LIBRO VI – CAPITULO 14

CAPITULO 14
La fuga y división de los apóstoles con la prisión de su Maestro, la noticia que tuvo su Madre Santísima y lo que hizo en esta ocasión, la condenación de Judas y turbación de los demonios con lo que iban conociendo.
1240. Ejecutada la prisión de nuestro Salvador Jesús como queda dicho, se cumplió el aviso que a los apóstoles había dado en la cena, que aquella noche padecerían todos grande escándalo sobre su persona1 y que Satanás los acometería para zarandarlos como al trigo2 . Porque cuando vieron prender y atar a su divino Maestro y que ni su mansedumbre y palabras tan dulces y poderosas, ni sus milagros y doctrina sobre tan inculpable conversación de vida no habían podido aplacar la ira de los ministros, ni templar la envidia de los pontífices y fariseos, quedaron muy turbados los afligidos apóstoles. Y con el natural temor se acobardaron, perdiendo el ánimo y el consejo de su Maestro, y comenzando a vacilar en la fe cada uno de ellos imaginaba cómo se pondría en salvo del peligro que los amenazaba, viendo lo que con su Maestro y Capitán iba sucediendo. Y como todo aquel escuadrón de soldados y ministros acometió a prender y encadenar al mansísimo Cordero Jesús, con quien todos estaban irritados y ocupados, entonces los apóstoles, aprovechando la ocasión, huyeron sin ser vistos ni atendidos de los judíos; que cuanto era de su parte, si lo permitiera el Autor de la vida, sin duda prendieran a todo el apostolado y más viéndolos huir como cobardes o reos, pero no convenía que entonces fueran presos y padecieran. Y esta voluntad manifestó nuestro Salvador cuando dijo que si buscaban a Su Majestad dejasen ir libres a los que le acompañaban3 , y así lo dispuso con la fuerza de su divina providencia. Pero el odio de los pontífices y fariseos también se extendía
contra los apóstoles, para acabar con todos ellos si pudieran, y por eso le preguntó el pontífice Anás al divino Maestro por sus discípulos y doctrina4 .
1241. Anduvo también Lucifer en esta fuga de los apóstoles, ya alucinado y perplejo, ya redoblando la malicia con varios fines. Por una parte deseaba extinguir la doctrina del Salvador del mundo y a todos sus discípulos, para que no quedara memoria de ellos, y para esto era conforme a su deseo que fuesen presos y muertos por los judíos. Y este acuerdo no le pareció fácil de conseguir al demonio y reconociendo la dificultad procuró incitar a los apóstoles y turbarlos con sugestiones, para que huyesen y no viesen la paciencia de su Maestro en la pasión, ni fuesen testigos de lo que en ella sucediese. Temió el astuto dragón que con la nueva doctrina y ejemplo quedarían los apóstoles más confirmados y constantes en la fe y resistirían a las tentaciones que contra ella les arrojaba, y le pareció que si entonces comenzasen a titubear los derribaría después con nuevas persecuciones que les levantaría por medio de los judíos, que siempre estarían prontos para ofenderles por la enemiga de su Maestro. Con este mal consejo se engañó a sí mismo el demonio, y cuando conoció que los apóstoles estaban tímidos, cobardes y muy caídos de corazón con la tristeza, juzgó este enemigo que aquella era la peor disposición de la criatura y para sí la mejor ocasión de tentarlos y les acometió con rabioso furor proponiéndoles grandes dudas y recelos contra el Maestro de la vida y que le desamparasen y huyesen. Y en cuanto a la fuga no resistieron como en muchas de las sugestiones falsas contra la fe, aunque también desfallecieron en ella unos más y otros menos, porque en esto no fueron todos igualmente turbados ni escandalizados.
