LIBRO VI – CAPITULO 3

CAPITULO 3
La humildad de María Santísima en los milagros que obraba Cristo nuestro Salvador y la que enseñó a los apóstoles, para los que ellos habían de obrar en la virtud divina, y otras advertencias.
1053. El principal argumento de toda la Historia de María santísima, si con atención se considera, es una demostración clarísima de la humildad de esta gran Reina y Señora de los humildes; virtud tan inefable en ella, que ni puede ser dignamente alabada, ni con proporción encarecida, porque ni de los hombres ni de los ángeles fue suficientemente comprendida en su impenetrable profundidad. Pero así como en todas las confecciones y medicinas saludables entra la suavidad y dulzura del azúcar y a todas les da su punto, acomodándose a ellas aunque sean más diferentes, así en todas las virtudes de María santísima y en sus obras entra la humildad, levantándolas de punto y acomodándolas al gusto del altísimo Señor y de los hombres, de suerte que por la humildad la miró Su Majestad y la eligió, y por ella misma todas las naciones la llaman bienaventurada1. No perdió la prudentísima Señora un punto, ni ocasión, ni tiempo ni lugar en toda su vida, que dejase perder sin obrar las virtudes que podía, pero mayor maravilla fue que no hiciese obra de virtud sin que entrase en ella su rara humildad. Esta virtud la levantó sobre todo lo que no fue el mismo Dios; pero así como en humildad venció María santísima a todas las criaturas, también por ella venció en su modo al mismo Dios, para hallar tanta gracia en sus ojos2 que ninguna gracia le negó el Señor para sí ni para otros, si ella la pidiese. Venció la humildísima Señora a todas las criaturas en humildad, porque en su casa, como queda dicho en la primera parte3, venció a su madre santa Ana y sus domésticos para que la dejasen ser humilde; en el templo, a todas las doncellas y compañeras; en el matrimonio, a san José; en los ministerios humildes, a los ángeles; en las alabanzas, a los apóstoles y evangelistas para que las ocultasen; al Padre y al Espíritu Santo los venció con la humildad para que le ordenasen; y a su Hijo santísimo, para que la tratase de suerte que no diese motivo a ser alabada de los hombres con sus milagros y doctrina.
1054. Este linaje de humildad tan generosa de que ahora trato fue sola para la humildísima entre los humildes, porque ni los demás hijos de Adán ni los mismos ángeles pueden llegar a ella por la circunstancia de las personas, cuando por otras causas no desfalleciéramos tanto en esta virtud. Entenderemos esta verdad, advirtiendo que en los demás mortales con la mordedura de la antigua serpiente quedó tan entrañado el veneno de la soberbia, que para echarle fuera ordenó la divina sabiduría que sirviese de medicina el efecto del mismo pecado, para que el conocimiento de los propios defectos, y tan propios de cada uno, nos dieran a conocer nuestra bajeza, que no conocimos en el ser que tuvimos. Claro está que aunque tenemos alma espiritual, pero en este orden tiene el inferior grado, como Dios tiene el supremo y la naturaleza angélica el medio, y por la parte del cuerpo no sólo somos del ínfimo elemento, que es tierra, pero de lo inmundo de ella, que es el barro. Y todo esto no fue ocioso en la sabiduría y poder divino, sino con acuerdo grande, para que el barro tomase su lugar y siempre se reputase para el ínfimo asiento y estuviese en él, aunque se viese más aliñado y adornado de gracias, porque estaban en vaso frágil de barro y polvo. Pero todos perdimos el juicio y desatinamos en esta virtud y humildad tan legítima del ser del hombre, y para restituirnos a otra es necesario que experimentemos, en el fomes y sus pasiones y en nuestras desconcertadas acciones, que somos viles y contentibles. Y aun no basta experimentarlo cada día, para que nos vuelva el seso y confesemos que es inicua perversidad apetecer honra y excelencia humana, quien por naturaleza es polvo y barro y por sus obras indigno aun de tan bajo y terreno ser.
