer mudanza en esto, desmentían sus sospechas y los malos indicios que él les daba de su caída. Por esta misma razón se hallaron todos atajados y dudosos cuando en la última cena legal les dijo el Señor que uno de ellos le había de entregar, y cada uno preguntaba de sí si era él mismo. Y porque san Juan, con la mayor familiaridad, llegó a tener alguna luz de las maldades de Judas y vivía en esto con más recelos, por esto se lo declaró el mismo Señor, aunque con señas, como consta del evangelio7; pero hasta entonces nunca Su Majestad dio indicio de lo que en Judas pasaba. Y en María santísima es más admirable esta paciencia, por la parte de ser Madre y pura criatura, y que estaba mirando ya de cerca la traición que aquel desleal discípulo había de cometer contra su Hijo santísimo, a quien amaba como Madre y no como sierva.
1091. ¡Oh ignorancia!, ¡oh estulticia nuestra! ¡Qué diferentemente procedemos los hijos de los hombres, si alguna pequeña injuria recibimos mereciendo tantas! ¡Qué pesadamente sufrimos las flaquezas ajenas, queriendo que todos toleren las nuestras! ¡Qué dificultoso se nos hace el perdonar una ofensa, pidiendo cada día y cada hora que nos perdone el Señor las nuestras! ¡Qué prontos y qué crueles somos en publicar las culpas de nuestros hermanos y qué resentidos y airados de que alguno hable de las nuestras! A nadie medimos con la medida que queremos ser medidos y no queremos ser juzgados con el juicio que hacemos de los otros8. Todo esto es perversidad y tinieblas y aliento de la boca del dragón infernal, que quiere oponerse a la excelentísima virtud de la caridad y desconcertar el orden de la razón humana y divina; y porque Dios es caridad y el que la ejercita perfectamente está en Dios y Dios en él9, Lucifer es ira y venganza y el que la ejecuta está en él y él le gobierna en todos los vicios que se oponen al bien del prójimo. Confieso que la hermosura de la virtud de la caridad me ha llevado siempre todos mis deseos de tenerla por amiga, pero también veo, en el claro espejo de estas maravillas de caridad con el ingratísimo apóstol, que jamás he llegado al principio de esta nobilísima virtud.
1092. Y porque no me reprenda el Señor de haber callado, añadiré a lo dicho otra causa que tuvo Judas en su ruina. Desde que fue creciendo el número de los apóstoles y discípulos, determinó luego Su Majestad que alguno de ellos se encargase de recibir las limosnas y dispensarlas como síndico o mayordomo para las necesidades comunes y pagar los tributos imperiales, y sin señalar Cristo nuestro Señor ninguno se lo propuso a todos. Al punto le apeteció y codició Judas, temiéndole todos y huyendo de este oficio en su interior. Y para alcanzarle el codicioso discípulo, se humilló a pedir a san Juan lo tratase con la Reina santísima, para que ella lo concertase con el mismo Señor. Pídíólo san Juan como lo deseaba Judas, pero la prudentísima Madre, como conocía que la petición no era justa ni conveniente, sino de ambicioso y codicioso afecto, no quiso proponerla al divino Maestro. Hizo la misma diligencia Judas por medio de san Pedro y otros apóstoles para que lo pidiesen y tampoco se le lograba, porque la clemencia del Altísimo quería impedirlo o justificar su causa cuando lo permitiese. Con esta resistencia el corazón de Judas, poseído ya de la avaricia, en lugar de sosegarse y entibiarse en ella, se encendió más en la llama que infelizmente le abrasaba, instigándole Satanás con pensamientos ambiciosos y feos, aun para cualquier persona de otro estado. Y si en los demás fueran indecentes y culpables el admitirlos, mucho más en Judas, que era discípulo en la escuela de mayor perfección y a la vista de la luz del sol de justicia Cristo y de la luna María. Ni en el día de la abundancia y de la gracia pudo dejar de conocer el delito de admitir tales sugestiones cuando el sol de su divino Maestro le iluminaba, ni en la noche de la tentación, pues en ella la luna de María le influía lo que le convenía para librarse del veneno de la serpiente. Pero como huía de la luz y se entregaba a las tinieblas, corría tras el precipicio y se arrojó a pedir él mismo a María santísima el ministerio que pretendía, perdiendo el miedo y disimulando su codicia con color de virtud. Llegóse a ella y la dijo que la petición de Pedro y Juan, sus hermanos, que en su nombre le habían propuesto, era con deseo de servirla a ella y a su Hijo con toda diligencia, porque no todos acudían a esto con el cuidado que era justo; que le suplicaba lo alcanzase de su Maestro.