1242. Dividiéronse unos de otros huyendo a diferentes partes, porque todos juntos era dificultoso ocultarse, que era lo que entonces pretendían. Solos Pedro y Juan se juntaron para seguir de lejos a su Dios y Maestro hasta ver el fin de su pasión. Pero en el interior de cada uno de los once apóstoles pasaba una contienda de sumo dolor y tribulación, que les prensaba el corazón sin dejarles consuelo ni descanso alguno. Peleaban de una parte la razón, la gracia, la fe, el amor y la verdad; de otra las tentaciones, sospechas, temor y natural cobardía y tristeza. La razón y la luz de la verdad les reprendían su inconstancia y deslealtad en haber desamparado a su Maestro, huyendo como cobardes del peligro, después de estar avisados y haberse ofrecido ellos tan poco antes a morir con él si fuera necesario. Acordábanse de su negligente inobediencia y descuido en orar y prevenirse contra las tentaciones, como su mansísimo Maestro se lo había mandado. El amor que le tenían por su amable conversación y dulce trato, por su doctrina y maravillas, y el acordarse que era Dios verdadero, les animaba y movía para que volviesen a buscarle y se ofreciesen al peligro y a la muerte como fieles siervos y discípulos. A esto se juntaba acordarse de su Madre santísima y considerar su dolor incomparable y la necesidad que tendría de consuelo, y deseaban ir a buscarle y asistirle en su trabajo. Por otra parte pugnaban en ellos la cobardía y el temor para entregarse a la crueldad de los judíos y a la muerte, a la confusión y persecución. Para ponerse en presencia de la dolorosa Madre, les afligía y turbaba que los obligaría a volver donde estaba su Maestro, y si con ella estarían menos seguros porque los podían buscar en su casa. Sobre todo esto eran las sugestiones de los demonios impías y terribles. Porque les arrojaba el dragón en el pensamiento terribles imaginaciones de que no fuesen homicidas de sí mismos entregándose a la muerte, y que su Maestro no se podía librar a sí y menos podría sacarlos a ellos de las manos de los pontífices, y que en aquella ocasión le quitarían la vida y con eso se acabaría toda la dependencia que de él tenían, pues no le verían más, y que no obstante que su vida parecía inculpable, con todo eso enseñaba algunas doctrinas muy duras y algo ásperas hasta entonces nunca vistas y que por ellas le aborrecían los sabios de la ley y los pontífices y todo el pueblo estaba indignado contra él, y que era fuerte cosa seguir a un hombre que había de ser condenado a muerte infame y afrentosa.
1243. Esta contienda y lucha interior pasaba en el corazón de los fugitivos apóstoles, y entre unas y otras razones pretendía Satanás que dudasen de la doctrina de Cristo y de las profecías que hablaban de sus misterios y pasión. Y como en el dolor de este conflicto no hallaban esperanza de que su Maestro saliese con vida del poder de los pontífices, llegó el temor a pasar en una tristeza y melancolía profunda, con que eligieron el huir del peligro y salvar sus vidas. Y esto era con tal pusilanimidad y cobardía, que en ningún lugar se juzgaban aquella noche por seguros y cualquiera sombra o ruido los sobresaltaba. Y añadióles mayor temor la deslealtad de Judas, porque temían irritaría también contra ellos la ira de los pontífices, por no volver a verse con ninguno de dos once, después de perpetrada su alevosía y traición. San Pedro y san Juan, como más fervientes en el amor de Cristo, resistieron al temor y al demonio más que los otros y quedándose los dos juntos determinaron seguir a su Maestro con algún retiro. Y para tomar esta resolución les ayudó mucho el conocimiento que tenía san Juan con el pontífice Anás, entre el cual y Caifás andaba el pontificado, alternando los dos; y aquel año lo era Caifás, que había dado el consejo profético en el concilio, de que importaba muriese un hombre para que todo el mundo no pereciese5 . Este conocimiento de san Juan se fundaba en que el apóstol era tenido por hombre principal, y en su linaje noble, en su persona afable y cortés, y de condiciones muy amables. Con esta confianza fueron los dos apóstoles siguiendo a Cristo nuestro Señor con menos temor. A la gran Reina del cielo tenían en su corazón los dos apóstoles, lastimados de su amargura y deseosos de su presencia para aliviarla y consolarla cuanto fuera posible, y particularmente se señaló en este afecto devoto el evangelista san Juan.
