LIBRO VI – CAPITULO 28

CAPITULO 28
Algunos ocultos y divinos misterios que a María Santísima sucedieron después de la resurrección del Señor y cómo se le dio título de Madre y Reina de la Iglesia y el aparecimiento de Cristo antes y para la ascensión.
1495. En todo el discurso de esta divina Historia me ha hecho pobre de palabras la abundancia y grandeza de los misterios. Es mucho lo que al entendimiento se le ofrece en la divina luz y poco lo que alcanzan las razones, y en esta desigualdad y defecto he sentido siempre gran violencia, porque la inteligencia es fecunda y la palabra estéril, con que no corresponde el parto de las razones a la preñez del concepto, y quedo siempre con recelo de los términos que elijo y muy descontenta de lo que digo, porque todo es menos y no puedo suplir este defecto ni llenar el vacío entre el hablar y entender. Ahora me hallo en este estado, para declarar lo que se me ha dado a conocer de los misterios ocultos y sacramentos altísimos que tuvo María santísima en los cuarenta días después de la resurrección de su Hijo y nuestro Redentor hasta que subió a los cielos. E1 estado en que la puso el poder divino fue nuevo y más levantado después de la pasión y resurrección, las obras fueron más ocultas, los favores proporcionados a su eminentísima santidad y a la voluntad ocultísima del que los obraba, porque ella era la regla por donde los medía. Y si todo lo que se me ha manifestado lo hubiera de escribir, fuera necesario extender mucho esta Historia en copiosos libros. Por lo que dijere se podrá rastrear algo de tan divinos sacramentos, para la gloria de esta gran Reina y Señora.
1496. Ya queda dicho arriba, en el principio del capítulo pasado1 , que en los cuarenta días después de la resurrección del Señor asistía Su Majestad en el cenáculo en compañía de su Madre santísima, cuando no se ausentaba para hacer algunas apariciones, de donde volvía luego a su presencia. Y a cualquiera juicio prudente se deja entender que aquel tiempo, cuando los dos Señores del mundo estaban juntos, le gastarían en obras divinas y admirables sobre todo humano pensamiento. Y lo que de estos sacramentos se me ha dado a conocer es inefable, porque muchos ratos gastaban en coloquios dulcísimos de incomparable sabiduría, que para la amantísima Madre eran de un linaje de gozo inferior al de la visión beatífica, pero sobre todo júbilo y consuelo imaginable. Otras veces se ocupaban la gran Reina, los patriarcas y santos que allí asistían glorificados en alabar y engrandecer al Muy Alto. Tuvo María santísima noticia y ciencia de todas las obras y merecimientos de los mismos santos, de los beneficios, favores y dones que cada uno había recibido de la diestra del Omnipotente, de los misterios, figuras y profecías que en los antiguos padres habían precedido. Y de todo estaba tan capaz, y lo tenía más presente en su memoria para mirarlo que nosotros para decir el Ave María. Y consideró la prudentísima Señora estos grandes motivos que todos aquellos santos tenían para bendecir y alabar al autor de todos los bienes, y no obstante que siempre lo hacían y lo hacen los santos glorificados con la visión beatífica, con todo eso, por la parte que hablaba con ellos la divina Princesa y la respondían, les dijo que por todos aquellos beneficios y obras del Señor, que en ellos conocía, quería que todos con Su Alteza le magnificasen y alabasen.
