LIBRO VI – CAPITULO 27

CAPITULO 27
Algunas apariciones de Cristo nuestro Salvador resucitado a las Marías y a los apóstoles, la noticia que todos daban a la Reina y la prudencia con que los oía.
1477. Después que nuestro Salvador Jesús resucitado y glorioso visitó y llenó de gloria a su Madre santísima, determinó Su Majestad como amoroso padre y pastor congregar las ovejas de su rebaño, que e1 escándalo de su pasión había turbado y derramado.
Acompañábanle siempre los santos padres y todas las que sacó del limbo y purgatorio, aunque no se manifestaban en las apariciones, porque sola nuestra gran Reina los vio y conoció y habló a todos en el tiempo que pasó hasta la ascensión de su Hijo santísimo. Y cuando no se aparecía a otros, siempre asistía con la amantísima Madre en el cenáculo, de donde no salió la divina Señora aquellos cuarenta días continuos. Allí gozaba de la vista del Redentor del mundo y del coro de los profetas y santos con quien el mismo Rey y Reina estaban acompañados. Y para manifestarse a los apóstoles comenzó por las mujeres, no por más flacas, sino por más fuertes en la fe y confianza de su resurrección, que por esto merecieron ser las primeras en el favor de verle resucitado.
1478. Hizo memoria el evangelista san Marcos1 del cuidado con que María Magdalena y María José advirtieron dónde quedaba puesto el cuerpo difunto de Jesús en el sepulcro. Con esta prevención el sábado por la tarde con otras mujeres santas salieron de la casa del cenáculo a la ciudad y compraron nuevos ungüentos aromáticos, para madrugar el día siguiente y volver al sepulcro a visitar y adorar el sagrado cuerpo de su Maestro, con ocasión de ungirle de nuevo. El domingo por la mañana, antes de amanecer, madrugaron para ejecutar su piadoso afecto, ignorando que el sepulcro estaba sellado y con guardas por orden de Pilatos, y en el camino dificultaban solamente quién les volvería la gran lápida con que ellas habían advertido quedaba cerrado el monumento, pero el amor las daba esfuerzo para vencer esta dificultad, sin saber cómo. Cuando salieron de la casa del cenáculo era de noche y cuando llegaron al sepulcro había ya amanecido y nacido el sol, porque aquel día se anticipó las tres horas que se oscureció en la muerte de nuestro Salvador. Y con este milagro se concuerdan los evangelistas san Marcos2 y san Juan3 , que el uno dice vinieron las Marías salido el sol y el otro que había tinieblas, porque todo es verdad, que salieron muy de mañana y antes de amanecer, y con la priesa y diligencia del sol las alcanzó cuando llegaban, aunque no se detuvieron en el camino. Era el monumento una pequeña bóveda como cueva, cuya puerta cerraba una grande losa, y dentro tenía a un lado el sepulcro algo levantado del suelo y en él estuvo el cuerpo de nuestro Salvador.
1479. Poco antes que llegasen las Marías a reconocer la dificultad que iban confiriendo de mover la lápida, fue hecho un gran temblor o terremoto muy espantoso, y al mismo tiempo un ángel del Señor abrió el sepulcro y arrojó la losa que le cubría y cerraba la puerta. Las guardas del monumento con este grande estrépito y movimiento de la piedra cayeron en tierra, desmayadas del temor que les causó, dejándolos como difuntos, aunque ni vieron al Señor ni entonces estaba allí su cuerpo, porque ya había resucitado y salido del monumento antes que el ángel quitase la piedra. Las Marías, aunque sintieron algún temor, se animaron, y confortándolas el mismo Dios llegaron y entraron al monumento y cerca de la puerta vieron al ángel que revolvió la piedra, sentado sobre ella, y su rostro refulgente, los vestidos como la nieve, que las habló y dijo: No temáis, que sé cómo buscáis a Jesús Nazareno. No está aquí, que ya ha resucitado. Entrad, y veréis el lugar donde le pusieron.–Entraron las Marías y vieron el sepulcro vacío. Recibieron gran tristeza, porque aún estaban más atentas a su afecto de verle que a la fe del ángel. Y luego vieron otros dos asentados a los dos lados del sepulcro, que las dijeron: ¿Para qué buscáis entre los muertos al que ya está vivo y resucitado? Acordaos que él mismo os dijo en Galilea, que había de resucitar el día tercero. Id luego y dad noticia a los discípulos y a Pedro que vayan a Galilea, donde le verán.