1244. La divina Princesa desde el cenáculo en esta ocasión estaba mirando por inteligencia clarísima no sólo a su Hijo santísimo en su prisión y tormentos, sino junto con esto conocía y sabía todo cuanto pasaba por los apóstoles interior y exteriormente. Porque miraba su tribulación y tentaciones, sus pensamientos y determinaciones, y dónde estaba cada uno de ellos y lo que hacía. Pero aunque todo le fue patente a la candidísima paloma, no sólo no se indignó con los apóstoles, ni jamás les dio en rostro con la deslealtad que habían cometido, antes bien ella fue el principio y el instrumento de su remedio, como adelante diré6 .Y desde entonces comenzó a pedir por ellos, y con dulcísima caridad y compasión de madre dijo en su interior: Ovejas sencillas y escogidas, ¿por qué dejáis a vuestro amantísimo Pastor que cuidaba de vosotros y os daba pasto y alimento de vida eterna? ¿Por qué, siendo discípulos de tan verdadera doctrina, desamparáis a vuestro Bienhechor y Maestro? ¿Cómo olvidáis aquel trato tan dulce y amoroso que atraía a sí vuestros corazones? ¿Por qué escucháis al maestro de la mentira, al lobo carnicero que pretende vuestra ruina? ¡Oh amor mío dulcísimo y pacientísimo, qué manso, qué benigno y misericordioso os hace el amor de los hombres! Alargad vuestra piedad a esta pequeña grey a quien el furor de la serpiente ha turbado y derramado. No entreguéis a las bestias las almas que os han confesado7 . Grande espera tenéis con los que elegís para vuestros siervos y grandes obras habéis hecho con vuestros discípulos. No se malogre tanta gracia, ni reprobéis a los que escogió vuestra voluntad para fundamentos de vuestra Iglesia. No se gloríe Lucifer de que triunfó a vuestra vista de lo mejor de vuestra casa y familia. Hijo y Señor mío, mirad a vuestro amado discípulo Juan, a Pedro y Jacobo favorecidos de vuestro singular amor y voluntad. A todos los demás también volved los ojos de vuestra clemencia y quebrantad la soberbia del dragón, que con implacable crueldad los ha turbado.
1245. A toda capacidad humana y angélica excede la grandeza de María santísima en esta ocasión y las obras que hizo y plenitud de santidad que manifestó en los ojos y beneplácito del Altísimo. Porque sobre los dolores sensibles y espirituales que padeció de los tormentos de su Hijo santísimo y de las injurias afrentosas que padeció su divina persona, cuya veneración y ponderación estaba en lo sumo en la prudentísima Madre, sobre todo esto se le juntó el dolor de la caída de los apóstoles, que sola Su Majestad sabía ponderarla. Y miraba su fragilidad y el olvido que habían mostrado de los favores, doctrina, avisos y amonestaciones de su Maestro, y esto en tan breve tiempo, después de la cena, del sermón que en ella hizo y de la comunión que les había dado, con la dignidad de sacerdotes en que los dejaba tan levantados y obligados. Conocía también su peligro de caer en mayores pecados, por la sagacidad con que Lucifer y sus ministros de tinieblas trabajaban por derribarlos y la inadvertencia con que el temor tenía poseídos los corazones de todos los apóstoles más o menos. Y por todo esto multiplicó y acrecentó las peticiones hasta merecerles el remedio y que su Hijo santísimo los perdonase y acelerase sus auxilios, para que luego volviesen a la fe y amistad de su gracia, que de todo esto fue María el instrumento eficaz y poderoso. En el ínterin recopiló esta gran Señora en su pecho toda la fe, la santidad, el culto y veneración de toda la Iglesia, que estuvo toda en ella como en arca incorruptible, conservando y encerrando la ley evangélica, el sacrificio, el templo y el santuario. Y sola María santísima era entonces toda la Iglesia, y sola ella creía, amaba, esperaba, veneraba y adoraba al objeto de la fe por sí, por los apóstoles y por todo el linaje humano. Y esto de manera que recompensaba, cuanto era posible a una pura criatura, las menguas y falta de fe de todo lo restante de los miembros místicos de la Iglesia. Hacía heroicos actos de fe, esperanza, amor, veneración y culto de la divinidad y humanidad de su Hijo y Dios verdadero y con genuflexiones y postraciones le adoraba y con admirables cánticos le bendecía, sin que el dolor íntimo y amargura de su alma destemplasen el instrumento de sus potencias, concertado y templado con la mano poderosa del Altísimo. No se entendía de esta gran Señora lo que dijo el Eclesiástico8, que la música en el dolor es importuna, porque sola María santísima pudo y supo en medio de sus penas aumentar la dulce consonancia de las virtudes.