1497. Condescendió con la Reina todo aquel sagrado coro de los santos y ordenadamente comenzaron y prosiguieron este divino ejercicio, de manera que todos hacían un coro y decían un verso cada uno de los bienaventurados y la Madre de la Sabiduría les respondía con otro. Y frecuentando estos alternados y dulces cánticos, decía la gran Señora tantos loores y alabanzas por sí sola, como todos los santos juntos y ángeles, que también entraban en esto cánticos nuevos y admirables para ellos y para los demás bienaventurados, porque la sabiduría y reverencia que la divina Princesa manifestaba en carne mortal excedía a todos los que estaban fuera de ella y gozando de la visión beata. Todo lo que en estos días hizo María santísima excede a la capacidad y juicio de los hombres. Pero los altos pensamientos y motivos de su divina prudencia fueron dignos de su fidelísimo amor, porque, conociendo que su Hijo santísimo se detenía en el mundo principalmente por ella, para asistirla y consolarla, determinó recompensarle este amor en la forma que le era posible. Y por esto ordenó que no le faltasen al mismo Señor en la tierra las continuas alabanzas y loores que los mismos santos le dieran en el cielo. Y concurriendo ella misma a esta veneración y loores de su Hijo, los levantó de punto, y de la casa del cenáculo hizo cielo.
1498. En estos ejercicios gastó lo más de aquellos cuarenta días, y en ellos hicieron más cánticos e himnos que todos los santos y profetas nos dejaron. Y algunas veces interponían los salmos de David y las mismas profecías de la Escritura, como glosando y manifestando sus misterios tan profundos y divinos; y con los santos padres que los habían dicho y profetizado señalaban más nuestra Reina, reconociendo aquellos dones y favores que de la divina diestra recibieron, cuando se les revelaron tantos y tan venerables sacramentos. También era admirabilísimo el gozo que recibía cuando respondía a su madre santísima, a su padre san Joaquín, san José y el Bautista y los grandes patriarcas; y en carne mortal no puede imaginarse otro estado más inmediato a la fruición beatífica que el que entonces tuvo nuestra gran Reina y Señora. Otra gran maravilla sucedió en aquel tiempo, y fue que todas las almas de los justos que acabaron en gracia en aquellos cuarenta días, todas iban al cenáculo, y las que no tenían deuda que pagar eran allí beatificadas. Pero las que debían ir al purgatorio aguardaban allí sin ver al Señor, unos tres., otros cinco, otros más o menos días. Y en este tiempo la Madre de misericordia satisfacía por ellos con genuflexiones y postraciones y alguna otra penal obra y mucho más con el ardentísimo amor de caridad con que oraba por ellos y les aplicaba los méritos infinitos de su Hijo por satisfacción; y con este socorro se les abreviaba y recompensaba la pena de no ver al Señor, que del sentido no la tenían, y luego eran beatificados y colocados en el coro de los santos. Y por cada uno que de nuevo entraba en él, hacía la gran Reina otros cánticos altísimos al Señor.
1499. Entre todos estos ejercicios y júbilos de que gozaba la piadosísima Madre con inefable abundancia, no se olvidaba de la miseria y pobreza de los hijos de Eva y desterrados de la gloria, antes como Madre de misericordia, convirtiendo sus ojos al estado de los mortales, hizo por todos ferventísima oración. Pidió al eterno Padre dilatase la nueva ley de gracia por todo el mundo, multiplicase los hijos de la Iglesia, la defendiese y amparase, y que el valor de la redención fuese eficaz para todos. Y aunque esta petición la regulaba en el efecto por los eternos decretos de la sabiduría y voluntad divina, pero en cuanto al afecto de la amantísima Madre a todos se extendía el fruto de la redención, deseándoles la vida eterna. Y fuera de esta petición general la hizo particular por los apóstoles, y entre ellos señaladamente por san Juan y san Pedro, porque al uno tenía por hijo y al otro por cabeza de la Iglesia. Pidió también por la Magdalena y las Marías, y por todos los demás fieles que entonces pertenecían a la Iglesia, y por la exaltación de la fe y nombre de su Hijo santísimo Jesús.