1480. Con esta advertencia de los ángeles se acordaron las Marías de lo que su divino Maestro había dicho. Y seguras de su resurrección, se volvieron del sepulcro con gran priesa y dieron cuenta a los once discípulos y a otros de los que seguían al Señor, muchos de los cuales juzgaron por delirio lo que decían las Marías. Tan turbados estaban en la fe y tan olvidados de las palabras de su Maestro y Redentor. En el ínterin que las Marías llenas de gozo y pavor contaban a los apóstoles lo que habían visto, revivieron las guardas del sepulcro y volvieron en sus sentidos. Y como le vieron abierto y sin el cuerpo difunto, fueron a dar cuenta del suceso a los príncipes de los sacerdotes. Halláronse confusos y juntaron concilio para determinar lo que podrían hacer para desmentir la maravilla tan patente que no se podía ocultar. Y acordaron ofrecer a los guardas mucho dinero, con que sobornados dijesen cómo estando ellos durmiendo habían venido los discípulos de Jesús y habían hurtado su cuerpo del sepulcro. Y asegurándoles los sacerdotes a las guardas que los sacarían a paz y a salvo de esta mentira, la publicaron entre los judíos, y muchos de ellos fueron tan estultos que le dieron crédito, y algunos más obstinados y ciegos se le dan hasta ahora, creyendo el testimonio de los que confesaron se dormían, cuando dicen que vieron el hurto.
1481. Los discípulos y apóstoles, aunque tuvieron por desvarío lo que decían las Marías, con todo eso san Pedro y san Juan, deseando certificarse por sus ojos partieron a toda priesa al monumento, y tras ellos volvieron las Marías. Y llegó san Juan el primero y, sin entrar en el monumento, vio desde la puerta los sudarios apartados del sepulcro y aguardó a que llegase san Pedro, el cual entró primero y tras de él san Juan, y vieron lo mismo y que el sagrado cuerpo no estaba en el sepulcro. Y san Juan dice que creyó entonces4 y se aseguró de lo que había comenzado a creer cuando vio mudada a la Reina del cielo, como dije en el capítulo pasado5 . Y los dos apóstoles se volvieron a dar cuenta a los demás de lo que admirados habían visto en el sepulcro. Las Marías se quedaron en él a la parte de afuera, confiriendo con admiración todo lo que sucedía. Y la Magdalena con mayor fervor y lágrimas volvió a entrar otra vez a reconocer el sepulcro. Y aunque los apóstoles no vieron a los ángeles, violos 1a Magdalena, y ellos le preguntaron: Mujer, ¿por qué lloras?–Respondió María: Porque me han llevado a mi Señor y no sé dónde le han puesto.–Con esta respuesta salió fuera al huerto donde estaba el sepulcro y luego topó con el Señor, aunque no le conoció, antes le juzgó por hortelano. Y Su Majestad le preguntó también: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?–La Magdalena, no conociendo a Cristo nuestro Señor, le respondió como si fuera hortelano de aquel huerto, y sin más acuerdo, vencida del amor, le dijo: Señor, si vos le habéis tomado, decidme dónde le tenéis, que yo le volveré y le traeré.–Entonces replicó el amantísimo Maestro y la dijo: María.–Y con haberla nombrado, se dejó conocer por la voz6 .
1482. Cuando la Magdalena conoció que era Jesús, se enardeció toda en amor y gozo y respondió y dijo: Maestro mío; y arrojándose a sus divinos pies fue a quererlos tocar y besar, como acostumbrada a este favor. Pero el Señor la previno y dijo: No me toques, porque no he subido a mi Padre, a donde estoy de camino; vuelve y diles a mis hermanos los apóstoles cómo estoy de paso para mi Padre y suyo7 .–Partió luego la Magdalena, llena de consolación y júbilo, y a pequeña distancia alcanzó a las otras Marías. Y acabándolas de referir lo que a ella le había sucedido y cómo había visto a Jesús resucitado, estando admiradas, llorosas y cariñosas de alegría, se les apareció estando juntas y las dijo: Dios os salve.–Y conociéndole todas, dice el evangelista san Mateo8 que adoraron sus sagrados pies, y e1 Señor las mandó otra vez que fuesen a los apóstoles y les dijesen lo que habían visto y que se fuesen ellos a Galilea, donde le verían resucitado. Desapareció el Señor, y las Marías apresurando el paso volvieron al cenáculo y contaron a los apóstoles todo cuanto les había sucedido, y siempre estaban tardos en darles crédito. Y luego entraron las Marías a dar noticia de lo que pasaba a la Reina del cielo, y como si lo ignorara las oyó con admirable caricia y prudencia, aunque todo lo sabía por la visión intelectual con que lo conocía. Como iba conociendo y tomando ocasión de lo que las Marías le contaron, las confirmó en la fe de los misterios y altos sacramentos de la encarnación y redención y de las divinas Escrituras que de ellos trataban. Pero no les dijo lo que a la divina Reina le había sucedido, aunque fue la Maestra de estas fíeles y devotas discípulas, como el Señor de los apóstoles, para restituirlos a la fe.