1246. Dejando a los once apóstoles en el estado que se ha dicho, vuelvo a contar el infelicísimo término del traidor Judas, anticipando algo este suceso para dejarle en su lamentable y desdichada suerte y volver al discurso de la pasión. Llegó, pues, el sacrílego discípulo, con el escuadrón que llevaba preso a nuestro Salvador Jesús, a casa de los pontífices, Anás primero y después a Caifás; donde le esperaban con los escribas y fariseos. Y como el divino Maestro a vista de su pérfido discípulo era tan maltratado y atormentado con blasfemias y con heridas y todo lo sufría con silencio, mansedumbre y paciencia tan admirable, comenzó Judas a discurrir sobre su propia alevosía, conociendo que sola ella era la causa de que un hombre tan inculpable y bienhechor suyo fuese tratado con tan injusta crueldad sin merecerlo. Acordóse de los milagros que había visto, de la doctrina que le oyó, de los beneficios que le hizo y también se le representó la piedad y mansedumbre de María santísima y la caridad con que había solicitado su remedio y la maldad obstinada con que ofendió a Hijo y Madre por un vilísimo interés, y todos los pecados juntos que había cometido se le pusieron delante como un caos impenetrable y un monte inhabitable y grave.
1247. Estaba Judas, como arriba se dijo9, desamparado de la divina gracia después de la entrega que hizo con el ósculo y contacto de Cristo nuestro Salvador. Y por ocultos juicios del Altísimo, aunque estaba entregado en manos de su consejo, hizo aquellos discursos, permitiéndolo la justicia y equidad divina en la razón natural y con muchas sugestiones de Lucifer que le asistía. Y aunque discurría Judas y hacía juicio verdadero en lo que se ha dicho, pero, como estas verdades eran administradas por el padre de la mentira, juntaba a ellas otras proposiciones falsas y mentirosas, para que viniese a inferir, no su remedio y confianza de conseguirle, sino que aprehendiese la imposibilidad y desesperase de él, como sucedió. Despertóle Lucifer íntimo dolor de sus pecados, pero no por buen fin ni motivos de haber ofendido a la Verdad divina, sino por la deshonra que padecería con los hombres y por el daño que su Maestro, como poderoso en milagros, le podía hacer y que no era posible escaparse de él en todo el mundo, donde la sangre del Justo clamaría contra él. Con estos y otros pensamientos que le arrojó el demonio, quedó lleno de confusión, tinieblas y despechos muy rabiosos contra sí mismo. Y retirándose de todos, estuvo para arrojarse de muy alto en casa de los pontífices y no lo pudo hacer. Salióse fuera y como una fiera, indignado contra sí mismo, se mordía de los brazos y manos y se daba desatinados golpes en la cabeza, tirándose del pelo, y hablando desentonadamente se echaba muchas maldiciones y execraciones, como infelicísimo y desdichado entre los hombres.
1248. Viéndole tan rendido Lucifer, le propuso que fuese a los sacerdotes y confesando su pecado les volviese su dinero. Hízolo Judas con presteza y a voces les dijo aquellas palabras: Pequé entregando la sangre del Justa10 . Pero ellos no menos endurecidos le respondieron que lo hubiera mirado primero. El intento del demonio era, si pudiera impedir la muerte de Cristo nuestro Señor, por las razones que dejo dichas11 y diré más adelante. Con esta repulsa que le dieron los príncipes de los sacerdotes, tan llena de impiísima crueldad, acabó Judas de desconfiar, persuadiéndose que no sería posible excusar la muerte de su Maestro. Lo mismo juzgó el demonio, aunque hizo más diligencias por medio de Pilatos. Pero como Judas no le podía servir ya para su intento, le aumentó la tristeza y despechos y le persúadió que para no esperar más duras penas se quitase la vida. Admitió Judas este formidable engaño y saliéndose de la ciudad se colgó de un árbol seco, haciéndose homicida de sí mismo el que se había hecho deicida de su Criador. Sucedió esta infeliz muerte de Judas el mismo día del viernes a las doce, que es al mediodía, antes que muriera nuestro Salvador, porque no convino que su muerte y nuestra consumada redención cayese luego sobre la execrable muerte del traidor discípulo que con suma malicia le había despreciado.