1093. La gran Señora del mundo con gran mansedumbre le respondió: Considera bien, carísimo, lo que pides y examina si es recta la intención con que lo deseas, y advierte si te conviene apetecer lo que todos tus hermanos los discípulos temen y no lo admitirán si no son compelidos de la obediencia de su Maestro y Señor. El te ama más que tú a ti mismo y sabe sin engaño lo que te conviene; déjate a su santísima voluntad y muda de intento y procura atesorar la humildad y pobreza. Levántate de donde has caído, que yo te daré la mano, y mi Hijo usará contigo de su amorosa misericordia.¿A quién no rindieran estas dulcísimas palabras y fuertes razones, oídas de tan divina y amable criatura como María santísima? Pero no se ablandó ni movió aquel corazón fiero y diamantino, antes se indignó interiormente y se dio por ofendido de la divina Señora, que le ofrecía el remedio de su mortal dolencia; porque un ímpetu desenfrenado de ambición y codicia en la concupiscible luego irrita a la irascible contra quien le impide y los sanos consejos reputa por agravios. Pero la mansísima y amable paloma disimuló con Judas, no hablándole más entonces, por su obstinación.
1094. Despedido de María santísima, no sosegaba Judas en su avaricia, y desnudándose del pudor y vergüenza natural, y aun de la fe interior, se resolvió en acudir él mismo a Cristo su divino Maestro y Salvador. Y vestida su furia con piel de oveja, como fino pretendiente, llegó a Su Majestad y le dijo: Maestro, yo deseo hacer vuestra voluntad y serviros con ser dispensero y depositario de las limosnas que recibimos, y acudiré con ellas a los pobres, cumpliendo con vuestra doctrina de hacer con los prójimos lo mismo que con nosotros queremos se haga, y procuraré dispensar con orden y razón y a vuestra voluntad mejor que hasta ahora se hacía.-Estas y otras razones dijo el fingido hipócrita a su Dios y Maestro, cometiendo enormes pecados y muchos de una vez; porque, en primer lugar, mentía y tenía otra intención segunda y oculta; a más de esto, se fingía lo que no era, como ambicioso de la honra que no merecía, no queriendo parecer lo que era, ni ser lo que deseaba parecer; murmuró también de sus hermanos, desacreditándolos y alabándose a sí mismo, que todas son jornadas muy trilladas de los ambiciosos. Pero, lo que más es de ponderar, perdió la fe infusa que tenía, pretendiendo engañar a Cristo su celestial Maestro con la fingida hipocresía que mostró en lo de afuera. Porque si creyera entonces con firmeza que Cristo era Dios verdaderamente como verdadero hombre, no pudiera hacer juicio de que le había de engañar, pues como Dios conociera lo más oculto de su corazón10 lo que le era patente; y no sólo como Dios con su ciencia infinita, pero como hombre con la ciencia infusa y beatífica, advirtiera y creyera lo podía conocer, como de hecho lo conocía, desistiera de su doloso intento. Todo esto descreyó Judas, y a los demás pecados añadió el de la herejía.