1055. Sola María santísima, sin haberle tocado la culpa de Adán ni sus efectos peligrosos y feos, conoció el arte de la mayor humildad y la llevó a su punto, y sólo porque conoció el ser de la criatura se humilló más que todos los hijos de Adán, conociendo ellos sobre el ser terreno sus pecados propios. Los demás, si fueron humildes, fueran primero humillados, y por la humillación entraron como compelidos en la humildad, y han de confesar con David4: Antes que me humillara delinquí; y en otro verso: Bueno fue, Señor, para mí que me humillaste para venir a conocer tus justificaciones. Pero la Madre de la humildad no entró en ella por la humillación, y antes fue humilde que humillada, y nunca humillada con culpas ni pasiones, sino siempre generosamente humilde. Y si los ángeles no entran en cuenta con los hombres, porque son de superior jerarquía y naturaleza, sin pasiones ni culpas, con todo eso no pudieron estos soberanos espíritus alcanzar la humildad de María santísima, aunque también se humillaron ante su Criador por ser hechuras suyas. Pero lo que tuvo María santísima de ser terreno y humano, eso le fue motivo para aventajarse a los ángeles por esa parte, que no les pudo mover tanto a ellos su propio ser espiritual para abatirse tanto como esta divina Señora. Y sobre esto se añade la dignidad de ser Madre de Dios y Señora de todas las criaturas y de los mismos ángeles, que ninguno de ellos pudo reconocer en sí dignidad ni excelencia que levantase tanto de punto la virtud de la humildad, como se hallaba en nuestra divina Maestra.
1056. En esta excelencia fue singular y única; que siendo Madre del mismo Dios y Reina de todo lo criado, no ignorando esta verdad, ni los dones de gracia que para ser digna Madre había recibido, ni las maravillas que por ellos obraba, y que todos los tesoros del cielo depositaba el Señor en sus manos y a su disposición, con todo eso, ni por madre, ni por inocente, ni por poderosa y favorecida, ni por sus obras milagrosas, ni por las de su Hijo santísimo, se levantó jamás su corazón del lugar más ínfimo entre todas las criaturas. ¡Oh rara humildad! ¡Oh fidelidad nunca vista entre los mortales! ¡Oh sabiduría que ni los ángeles pudieron alcanzar entre sí mismos! ¿Quién hay que siendo conocido de todos por el mayor, se desconozca él solo y repute por el más pequeño? ¿Quién supo esconder de sí mismo lo que todos publican de él? ¿Quién para sí fue contentible, siendo para todos admirable? ¿Quién entre la suma excelencia y alteza no perdió de vista la bajeza y convidado con el lugar supremo eligió el ínfimo, y esto no por necesidad ni tristeza, no con impaciencia y forzada, sino con todo corazón, verdad y fidelidad? ¡Oh hijos de Adán, qué tardos y qué torpes somos en esta ciencia divina! ¡Cómo es necesario que nos oculte muchas veces el Señor nuestros bienes propios, o que con ellos nos cargue algún lastre o contrapeso, para que no demos al través con todos sus beneficios y no meditemos ocultamente alguna rapiña de la gloria que se le debe como autor de todo! Entendamos, pues, cuán bastarda es nuestra humildad y cuán peligrosa, aunque alguna vez la tengamos, pues el Señor –digámoslo así a nuestro modo– ha menester tanto tiento y cuidado en fiarnos algún beneficio o virtud, por la delicadeza de nuestra humildad, y pocas veces nos fía sus dones sin que en ellos eche alguna sisa nuestra ignorancia, a lo menos de complacencia y liviana alegría.
1057. Admiración fue para los ángeles de María santísima, en los milagros de Cristo nuestro Señor, ver el proceder y humildad que en ellos tenía la gran Señora, porque no estaban acostumbrados a ver en los hijos de Adán, ni aun entre sí mismos, aquel modo de abatimiento entre tanta excelencia y obras tan gloriosas; ni se admiraban tanto los divinos espíritus de las maravillas del Salvador, porque ya habían conocido y experimentado en ellas su omnipotencia, como de la fidelidad incomparable con que la beatísima Señora reducía todas aquellas obras en gloria del mismo Dios, reputándose a si misma por tan indigna como si fuera beneficio suyo no dejarlas de hacer su Hijo santísimo por estar ella en el mundo. Y este género de humildad caía sobre ser ella el instrumento que casi en todas las obras milagrosas movía con sus peticiones al Salvador actualmente para que las hiciese; a más de que, como en otras partes he dicho5, si María santísima no interviniera entre los hombres y Cristo, no llegara el mundo a tener la doctrina del evangelio ni mereciera recibirla.