1249. Recibieran luego los demonios el alma de Judas y la llevaron al infierno, pero su cuerpo quedó colgado y reventadas sus entrañas con admiración y asombro de todos, viendo el castigo tan estupendo de la traición de aquel pésimo y pérfido discípulo. Perseveró el cuerpo ahorcado tres días en lo público, y en este tiempo intentaron los judíos quitarle del árbol y ocultamente enterrarle, porque de aquel espectáculo redundaba grande confusión contra los sacerdotes y fariseos que no podían contradecir aquel testimonio de su maldad. Pero no pudieron con industria alguna derribar ni quitar el cuerpo de Judas de donde se había colgado, hasta que pasados tres días, por dispensación de la justicia divina, los mismos demonios le quitaron de la horca y le llevaron con su alma, para que en lo profundo del infierno pagase en cuerpo y alma eternamente su pecado. Y porque es digno de admiración temerosa lo que he conocido del castigo y penas que se le dieron a Judas, lo diré como se me ha mostrado y mandado. Entre las oscuras cavernas de los calabozos infernales estaba desocupada una muy grande y de mayores tormentos que las otras, porque los demonios no habían podido arrojar en aquel lago a ningún alma, aunque la crueldad de estos enemigos lo había procurado desde Caín hasta aquel día. Esta imposibilidad admiraba al infierno, ignorante del secreto, hasta que llegó el alma de Judas, a quien fácilmente arrojaron y sumergieron en aquel calabozo nunca antes ocupado de otro alguno de los condenados. Y la razón era, porque desde la creación del mundo quedó señalada aquella caverna de mayores tormentos y fuego que lo restante del infierno para los cristianos que recibido el bautismo se condenasen por no haberse aprovechado de los sacramentos, doctrina, pasión y muerte del Redentor y la intercesión de su Madre santísima. Y como Judas fue el primero que había participado de estos beneficios con tanta abundancia para su remedio y formidablemente los despreció, por esto fue también el que primero estrenó aquel lugar y tormentos aparejados para él y los que le imitaren y siguieren.
1250. Este misterio se me ha mandado escribir con particularidad para aviso y escarmiento de todos los cristianos, y en especial de los sacerdotes, prelados y religiosos, que tratan con más frecuencia el sagrado cuerpo y sangre de Jesucristo Señor nuestro y por oficio y estado son más familiares suyos, que por no ser reprendida quisiera hallar términos y razones con que darle la ponderación y sentido que pide nuestra insensible dureza, para que en este ejemplo todos tomáramos escarmiento y temiéramos el castigo que nos aguarda a los malos cristianos según el estado de cada uno. Los demonios atormentaron a Judas con inexplicable crueldad, porque no había desistido de vender a su Maestro, con cuya pasión y muerte ellos quedarían vencidos y desposeídos del mundo; y la indignación que por esto cobraron de nuevo contra nuestro Salvador y contra su Madre santísima, la ejecutan en el modo que se les permite contra todos los que imitan al traidor discípulo y cooperan con él en despreciar la doctrina evangélica, los sacramentos de la ley de gracia y fruto de la redención. Y es justa razón que estos malignos espíritus tomen venganza en los miembros del cuerpo místico de la Iglesia, porque no se unieron con su cabeza Cristo y porque voluntariamente se apartaron de ella y se entregaron a ellos, que con implacable soberbia la aborrecen y maldicen y como instrumentos de la justicia divina castigan las ingratitudes que tienen los redimidos contra su Redentor. Y los hijos de la santa Iglesia consideren esta verdad atentamente, que si la tuvieran presente.
no es posible dejase de moverles el corazón y les diese juicio para dsviarse de tan lamentable peligro.