1483. No refieren los evangelistas cuándo apareció el Señor a san Pedro, aunque lo supone san Lucas9 ; pero fue después de las Marías, y más ocultamente a solas, como a cabeza de la Iglesia, antes que a todos juntos y que a otro alguno de los apóstoles, y fue aquel mismo día, después que las Marías le dieron noticia de haberle visto. Y Luego sucedió el aparecimiento que refieren, y que largamente cuenta san Lucas10 , de los dos discípulos que aquella tarde iban de Jerusalén al castillo de Emaús, que estaba sesenta estadios de la ciudad, y hacían cuatro millas de Palestina y casi dos leguas de España. El uno de los dos se llamaba Cleofás y el otro era el mismo san Lucas, y sucedió en esta manera: Salieron de Jerusalén los dos discípulos, después que oyeron lo que las Marías contaron, y en el camino continuaron la plática de los sucesos de la pasión y santidad de su Maestro y la crueldad de los judíos. Y admirábanse de que el Todopoderoso hubiese permitido que padeciese tales oprobios y tormentos un hombre santo y tan inocente. El uno decía: ¿Cuándo se vio tal suavidad y dulzura?–El otro repetía: ¿Quién jamás oyó ni vio tal paciencia, sin querellarse, ni mudar el semblante tan apacible y de majestad? Su doctrina era santa, su vida inculpable, sus palabras de salud eterna, sus obras en beneficio de todos; pues ¿qué vieron en él los sacerdotes, para cobrarle tanto aborrecimiento?–Respondía el otro: Verdaderamente fue admirable en todo, y nadie puede negar que era gran profeta: hizo muchos milagros, alumbró ciegos, sanó enfermos, resucitó muertos y a todos hizo admirables beneficios; pero dijo que resucitaría al tercero día de su muerte, que es hoy, y no lo vemos cumplido. Replicó el otro: También dijo que le habían de crucificar y se ha cumplido como lo dijo.
1484. En medio de éstas y otras pláticas se les apareció Jesús en hábito de peregrino, como que los alcanzaba en el camino, y les dijo, después de saludarlos: ¿De qué habláis, que me parece os veo entristecidos?–Respondió Cleofás: ¿Tú solo eres peregrino en Jerusalén, que no sabes lo que ha sucedido estos días en la ciudad? Dijo el Señor: Pues ¿qué ha sucedido?–Replicó el discípulo: ¿No sabes lo que han hecho los príncipes y sacerdotes con Jesús Nazareno, varón santo y poderoso en palabras y obras, cómo le han condenado y crucificado? Nosotros teníamos esperanzas que había de redimir a Israel resucitando de los muertos, y se pasa ya el día tercero de su muerte y no sabemos lo que ha hecho. Aunque unas mujeres de los nuestros nos han atemorizado, porque fueron muy de mañana al sepulcro y no hallaron el cuerpo y afirman que vieron unos ángeles que las dijeron cómo ya había resucitado. Y luego acudieron otros compañeros nuestros al sepulcro y vieron ser verdad lo que las mujeres contaron. Pero nosotros vamos a Emaús para esperar allí a ver en qué paran estas novedades .–Respondióles el Señor: Verdaderamente sois necios y tardos de corazón, pues no entendéis que convenía así, que padeciese Cristo todas esas penas y muerte tan afrentosa para entrar en su gloria.