1058. Eran los milagros y obras de Cristo nuestro Señor tan nuevas en el mundo, que no podía dejar de resultar para su Madre santísima gran gloria y estimación, porque no sólo era conocida de los discípulos y apóstoles, sino que los nuevos fieles acudían casi todos a ella, confesándola por Madre del verdadero Mesías, y dábanle muchos parabienes de las maravillas que hacía su Hijo santísimo. Y todos estos sucesos eran un nuevo crisol de su humildad, porque se pegaba con el polvo y se deshacía en su estimación sobre todo pensamiento criado. Y no se quedaba en este abatimiento tarda y desagradecida, porque junto con humillarse por todas las obras admirables de Cristo daba dignas gracias al eterno Padre por cada una de ellas y llenaba el vacío de la ingratitud humana. Y con la oculta correspondencia que su alma purísima tenía con la del mismo Salvador, le prevenía para que divirtiese la gloria que los oyentes de su divina palabra la daban a ella, como sucedió en algunas ocasiones de las que cuentan los evangelistas. La una, cuando dio salud al endemoniado mudo, y porque los judíos lo atribuyeron al mismo demonio, despertó el Señor aquella mujer fiel que a voces dijo: Bienaventurado el vientre que te trajo y los pechos que te dieron leche6. Oyendo estas razones la humilde y advertida Madre, pidió en su interior a Cristo nuestro Señor que divirtiese de ella aquella alabanza, y condescendió Su Majestad con ella de tal manera, que la alabó más por otro modo entonces oculto, porque dijo el Señor: Antes son bienaventurados los que oyen la palabra de Dios y la guardan 7. Y con estas palabras deshizo la honra que a María purísima le daban por Madre y se la dio por santa, enseñando a los oyentes de camino lo esencial de la virtud común a todos, en que su Madre era singular y admirable, aunque por entonces no lo entendieron.
1059. El otro suceso fue, cuando refiere san Lucas que estando predicando nuestro Salvador le dijeron que venían a él su Madre y hermanos y no podían llegar a donde estaba por la multitud de la gente; y la prudentísima Virgen, previniendo algún aplauso de los que la conocían por Madre del Salvador, pidió a Su Majestad lo divirtiese, como lo hizo respondiendo: Mi Madre y mis hermanos son los que hacen la voluntad de mi Padre, oyen su palabra y la cumplen8. Y en estas razones tampoco excluyó el Señor a su Madre de la honra que merecía por su santidad, antes bien la comprendió más que a todos; pero diósela de suerte que no fuese celebrada entre los circunstantes, y ella consiguiese su deseo de que sólo el Señor fuese conocido y alabado por sus obras. En estos sucesos advierto que los digo como diferentes, porque así lo he entendido, y que fueron en diferentes lugares y ocasiones, como lo refiere san Lucas en los capítulos 8 y 11. Y porque san Mateo en el capítulo 12 refiere el mismo milagro de la cura del endemoniado mudo y luego dice que avisaron al Salvador que su Madre estaba fuera con sus hermanos y le querían hablar y lo demás que acabo de referir, por esto algunos expositores sagrados han juzgado que todo lo dicho en estos dos sucesos fue junto y sola una vez. Pero habiéndolo yo preguntado de nuevo por orden de la obediencia, me fue respondido que fueron casos diferentes los que cuenta san Lucas en diversas ocasiones, como se puede colegir de lo demás que contienen los dos capítulos del evangelista antes de las palabras referidas; porque después del milagro del endemoniado refiere san Lucas9 el suceso de la mujer que dijo: Beatus venter, etcétera. Y el otro suceso refiere en el capítulo 8, después que predicó el Señor la parábola de la semilla, y el uno y otro suceso fue inmediato a lo que acababa de referir.
1060. Para que mejor se entienda que no discordan los evangelistas, y la razón por qué fue la Reina santísima a buscar a su Hijo en las ocasiones que dicen, advierto que para dos fines iba de ordinario la divina Madre a donde predicaba Cristo nuestro Salvador y Maestro. El uno por oírle, como arriba dije10; el otro, porque era necesario pedirle algún beneficio para las almas, por la conversión de algunas y salud de los enfermos y necesitados; porque estas causas y el remedio de ellas las tomaba por su cuenta la piadosísima Señora, como sucedió en las bodas de Caná. Y para estos y otros fines bien ordenados iba a buscarle, o avisada de los santos ángeles o movida por la luz interior, y ésta fue la razón de ir a donde estaba Su Majestad en las ocasiones que refieren los evangelistas. Y como no sucedía esto sola una vez sino muchas, y el concurso de la gente que seguía la predicación del Salvador era tan grande, por esto sucedió que las dos veces que refieren los evangelistas, y otras que no dicen, fuese avisado de que su Madre y hermanos le buscaban, y en estas dos ocasiones respondió las palabras que dicen san Mateo y san Lucas. Y no es maravilla que en diferentes partes y lugares repitiese las mismas, como lo hizo de aquella sentencia: Todo aquel que se ensalzare será humillado; y el que se humillare será ensalzado; que la dijo el Señor una vez en la parábola del publicano y fariseo y otra en la de las convidados a las bodas, como lo refiere san Lucas en los capítulos 14 y 1811, y aun san Mateo12 lo cuenta en otra ocasión.