1500. Pocos días antes de la ascensión del Señor, estando su Madre santísima en uno de los ejercicios que he dicho en el cenáculo, apareció el Padre eterno y el Espíritu Santo en un trono de inefable resplandor sobre los coros de los ángeles y santos que allí asistían y otros espíritus que de nuevo acompañaban a las divinas personas, luego la del Verbo humanado subió al trono con las otras dos, y la humilde siempre y Madre del Altísimo se postró en tierra retirada a un rincón, donde adoró con suma reverencia a la beatísima Trinidad y en ella a su mismo Hijo humanado. Mandó luego el eterno Padre a dos de los supremos ángeles que llamasen a María santísima, y al punto obedecieron y llegaron a ella y con voces dulcísimas le intimaron la voluntad divina. Levantóse del polvo con profunda humildad, encogimiento y veneración, y acompañada de los ángeles se llegó a los pies del trono, donde se humilló de nuevo. Y el eterno Padre la dijo: Amiga, asciende más alto; y obrando estas palabras lo que significaban, con virtud divina fue levantada y puesta en el trono de la Majestad real con las tres divinas personas. Causóles nueva admiración a los santos ver una pura criatura levantada a tan excelente dignidad. Y conociendo la equidad y santidad de las obras del Altísimo, le dieron nueva gloria y alabanza confesándole por Grande, Justo, Poderoso, Santo y Admirable en todos sus consejos.
1501. Habló el Padre con María santísima y le dijo: Hija mía, la Iglesia que mi Unigénito ha fundado y la nueva ley de gracia que ha enseñado en el mundo y el pueblo que ha redimido, todo lo fío
de ti y te lo encomiendo.–Dijo luego el Espíritu Santo: Esposa mía, escogida entre todas las criaturas, mi sabiduría y gracia te comunico, con que se depositen en tu corazón los misterios, obras y doctrina y lo que el Verbo humanado ha hecho en el mundo.–El mismo Hijo habló y dijo: Madre mía amantísima, yo me voy a mi Padre, en mi lugar te dejo y encargo el cuidado de mi Iglesia; te encomiendo a sus hijos y mis hermanos, como mi Padre me los encargó a mí.–Convirtieron luego las tres divinas personas sus palabras al coro de los santos ángeles y hablando con ellos y con los demás justos y santos dijeron: Esta es la Reina de todo lo criado en el cielo y en la tierra, es la Protectora de la Iglesia, Señora de las criaturas, Madre de piedad, Intercesora por los fieles, Abogada de los pecadores, Madre del amor hermoso y de la santa esperanza y la poderosa para inclinar nuestra voluntad a la clemencia y misericordia. En ella quedan depositados los tesoros de nuestra gracia y su corazón fidelísimo será las tablas donde queda escrita y grabada nuestra ley. En ella se encierran los misterios que nuestra omnipotencia ha obrado para la salud del linaje humano. Es la obra perfecta de nuestras manos, donde se comunica y descansa la plenitud de nuestra voluntad, sin algún impedimento, con el corriente de nuestras divinas perfecciones. Quien de corazón la llamare no perecerá, quien alcanzare su intercesión conseguirá la eterna vida. Lo que nos pidiere, le será concedido, y siempre haremos su voluntad, oyendo sus ruegos y deseos, porque con plenitud se dedicó toda a nuestro beneplácito.–Oyendo María santísima estos favores tan inefables, se humilló y bajó hasta el polvo, tanto más cuanto la diestra del Altísimo la exaltaba sobre todas las criaturas humanas y angélicas. Y como si fuera la menor de todas, adorando al Señor, se ofreció con prudentísimas razones y ardentísimos afectos para trabajar como fiel sierva en la santa Iglesia y obedecer con prontitud a la divina voluntad en lo que se le ordenaba. Y desde aquella hora admitió de nuevo el cuidado de la Iglesia evangélica, como Madre amorosa de todos sus hijos; y las peticiones que por ellos había hecho hasta entonces, las renovó desde aquel punto, de manera que por el discurso de su vida fueron incesantes y ferventísimas, como veremos en la tercera parte, donde se conocerá más claro lo que la Iglesia debe a esta gran Reina y Señora y los beneficios que la mereció y alcanzó. Y de este beneficio y de los que adelante diré, quedó María santísima con un linaje de participación del ser de su Hijo, que no hallo términos para explicarlo, porque le dio una comunicación de sus atributos y perfecciones, correspondiente al ministerio de Madre y Maestra de la Iglesia en lugar del mismo Cristo, y la elevó a otro nuevo ser de ciencia y potestad, con que así de los misterios divinos como de los corazones humanos nada le fue oculto. Y supo y conoció cuándo y cómo había de usar del poder divino que participaba con los hombres, con los demonios y todas las criaturas; y en una palabra, cuanto pudo caber en una pura criatura, todo lo recibió y tuvo con plenitud y dignamente nuestra Reina y Señora. De estos sacramentos se le dio alguna luz a san Juan, para que conociera el grado en que le convenía apreciar y estimar el inestimable valor del tesoro que se le había encomendado, y desde aquel día atendió a la gran Señora con nuevo cuidado a venerarla y servirla.