1485. Y prosiguiendo el divino Maestro, les declaró los misterios de su vida y muerte para la redención humana, comenzando de la figura del cordero, que mandó sacrificar y comer Moisés rubricando los umbrales con su sangre; y lo que figuraba la muerte del sumo sacerdote Aarón, la muerte de Sansón por los amores de su esposa Dalila; y muchos salmos de David, donde profetizó el concilio, la muerte y división de las vestiduras y que su cuerpo no vería la corrupción; lo que dijo la Sabiduría y más claro Isaías
y Jeremías de su pasión, que parecería un leproso desfigurado, varón de dolores, que sería llevado como oveja al matadero, sin abrir su boca; y Zacarías, que le vio traspasado de muchas heridas; y otros lugares de los Profetas les dijo, que claramente dicen los misterios de su vida y muerte. Con la eficacia de este razonamiento fueron los discípulos poco a poco recibiendo el calor de la caridad y la luz de la fe que se les había eclipsado. Y cuando ya se acercaban al castillo de Emaús, el divino Maestro les dio a entender pasaba adelante en su jornada, pero ellos le rogaron con instancia se quedase con ellos, porque ya era tarde. Admitiólo el Señor, y convidado de los discípulos se reclinaron para cenar juntos, conforme la costumbre de los judíos. Tomó el Señor el pan y como también solía lo bendijo y partió, dándoles con el pan bendito el conocimiento infalible de que era su Redentor y Maestro.
1486. Conociéronle, porque les abrió los ojos del alma, y al punto que los dejó ilustrados se les desapareció de los del cuerpo y no le vieron más entonces. Pero quedaron admirados y llenos de gozo, confiriendo el fuego de caridad que sintieron en el camino, cuando les hablaba su Maestro y les declaraba las Escrituras. Y luego sin dilación se volvieron a Jerusalén ya de noche. Entraron en la casa donde se habían retirado los demás apóstoles por temor de los judíos y los hallaron confiriendo las noticias que tenían de haber resucitado el Salvador y cómo ya se había aparecido a san Pedro. Y a esto añadieron los dos discípulos todo cuanto en el camino les sucedió y cómo ellos le habían conocido cuando les partió el pan en el castillo de Emaús. Estaba entonces presente santo Tomás, y aunque oyó a los dos discípulos y que san Pedro confirmaba lo que decían asegurando que también él había visto a su Maestro resucitado, con todo estuvo tardo y dudoso, sin dar crédito al testimonio de tres discípulos, fuera de las mujeres. Y con algún despecho, efecto de su incredulidad, se salió y se fue de la compañía de los demás. Y en pequeño espacio, después que Tomás se había despedido y cerradas las puertas, entró el Señor y apareció a los demás. Y estando en medio de todos les dijo: Paz sea con vosotros. Yo soy, no queráis temer.
1487. Con este repentino aparecimiento se turbaron los apóstoles, temiendo si era espíritu o fantasma lo que veían, y el Señor les dijo: ¿De qué os turbáis y admitís tan varios pensamientos? Mirad mis pies y manos y conoced que yo soy vuestro Maestro. Tocad con vuestras manos mi cuerpo verdadero, que los espíritus no tienen carne ni huesos, como veis que yo los tengo.–Estaban tan turbados y confusos los apóstoles que, viendo y tocando las manos llagadas del Salvador, aun no acababan de creer que era él a quien hablaban y tocaban. Y el amantísimo Maestro, para asegurarlos más, les dijo: Dadme si tenéis algo de comer.–Ofrecíéronle muy gozosos parte de un pez asado y de un panal de miel y comió parte de ello y lo demás les repartió a todos, diciendo: ¿No sabéis que todo lo que por mí ha pasado es lo mismo que lo que de mí estaba escrito en Moisés y en los Profetas, en los Salmos y Escrituras sagradas y que todo se debía cumplir así como estaba profetizado?–Y con estas palabras les abrió los sentidos, y le conocieron y entendieron las Escrituras que hablaban de su pasión, muerte y resurrección al tercero día. Y habiéndolos así ilustrado, les dijo otra vez: Paz sea con vosotros. Como me envió a mí mi Padre, así os envío yo para que enseñéis al mundo la verdad y conocimiento de Dios y de la vida eterna, predicando penitencia de los pecados y remisión de ellos en mi nombre11. Y derramando en ellos su divino aliento o soplo, añadió y dijo: Recibid al Espíritu Santo, para que los pecados que perdonareis sean perdonados, y los que no perdonareis no lo sean. Predicaréis a todas tos gentes, comenzando de Jerusalén 12. Y con esto desapareció el Señor, dejándolos consolados y asegurados en la fe, y con potestad de perdonar pecados ellos y los demás sacerdotes.