1061. Y no sólo fue humilde para sí María santísima, sino que fue gran maestra de los apóstoles y discípulos en esta virtud, porque era necesario que se fundasen y arraigasen en ella para los dones que habían de recibir y las maravillas que con ellos habían de obrar, no sólo adelante en la fundación de la Iglesia, sino también desde luego en su predicación. Los sagrados evangelistas dicen que nuestro celestial Maestro envió delante de sí primero a los apóstoles13 y después a los setenta y dos discípulos14 , y les dio potestad de hacer milagros expeliendo demonios y curando enfermos. Y la gran Maestra de los humildes les advirtió y exhortó con ejemplo y palabras de vida cómo se habían de gobernar en obrar estas maravillas. Y con su enseñanza y peticiones se les infundió a los apóstoles nuevo espíritu de profunda humildad y sabiduría para conocer con más claridad cómo aquellos milagros los hacían en virtud del Señor y que a su poder y bondad sola se le debía toda la gloria de aquellas obras, porque ellos eran unos puros instrumentos; y como al pincel no se le debe la gloria de la pintura, ni a la espada de la victoria, y todo se le atribuye al pintor y al capitán o soldado que lo mueve o gobierna, así la honra y alabanza de las maravillas que harían, toda la habían de remitir a su Señor y Maestro, de quien todo bien se deriva. Y es de advertir que nada de esta doctrina se halla en los evangelios que les dijese el Señor a los apóstoles antes que fuesen a la predicación, porque esto lo hizo la divina Maestra. Y con todo eso, cuando volvieron los discípulos a la presencia de Cristo nuestro Señor y muy alegres le dijeron que en su nombre se les habían sujetado los demonios15 entonces el Señor les advirtió que les había dado aquella potestad, pero que no se holgasen por aquellas obras, sino porque sus nombres estaban escritos en el cielo. Tan delicada como esto es nuestra humildad, que aun en los mismos discípulos del Señor tuvo necesidad de tantos magisterios y preservativos.
1062. Para fundar después la santa Iglesia, fue más importante esta ciencia de la humildad que Cristo nuestro Maestro y su Madre santísima enseñaron a los apóstoles, por las maravillas que obraron en virtud del mismo Señor, en confirmación de la fe y predicación del evangelio; porque los gentiles, acostumbrados a dar ciegamente divinidad a cualquiera cosa grande y nueva, viendo los milagros que los apóstoles hacían, los quisieron adorar por dioses, como sucedió a san Pablo y san Bernabé en Licaonia, por ver curado un tullido desde su nacimiento16, y a san Pablo le llamaban Mercurio y a san Bernabé Júpiter. Y después en la isla de Malta, porque san Pablo no murió de la picadura de una víbora como sucedía a todos los que estas serpientes mordían, le llamaron Dios17. Todos estos misterios y razones prevenía María santísima con la plenitud de su ciencia, y como coadjutora de su Hijo santísimo concurría en la obra de Su Majestad y de la fundación de la ley de gracia. En el tiempo de la predicación, que fue tres años, subió Cristo nuestro Señor a celebrar la Pascua a Jerusalén tres veces, y siempre le acompañó su beatísima Madre y se halló presente cuando a la primera ocasión sacó del templo con el azote a los que vendían ovejas, palomas y bueyes en aquella casa de Dios. En estas obras y en las demás que hizo el Salvador ofreciéndose al Padre en aquella ciudad y lugares donde había de padecer, en todas le siguió y acompañó la gran Señora, con admirables afectos de encumbrado amor y acciones de virtudes heroicas, según y como le tocaba, sin perder alguna, y dando a todas la plenitud de perfección que cada una pedía en su orden y ejercitando principalmente la caridad ardentísima que tenía derivada del ser de Dios, que, como estaba en Su Majestad y Dios en ella, era caridad del mismo Señor la que ardía en su pecho y la encaminaba a solicitar el bien de los prójimos con todas sus fuerzas y conato.
Doctrina que me dio la misma Reina del cielo.