1502. Otras maravillas y favores obró el Altísimo con María santísima en todos aquellos cuarenta días, sin pasar alguno en que no se mostrase poderoso y santo en algún singular beneficio, como quien la quería enriquecer de nuevo antes de su partida para los cielos. Y como ya se cumpliese el tiempo determinado por la misma sabiduría para volverse a su eterno Padre, habiendo manifestado su resurrección con evidentes apariciones y muchos argumentos, como dice san Lucas2 , últimamente determinó Su Majestad aparecerse y manifestarse de nuevo a toda aquella congregación de apóstoles y discípulos y discípulas estando todos juntos; eran ciento y veinte personas. Esta aparición fue en Jerusalén en el cenáculo el mismo día de la ascensión, tras de la que refiere san Marcos en el último capítulo3 , que todo sucedió en un día. Porque los apóstoles, después de haber estado en Galilea, a donde les mandó el Señor que fuesen4 , y después de haberles aparecido allí en el mar de Tiberías, como arriba se dijo5, y en el monte que san Mateo dice le adoraron6 , y que le vieron juntos quinientos discípulos, como dice san Pablo7 ; después de estas apariciones volvieron a Jerusalén, disponiéndolo así el Señor, para que se hallasen a su admirable ascensión. Y estando los once apóstoles juntos y reclinados para comer, entró el Señor, como dicen san Marcos8 y san Lucas en los Actos apostólicos9 , y comió con ellos con admirable dignación y afabilidad, templando los resplandores y brillantes hermosos de su gloria, para dejarse ver de todos. Y acabada la comida les habló con majestad severa y agradable y les dijo:
1503. Advertid, discípulos míos, que mi eterno Padre me ha dado toda la potestad en el cielo y en la tierra, y la quiero comunicar a vosotros, para que plantéis mi nueva Iglesia por todo el mundo. Incrédulos y tardos de corazón habéis sido en acabar de creer mi resurrección, pero ya es tiempo que como fieles discípulos míos seáis maestros de la fe para todos los hombres. Predicando mi evangelio como de mí le habéis oído, bautizaréis a todos los que creyeren, dándoles el bautismo en el nombre del Padre y del Hijo, que soy yo, y del Espíritu Santo. Y los que creyeren y fueren bautizados serán salvos y los que no creyeren serán condenados. Enseñad a los creyentes a que guarden todo lo que toca a mi santa ley. Y en su confirmación los creyentes harán señales y maravillas: lanzarán los demonios de donde estuvieren, hablarán nuevas lenguas, curarán de las mordeduras de las serpientes, y si ellos bebieren mortal veneno no les ofenderá, y darán salud a los enfermos con poner sus manos sobre ellos.–Estas fueron las maravillas que prometió Cristo nuestro Salvador para fundar su Iglesia con la predicación del evangelio, y todas se cumplieron en los apóstoles y en los fieles de la primitiva Iglesia. Y para su propagación en lo que falta del mundo y para su conservación donde está plantada, continúa las mismas señales, cuando y como su providencia conoce ser necesario, porque nunca desampara su santa Iglesia, que es su esposa dilectísima.