1488. Todo esto sucedió como se ha dicho, no estando santo Tomás presente, pero luego, disponiéndolo el Señor, volvió a la congregación de donde se había ausentado y le contaron los apóstoles todo cuanto en su ausencia les había sucedido. Pero aunque los halló tan trocados con el nuevo gozo que recibieron, con todo eso estuvo incrédulo y porfiado, afirmando que no daba crédito a lo que todos aseguraban si primero no viese por sus ojos las llagas y tocase la del costado con su mano y dedos y las demás. En esta dureza perseveró el incrédulo Tomás ocho días, hasta que pasados volvió el Señor otra vez, cerradas las puertas, y se apareció en medio de los mismos apóstoles y del incrédulo. Saludólos como solía, diciendo: Paz sea con vosotros.–Y llamando luego a Tomás, le reprendió con amorosa suavidad y le dijo: Llegad, Tomás, con vuestras manos y tocad los agujeros de las mías y de mi costado, y no queráis ser tan incrédulo, sino rendido y fiel. Tocó las divinas llagas Tomás y fue ilustrado interiormente para creer y conocer su ignorancia. Y postrándose en tierra dijo: Señor mío y Dios mío.–Replicó Su Majestad: Porque me viste, Tomás, me has creída; pero serán bienaventurados tos que no me vieren y me creyeren13 . Desapareció el Señor, quedando los apóstoles y Tomás llenos de luz y de alegría. Y luego fueron todos a dar cuenta a María santísima de lo que había sucedido, como lo hicieron del primer aparecimiento.
1489. No estaban entonces los apóstoles capaces de la gran sabiduría de la Reina del cielo, y mucho menos de las noticias que tenía de todo lo que a ellos les sucedía y de las obras de su Hijo santísimo, y así le daban cuenta de lo que iba sucediendo, y ella los oía con suma prudencia y mansedumbre de Madre y de Reina. Y después de la primera aparición la contaron algunos apóstoles la obstinación de Tomás y que no les quería dar crédito a todos juntos, aunque le afirmaban haber visto a su Maestro resucitado, y en aquellos ocho días, como perseveraba en su incredulidad, creció más contra él la indignación de algunos apóstoles. Y luego iban a la gran Señora y le culpaban en su presencia de culpado y terco, arrimado a su parecer, como hombre grosero y desalumbrado. La piadosa Princesa los oía con pacífico corazón, y viendo que crecía el enojo de los apóstoles, que aún estaban todos imperfectos, habló a los más indignados y los quietó con decirles que los juicios del Señor eran muy ocultos y que de la incredulidad de Tomás sacaría grandes bienes para otros y gloria para sí mismo y que esperasen y no se turbasen tan presto. Hizo la divina Madre ferventísima oración y peticiones por Tomás, y por ella aceleró el Señor su remedio y se le dio al incrédulo apóstol. Y luego que se redujo y dieron todos noticia a su Maestra y Señora, los confirmó en su fe, amonestándolos y corrigiéndolos, y les ordenó que con ella diesen gracias al Muy Alto por aquel beneficio y que fuesen constantes en las tentaciones, pues todos estaban sujetos a los peligros de caer. Otras muchas y dulces razones les dijo de corrección, enseñanza, advertencia y de doctrina, previniéndolos para lo que les restaba de trabajar en la nueva Iglesia.
1490. Otras apariciones y señales hizo nuestro Salvador, como supone el evangelista san Juan14 , y solamente se escribieron las que bastan para la fe de su resurrección. Pero luego el mismo evangelista15 escribe la aparición que hizo Su Majestad en el mar de Tiberías a san Pedro, Tomás, Natanael, a los hijos del Zebedeo y otros dos discípulos, que por ser tan misteriosa me ha parecido no omitirla en este capítulo. Sucedió la aparición en esta forma: Fueron los apóstoles a Galilea, después de lo que en Jerusalén les había sucedido, porque el Señor se lo mandó, prometiéndoles que allá le verían. Y hallándose los siete apóstoles y discípulos cerca de aquel mar, les dijo san Pedro que para tener alguna cosa con que pasar quería ir a pescar, que lo sabía hacer de oficio. Acompañáronle todos en él y pasaron aquella noche arrojando las redes sin coger solo un pez. A la mañana se apareció nuestro Salvador Jesús en la ribera, sin darse entonces a conocer. Y estaba cerca la barquilla en que pescaban, y preguntóles el Señor: ¿Tenéis algo que comer? Y ellos respondieron: Nada tenemos. Replicó Su Majestad: Arrojad la red a la diestra de la navecilla y cogeréis. Hiciéronlo, y llenóse la red de pescado, de manera que no la podían levantar. Entonces san Juan con el milagro conoció a Cristo nuestro Señor y llegándose a Pedro le dijo: El Señor es quien nos habla de la ribera.–Con este aviso lo conoció también san Pedro, y todo inflamado en sus acostumbrados fervores, se vistió muy apriesa la túnica de que estaba desnudo y se arrojó al mar, caminando sobre las aguas hasta donde estaba el Maestro de la vida, y los demás se fueron acercando con la barquilla donde estaban.