1063. Hija mía, toda su maldad y astucia estrenó la antigua serpiente en borrar del corazón humano la ciencia de la humildad, que como semilla santa sembró en él la clemencia de su Hacedor, y en su lugar derramó este enemigo la impía zizaña de la soberbia. Para arrancar ésta y restituirse el alma al bien perdido de la humildad, es necesario que consienta y quiera ser humillada de otras criaturas y que pida al Señor con incesantes deseos y verdadero corazón esta virtud y los medios para conseguirla. Muy contadas son las almas que se aplican a esta sabiduría y alcanzan la humildad con perfección, porque requiere un vencimiento lleno y total de toda la criatura, a que llegan muy pocos, aun de los que profesan la virtud; porque este contagio ha penetrado tanto las potencias humanas, que casi en todas las obras se refunde, y apenas hay alguna en los hombres que no salga con algún sabor de soberbia, como la rosa con espinas y el grano con la arista. Por esta razón hace el Altísimo tanto aprecio de los verdaderos humildes, y aquellos que alcanzan por entero el triunfo de la soberbia los levanta y coloca con los príncipes de su pueblo y los tiene por hijos regalados y los exime en cierto modo de la jurisdicción del demonio, ni él se les atreve tanto, porque teme a los humildes y sus victorias le atormentan más que las llamas del fuego que padece.
1064. El tesoro inestimable de esta virtud deseo yo, carísima, que llegues a poseer con plenitud y que entregues al Muy Alto todo tu corazón dócil y blando, para que como cera fácil imprima sin resistencia en él la imagen de mis operaciones humildes. Y habiéndote manifestado tan ocultos secretos de este sacramento, es grande la deuda que tienes de corresponder a mi voluntad y no perder punto ni ocasión que te puedas humillar y adelantar en esta virtud que dejes de hacerlo, como conoces que yo lo hice, siendo Madre del mismo Dios y en todo llena de pureza y gracia, y con mayores dones me humillé más, porque en mi estimación excedían más a mis merecimientos y crecían mis obligaciones. Todos los demás hijos de Adán sois concebidos en pecado y ninguno hay que por sí mismo no peque. Y si nadie puede negar esta verdad de su naturaleza infecta, ¿qué razón hay para que no se humille a Dios y a los hombres? El abatirse hasta la tierra y ponerse en el último lugar después del polvo, no es grande humildad para quien ha pecado, porque siempre tiene más honra de la que merece, y el humilde verdadero ha de bajar a menos lugar del que le toca. Si todas las criaturas le desprecian y aborrecen o le ofenden, si se reputa por digno del infierno, todo esto será justicia más que humildad, porque todo es darle su merecido. Pero la profunda humildad extiéndese a desear mayor humillación de la que le corresponde de justicia al humilde. Y por esto es verdad que ninguno de los mortales puede llegar al género de humildad que yo tuve, como lo has entendido y escrito, pero el Altísimo se da por servido y obligado de que se humillen en lo que pueden y deben de justicia.
1065. Vean ahora los pecadores soberbios su fealdad y entiendan son monstruos del infierno en imitar a Lucifer en la soberbia. Porque este vicio le halló hermoso y con grandes dones de gracia y naturaleza, y aunque se desvaneció de los bienes recibidos, pero en efecto los poseía y los tenía como por suyos; mas el hombre, que es barro, y sobre eso ha pecado y está lleno de fealdad y abominaciones, monstruo es si se quiere engreír y desvanecer, y por este desatino excede al mismo demonio, porque ni tiene la naturaleza tan noble, ni la gracia y hermosura que tenía Lucifer. Y este enemigo y sus secuaces desprecian y hacen burla de los hombres que con tan bajas condiciones se ensoberbecen, porque conocen su locura y delirio contentible y vano. Atiende, pues, hija, a este desengaño y humíllate más que la tierra, sin mostrar más sentimiento que ella cuando el Señor por sí o por las criaturas te humilla. De ninguna te juzgues agraviada ni te des por ofendida; y si aborreces la ficción y mentira, advierte que la mayor es apetecer honra y lugar alto el que por cualquiera pecado, aunque sea leve, merece estar debajo de todo lo visible y más ínfimo del mundo. No atribuyas a las criaturas lo que Dios hace para humillarte a ti y a ellas con aflicciones y tribulaciones, porque esto es quejarse de los instrumentos, y es orden de la divina misericordia afligir con castigos, para reducir a los hombres a su humillación. Y así lo hace hoy Su Majestad con los trabajos que padecen estos reinos, si acabasen de conocerlo. Humíllate en la divina presencia por ti y por todos tus hermanos para aplacar su enojo, como si tú sola fueras culpada y como si no hubieras satisfecho, pues en la vida nadie puede saber si lo ha hecho, y procura aplacarle como si tú sola le hubieras ofendido. Y en los dones y favores que has recibido y recibieres muéstrate agradecida, como quien menos merece y tanto debe, y con este estímulo humíllate más que todos y trabaja sin cesar para que en parte satisfagas a la divina piedad, que tan liberal se ha mostrado contigo.

Los comentarios están cerrados.