1504. Este mismo día por dispensación divina, mientras el Señor estaba con los once discípulos, se fueron juntando en la casa del cenáculo otros fieles y piadosas mujeres hasta el número de ciento y veinte, que arriba dije; porque el divino Maestro determinó que se hallasen presentes a su ascensión y primero quiso informar a toda aquella congregación, respectivamente como a los once apóstoles, de lo que les convenía saber antes de su subida a los cielos y despedirse de todos juntos. Estando así congregados, y unidos en paz y caridad en una sala, que era la en que se celebró la cena, se les manifestó el autor de la vida a todos, y con semblante apacible les habló como padre amoroso y les dijo:
1505. Hijos míos dulcísimos, yo me subo a mi Padre, de cuyo seno descendí para salvar y redimir a los hombres. Por amparo, madre, consoladora y abogada vuestra os dejo en mi lugar a mi Madre, a quien habéis de oír y obedecer en todo. Y así como os tengo dicho que quien a mí me viere verá a mi Padre10 y el que me conoce le conocerá también a él, ahora os aseguro que, quien conociere a mi Madre me conocerá a mí, y el que a ella oye a mí oye, y el que la obedeciere me obedecerá a mí, y me ofenderá quien la ofendiere y me honrará quien la honrare a ella. Todos vosotros la tendréis por madre, por superior y cabeza, y también vuestros sucesores. Ella responderá a vuestras dudas, disolverá vuestras dificultades; y en ella me hallaréis siempre que me buscareis, porque estaré en ella hasta el fin del mundo, y ahora lo estoy, aunque el modo es oculto para vosotros.–Y dijo esto Su Majestad, porque estaba sacramentado en el pecho de su Madre, conservándose las especies que recibió en la cena, hasta que se consagró en la primera misa, como adelante diré11 ; y cumplió el Señor lo que refiere san Mateo12 que les dijo en esta ocasión: Con vosotros estoy hasta el fin del mundo. Añadió más el Señor y dijo: Tendréis a Pedro por suprema cabeza de mi Iglesia, donde le dejo por mi vicario, y como a pontífice supremo le obedeceréis. A Juan tendréis por hijo de mi Madre, como yo lo nombré y señalé desde la cruz.–Miraba el Señor a su Madre santísima que estaba presente y la manifestaba una voluntad como inclinada a mandar a toda aquella congregación que la adorasen y venerasen con el culto que su dignidad de Madre pedía, dejando esto debajo de algún precepto en la Iglesia. Pero la humildísima Señora suplicó a su Unigénito se sirviese de no darle más honra de la que era precisa para ejecutar todo lo que la dejaba encargado, y que los nuevos hijos de la Iglesia no la diesen más veneración que hasta entonces, porque todo el sagrado culto se encaminase inmediatamente al mismo Señor y sirviese a la propagación del evangelio y exaltación de su nombre. Admitió Cristo nuestro Salvador esta prudentísima petición de su Madre, reservando el darla más a conocer para el tiempo conveniente y oportuno, aunque ocultamente la hizo tan extremados favores, como diremos en lo restante de esta Historia.