1095. Cumplióse en este desleal discípulo a la letra lo que dijo11 después el apóstol: Que los que desean ser ricos vienen a caer en la tentación, y se enredan en los lazos del demonio y en deseos inútiles y vanos, que arrojan a los hombres a la perdición y eterna muerte; porque la codicia es raíz de todos los males, y muchos por irse tras ella erraron en la fe y se introdujeron en muchos dolores. Todo esto sucedió al avariento y pérfido apóstol, cuya codicia fue tanto más vil y reprensible, cuanto era más vivo y admirable el ejemplo de la alta pobreza que tenía presente en Cristo nuestro Señor y su Madre santísima y todo el apostolado, donde sólo había algunas moderadas limosnas. Pero imaginó el mal discípulo que, con los grandes milagros de su Maestro y con los muchos que le seguían y se le allegaban, crecerían las limosnas y ofrendas en que pudiese meter las manos. Y como no lo conseguía conforme sus deseos, se atormentaba con ellos mismos, como lo manifestó en la ocasión que la Magdalena gastó los preciosos aromas para ungir al Salvador, donde la codicia de cogerlos le hizo tasador de su precio y dijo que valían más de trescientos reales y que se les quitaban a los pobres, a quien se podían repartir. Y esto decía porque le dolía mucho no haberlos cogido para sí, que de los pobres no tenía cuidado, antes se indignaba mucho con la Madre de misericordia, porque daba tantas limosnas, y con el mismo Señor, porque no admitía y recibía más para entregarse de ello, y con los apóstoles y discípulos, porque no pedían, y con todos estaba enfadado y se mostraba ofendido. Y algunos meses antes de la muerte del Salvador se comenzó a desviar muchos ratos de los demás apóstoles, alejándose de ellos y del Señor, porque le atormentaba su compañía y sólo venía a coger las limosnas que podía.
Y en estas salidas le puso el demonio en el corazón que acabase del todo con su Maestro y le entregase a los judíos, como sucedió.
1096. Pero volvamos a la respuesta que le dio el Maestro de la vida, cuando le pidió Judas el oficio de dispensero, para que en este suceso se manifieste cuán ocultos y formidables son los juicios del Altísimo. Deseaba el Salvador del mundo desviarle del peligro que conocía en su petición y que en ella buscaba este codicioso apóstol su final perdición. Y para que no se llamase a engaño, le respondió y dijo Su Majestad: ¿Sabes, oh Judas, lo que deseas y pides? No seas tan cruel contra ti mismo, que tú busques y solicites el veneno y las armas con que te puedes causar la muerte.–Replicó Judas: Yo, Maestro, deseo serviros, empleando mis fuerzas en beneficio de vuestra congregación y por este camino lo haré mejor que por otro alguno, como lo ofrezco sin falta.–Con esta porfía de Judas en buscar y amar el peligro, justificó Dios su causa para dejarle entrar y perecer en él. Porque resistió a la luz y se endureció contra ella, y mostrándole el agua y el fuego12 , la vida y la muerte, extendió la mano y eligió su perdición, quedando justificada la justicia y engrandecida la misericordia del Altísimo, que tantas veces se le fue a convidar y entrar por las puertas de su corazón, de donde le arrojó y admitió al demonio. Otras cosas diré más adelante13, de las infelices maldades de Judas, para escarmiento de los mortales, por no alargar más este capítulo y porque pertenecen a otro lugar de la Historia donde sucedieron. ¿Quién de los hombres sujetos a pecar no temerá con gran pavor, viendo otro de su misma naturaleza, que en la escuela de Cristo y de su santísima Madre, criado a los pechos de su doctrina y milagros, en tan breve tiempo pasase del estado de apóstol santo, justo, y que hacía los mismos milagros y maravillas que los demás, a otro estado de demonio, y que de sencilla oveja se convirtiese en lobo carnicero y sangriento? Por pecados veniales comenzó Judas y de ellos pasó a los gravísimos y más horrendos. Entregóse al demonio, que ya tenía sospechas de que Cristo nuestro Señor era Dios, y la ira que tenía contra él descargó en este infeliz discípulo separado de la pequeña grey. Pero si ahora es el mismo y mayor el furor de Lucifer, después que a su pesar conoció a Cristo por verdadero Dios y Redentor, ¿qué puede esperar el alma que se entrega a tan inhumano y cruel enemigo, tan ansioso y vehemente para nuestra condenación eterna?