1251. Entre los sucesos de todo el discurso de la pasión andaba Lucifer con sus ministros de maldad muy desvelado y atento para acabarse de asegurar si Cristo nuestro Señor era el Mesías y Redentor del mundo. Porque unas veces le persuadían los milagros, y otras le disuadían las acciones y padecer de la flaqueza humana que tomó por nosotros nuestro Salvador; pero donde más crecieran las sospechas del dragón fue en el huerto, donde sintió la fuerza de aquella palabra que dijo el Señor: Yo soy 12, y fue arruinado el mismo demonio, cayendo con todos en la presencia de Cristo nuestro Señor. Había poco rato entonces que salió del infierno acompañado de sus legiones, después que habían sido arrojados desde el cenáculo a lo profundo. Y aunque fue María santísima la que de allí los derribó, como arriba se dijo13 , con todo eso confirió Lucifer consigo y con sus ministros que aquella virtud y fuerza de Hijo y Madre eran nuevas y nunca vistas contra ellos. Y en dándole permiso que se levantase en el huerto, habló con los demás y les dijo: No es posible que sea este poder de hombre solo, sin duda éste es Dios juntamente con ser hombre. Y si muere, como lo disponemos, por este camino hará la redención y satisfará a Dios, y queda perdido nuestro imperio y frustrado nuestro deseo. Mal hemos procedido procurándole la muerte. Y si no podemos impedir que muera, probemos hasta dónde llega su paciencia y procuremos con sus mortales enemigos que le atormenten con crueldad impía. Irritémosles contra él, arrojémosles sugestiones de desprecios, afrentas, ignominias y tormentos que ejecuten en su persona, compelámoslos a que empleen su ira en irritarle y atendamos a los efectos que hacen todas estas cosas en él. Todo lo intentaron los demonios como lo propusieron, aunque no todo lo consiguieron, como en el discurso de la pasión se manifiesta, por los ocultos misterios que diré14 y he referido arriba. Provocaron a los sayones para que intentasen atormentar a Cristo nuestro bien con algunos tormentos menos decentes a su real y divina persona de los que le dieron, porque no consintió Su Majestad otros más de los que quiso y convino padecer, dejándoles ejecutar en estos toda su inhumana sevicia y furor.
1252. Intervino también en impedir la malicia insolente de Lucifer la gran Señora del cielo María santísima, porque le fueron patentes todos los conatos de este infernal dragón. Y unas veces con imperio de Reina le impedía muchos intentos, para que no se los propusiese a los ministros de la pasión; otras veces en los que les proponía pedía la divina Princesa a Dios no se los dejase ejecutar y por medio de sus santos ángeles concurría a desvanecerlos y estorbarlos. Y en los que su gran sabiduría conocía era voluntad de su Hijo santísimo padecerlos, cesaba en estas diligencias, y en todo se ejecutaba la permisión de la divina voluntad. Conoció asimismo todo lo que sucedió en la infeliz muerte y tormentos de Judas y el lugar que le daban en el infierno, el asiento de fuego que ha de tener por toda la eternidad, como maestro de la hipocresía y precursor de todos los que habían de negar a Cristo nuestro Redentor con la mente y con las obras, desamparando, como dice Jeremías15 , las venas de las aguas vivas, que son el mismo Señor, para ser escritos y selladós en la tierra y alejados del cielo; donde están escritos los predestinados. Todo esto conoció la Madre de misericordia y lloró sobre ellos amargamente y oró al Señor por la salud de los hombres y suplicándole los apartase de tan gran ceguera, precipicio y ruina, pero conformándose con los ocultos y justos juicios de su providencia divina.
Doctrina que me dio la Reina del cielo María Santísima.
1253. Hija mía, admirada estás, y no sin causa, de lo que has entendido y escrito de la infeliz suerte de Judas y de la caída de los apóstoles, estando todos en la escuela de Cristo mi Hijo santísimo, criados a los pechos de su doctrina, vida, ejemplo y milagros, y favorecidos de su dulcísima mansedumbre y trato, de mi intercesión y consejos y otros beneficios que recibían por mi medio. Pero de verdad te digo que, si todos los hijos de la Iglesia tuvieran la atención y admiración que este raro ejemplo les puede causar, en él hallaran saludable aviso y escarmiento para temer el estado peligroso de la vida mortal, por más favores y beneficios que reciban las almas de la mano del Señor, pues todo parecerá menos que verle, oírle, tratarle y tenerle por dechado vivo de santidad. Y lo mismo te digo de mí, pues a los apóstoles di amonestaciones, y fueron testigos de mi santa e inculpable conversación, y de mi piedad recibieron grandes beneficios, les comuniqué la caridad que de estar en Dios se dimanaba de Su Majestad a mí. Y si en la tentación, a vista de su mismo Señor y Maestro, olvidaron tantos favores y la obligación de corresponder a ellos, ¿quién será tan presuntuoso en la vida mortal, que no tema el peligro de la ruina por más beneficios que haya recibido? Aquellos eran apóstoles escogidos por su divino Maestro, que era Dios verdadero, y con todo eso el uno llegó a caer más infelizmente que todos los hombres y los otros a desfallecer en la fe, que es el fundamento de toda la virtud, y fue conforme a la justicia y juicios inescrutables del Altísimo. Pues ¿por qué no temerán los que ni son apóstoles, ni han obrado tanto como ellos en la escuela de Cristo mi Hijo santísimo y su Maestro y no merecen tanto mi intercesión?