1506. Con la amorosa exhortación que les hizo el divino Maestro a toda aquella congregación, con los misterios que les manifestó y con ver que se despedía para dejarlos, fue incomparable la conmoción que todos sintieron en sus corazones, porque en ellos se encendió la llama del divino amor con viva fe de los misterios de su divinidad y humanidad. Con la memoria de su doctrina y palabras de vida que le habían oído, con el cariño de su agradable vista y conversación, con el dolor de carecer en un punto de tantos bienes juntos, lloraban todos tiernamente, suspiraban de lo íntimo del alma. Quisiéranle detener y no podían, porque tampoco convenía, quisiéranse despedir y no acertaban. Formaban todos en su pecho razones dolorosas entre suma alegría y piadosa pena. Decían: ¿Cómo viviremos sin tal Maestro? ¿Quién nos hablará palabras de vida y de consuelo como las suyas? ¿Quién nos recibirá con tan amoroso y amable semblante? ¿Quién será nuestro Padre y. nuestro amparo? Pupilos quedamos y huérfanos en el mundo. Rompieron algunos el silencio y dijeron: ¡Oh amantísimo Señor y Padre nuestro! ¡Oh alegría y vida de nuestras almas! Ahora que te conocemos por nuestro Reparador, ¿te alejas y nos desamparas? Llévanos, Señor, tras de ti, no nos arrojes de tu vista. Oh esperanza nuestra, ¿qué haremos sin tu presencia? ¿A dónde iremos si nos dejas? ¿A dónde encaminaremos nuestros pasos, si no te seguimos como a Padre, Caudillo y Maestro nuestro?–A estas y otras dolorosas razones les respondió Su Majestad que no se apartasen de Jerusalén y perseverasen en oración hasta que les enviase el Espíritu Santo consolador, prometido del Padre, como en el cenáculo se lo había dicho a los apóstoles. Y tras esto sucedió lo que diré en el capítulo siguiente.
 
Doctrina que me dio la Reina del cielo María Santísima.
 
1507. Hija mía, justo es que admirándote de los ocultos favores que yo recibí de la diestra del Omnipotente, se despierte tu afecto para bendecirle y darle eternos loores por tan admirables obras. Y aunque te reservo muchas, que conocerás fuera de la carne mortal, pero en ella quiero que desde hoy tengas como por oficio propio tuyo alabar y engrandecer al Señor, porque siendo yo formada de la común masa de Adán, me levantó del polvo y manifestó conmigo el poder de su brazo y obró tan grandes cosas con quien no se las pudo dignamente merecer. Para ejercitarte en estas alabanzas del Altísimo, en mi nombre repite muchas veces el cántico que yo hice de Magnificat13 , en que las encerré brevemente. Y cuando estuvieres a solas, lo dirás postrada en tierra y con otras genuflexiones, y sobre todo ha de ser con íntimo afecto de amor y veneración. Este ejercicio señalado por mí será muy agradable y acepto en mis ojos, y le presentaré en los del mismo Señor, si le haces como yo de ti le deseo.
1508. Y porque de nuevo te admiras de que los evangelistas no escribiesen estas obras del Señor conmigo, te respondo también de nuevo, aunque otras veces te lo he manifestado14 , porque deseo lo tengan en su memoria todos los mortales. Yo misma ordené a los evangelistas que no escribiesen de mí más excelencias de las que eran menester para fundar la Iglesia en los artículos de la fe y mandamientos de la divina ley, porque como Maestra de la Iglesia conocí, con la ciencia que el Muy Alto me infundió para este oficio, que esto era entonces así conveniente para sus principios. Y la declaración de mis prerrogativas que estaban encerradas en ser Madre del mismo Dios, y para ésta ser llena de gracias, se reservó por la divina providencia para el tiempo oportuno y conveniente, cuando la fe estuviese más declarada y fundada. Y por los tiempos pasados se han ido manifestando algunos misterios que me pertenecen a mí, pero la plenitud de esta luz se te ha dado a ti, que eres una pobre y vil criatura, por la necesidad del infeliz estado del mundo, en que la divina piedad quiere dar a los hombres este medio tan oportuno, para que todos busquen el remedio y la salud eterna por mi intercesión. Esto has entendido siempre y más lo conocerás adelante. Pero en primer lugar quiero de ti que te ocupes toda en la imitación de mi vida y en la continua meditación de mis virtudes y obras, para que alcances la victoria que deseas de mis enemigos y tuyos.

Los comentarios están cerrados.