Doctrina de la Reina del cielo María Santísima.
1097. Hija mía, todo lo que has escrito en este capítulo es un aviso de los más importantes para todos los que viven en carne mortal y con peligro de perder el bien eterno, porque en solicitar la intercesión de mis ruegos y clemencia y en temer con discreción los juicios del Altísimo, se reduce el eficaz medio de la salvación y adelantarse en el premio. Y quiero que de nuevo entiendas cómo, entre los secretos divinos que mi Hijo santísimo reveló a su amado y mío Juan en la noche de la cena, fue uno de que este amor le había adquirido por el que me tenía y que Judas había caído por haber despreciado la piedad que yo mostré con él. Y entonces entendió el evangelista grandes sacramentos de los que la divina diestra me comunicó y obró conmigo, y en lo que me había de ejercitar en la pasión, trabajar y padecer, y le mandó el Señor que tuviese especial cuidado de mí. Carísima, la pureza del alma que de ti quiero ha de ser más que de ángel, y si te dispones para alcanzarla conseguirás también el ser mi hija carísima como Juan y esposa muy amada y regalada de mi Hijo y Señor. Este ejemplo y la ruina de Judas te servirán siempre de estímulo y de escarmiento, para que solicites mi amor y agradezcas el que sin merecerlo te manifiesto.
1098. Y quiero también que entiendas otro secreto ignorado del mundo, que uno de los pecados más feos y aborrecidos del Señor es que sean poco estimados los justos y amigos de la Iglesia y en especial yo que fui escogida para Madre suya y remedio universal de todos. Y si el no amar a tos enemigos y despreciarlos es tan odioso al Señor y a los santos del cielo, ¿cómo sufrirá que se haga esto con sus amigos carísimos, donde tiene puestos sus mismos ojos y amor? Este consejo monta mucho más de lo que puedes conocer en la vida mortal y es una de las señales de reprobación aborrecer a los justos. Guárdate de este peligro y no juzgues a nadie, y menos a los que te reprenden y enseñan; no te dejes inclinar a cosa terrena, y menos a los oficios de gobierno, donde lo sensible y humano arrastra a los que sólo atienden a ello, turba el juicio y oscurece la razón; a nadie envidies la honra ni otras cosas aparentes, ni apetezcas ni pidas al Señor otra cosa más que su amor y amistad santa, porque la criatura está llena de inclinaciones muy ciegas y, si no las detiene, suele desear y pedir lo que ha de ser su perdición, y alguna vez se lo concede el Señor por castigo de aquellos y otros pecados y por sus ocultos juicios, como sucedió a Judas, y en estos bienes temporales que tanto codician reciben el premio de alguna buena obra si la hicieron. Y en esto entenderás el engaño de muchos amadores del mundo, que se juzgan por dichosos y afortunados cuando todo lo que desean lo consiguen a satisfacción de sus terrenas inclinaciones. Esta es su mayor infelicidad, porque no les queda que recibir del premio eterno, como a los justos que despreciaron el mundo y en él muchas veces les suceden adversidades, y el Señor tal vez les niega sus deseos en cosas temporales, para excusarlos y apartarlos de peligro. Y porque no caigas tú en él, te amonesto y mando que jamás te inclines ni apetezcas cosa humana: aparta tu voluntad de todo, consérvala libre y señora, líbrala del cautiverio y esclavitud que se le sigue a su peso e inclinación, no quieras más de lo que fuere voluntad del Altísimo, que Su Majestad tiene cuidado de los que se dejan a su divina Providencia.

Los comentarios están cerrados.