1254. De la ruina y perdición de Judas y de su justísimo castigo, dejas escrito lo que basta para que se entienda a cuál estado pueden llegar y llevar los vicios y la mala voluntad a un hombre que se entrega a ellos y al demonio y desprecia las llamamientos y auxilios de la gracia. Y lo que te advierto sobre lo que has escrito es que, no sólo los tormentos que padece el traidor discípulo Judas, sino también el de muchos cristianos que con él se condenan y bajan al mismo lugar de las penas, que para ellos fue señalado desde el principio del mundo, excede a los tormentos de muchos demonios. Porque mi Hijo santísimo no murió por los ángeles malos sino por los hombres, ni a los demonios les tocó el fruto y efectos de la redención, los cuales reciben los hijos de la Iglesia con efecto en los sacramentos, y despreciar este incomparable beneficio no es culpa del demonio tanto como de los fieles y así les corresponde nueva y diferente pena por este desprecio. Y el engaño que Lucifer y sus ministros padecieron, no conociendo a Cristo por verdadero Dios y Redentor hasta la muerte, siempre atormenta y penetra las potencias de aquellos malignos espíritus, y de este dolor les resulta nueva indignación contra los redimidos, y mayor contra los cristianos, a quienes más se les aplica la redención y sangre del Cordero. Y por esto se desvelan tanto los demonios en hacer que los fieles olviden la obra de la redención y la malogren, y después en el infierno se muestran más airados y rabiosos contra los malos cristianos, y sin piedad alguna les darían mayores tormentos si la justicia divina no dispusiese con equidad que las penas fuesen ajustadas a las culpas, no dejando esto a la voluntad de los demonios, sino tasándolo con su poder y sabiduría infinita, que aun hasta aquel lugar alcanza la bondad del Señor.
1255. En la caída de los demás apóstoles quiero, carísima, que adviertas el peligro de la fragilidad humana, que aun en los mismos beneficios y favores que recibe del Señor fácilmente se acostumbra a ser grosera, tarda y desagradecida, como les sucedió a los once apóstoles, cuando huyeron de su Maestro celestial y le dejaron con la incredulidad. Este peligro se origina en los hombres de ser tan sensibles e inclinados a todo lo sensitivo y terreno y haber quedado estas inclinaciones depravadas por el pecado y acostumbrarse a vivir y obrar según lo terreno, carnal y sensible más que según el espíritu. Y de aquí nace que aun a los mismos beneficios y dones del Señor los tratan y aman sensiblemente y cuando les faltan por este modo luego se divierten a otros objetos sensibles y se mueven por ellos y pierden el tino de la vida espiritual, porque la trataban y recibían como sensible, con baja estimación del espíritu. Por esta inadvertencia o grosería cayeron los apóstoles, aunque estaban tan favorecidos de mi Hijo santísimo y de mí, porque los milagros, la doctrina y ejemplos que tenían presentes eran sensibles; y como ellos, aunque perfectos o justos, eran terrenos y aficionados a solo aquello sensitivo que recibían, en faltándoles esto se turbaron con la tentación y cayeron en ella, coma quien había penetrado poco los misterios y espíritu de lo que habían visto y oído en la escuela de su Maestro. Con este ejemplo y doctrina quedarás, hija mía, enseñada a ser mi discípula espiritual y no terrena y a no acostumbrarte a lo sensible, aunque sean los favores del Señor y míos. Y cuando los recibieres, no detenerte en lo material y sensible, sino levantar tu mente a lo alto y espiritual, que se percibe con la luz y ciencia interior y no con el sentido animal16 . Y si lo sensible puede embarazar a la vida espiritual, ¿qué será lo que pertenece a la vida terrena, animal y carnal? Claro está que de ti quiero olvides y borres de tus potencias toda imagen y especies de criaturas, para que estés idónea y capaz de mi imitación y doctrina saludable.

Los comentarios están cerrados.