1491. Saltaron en tierra y hallaron que ya el Señor les tenía prevenida la comida, porque vieron lumbre y pan y un pez sobre las brasas, pero Su Majestad les dijo que trajesen de los que ya habían pescado, y tirando san Pedro halló que tenía ciento y cincuenta y tres peces, y con ser tantos no se había rompido la red. Mandóles el Señor que comiesen. Y aunque estaba con elles tan familiar y afable, ninguno se atrevía a preguntarle quién era, porque los milagros y majestad les causó gran temor de reverencia con el Señor. Repartióles los peces y pan y luego que acabaran de comer se volvió a san Pedro y le dijo: Simón, hijo de Juan, ¿ámasme tú más que éstos?–Respondió san Pedro: Sí, Señor, tú sabes que yo te amo.–Replicó el Señor: Apacienta mis corderos –Y luego 1e preguntó otra vez: Simón, hijo de Juan, ¿ámasme?–Y san Pedro respondió lo mismo: Señor, tú sabes que te amo.–Hizo el Señor tercera vez la misma pregunta: Simón, hijo de Juan, ¿ámasme?–Y con esta tercera vez se entristeció san Pedro y respondió: Señor, tú sabes todas las cosas, y que yo te amo.–Respondióle Cristo nuestro Señor tercera vez: Apacienta mis ovejas.–Con que a él solo lo hizo cabeza de su Iglesia única y universal, dándole la suprema autoridad de vicario suyo sobre todos los hombres. Y para esto le examinó tantas veces en el amor que le tenía, como si con aquel solo se hubiera hecho capaz de la suprema dignidad y él solo le bastara para administrarla dignamente.
1492. Luego el mismo Señor intimó a san Pedro la carga del oficio que le daba y le dijo: De verdad te aseguro que cuando seas ya viejo, no te has de ceñir como cuando eres mozo, ni has de ir a donde tú quisieres, porque te ceñirá otro y te llevará a donde no quieras.––Entendió san Pedro que le prevenía el Señor la muerte de cruz con que le imitaría y seguiría. Pero como amaba tanta a san Juan, deseando saber lo que sería de él, preguntó al Señor: ¿Qué determinas hacer de este tan amado vuestro?–Respondióle Su Majestad: ¿Qué te importa a ti saberlo? Si quiero que él se quede así hasta que venga otra vez al mundo, en mi mano estará. Sígueme tú y no cuides de 1o que yo quiero hacer de él.–De estas razones se levantó entre los apóstoles un rumor, que san Juan no había de morir, pera el mismo evangelista advierte que Cristo no dijo que no moriría afirmativamente, como consta de las palabras referidas, antes parece que ocultó de intento la voluntad que tenía de la muerte del evangelista, reservando entonces para sí el secreto. De todos estos misterios y apariciones tuvo María santísima clara inteligencia por la, revelación que muchas veces he dicho15 . Y como archivo de las obras del Señor y depositaria de sus misterios en la Iglesia, los guardaba y confería en su castísimo y prudentísimo pecho. Y luego los apóstoles, en especial el nuevo hijo san Juan, la informaba de todos los sucesos que se ofrecían. Pero la gran Señora perseveraba en su recogimiento las cuarenta días continuos después de la resurrección, y allí gozaba de la vista de su Hijo santísimo y de los santos y ángeles, y éstos cantaban al Señor los himnos y alabanzas que la amantísima Madre le hacía y como de su boca los cogían los ángeles, para celebrar las glorias del Señor de las victorias y virtudes.
Doctrina que me dio la Reina María Santísima.
1493. Hija mía, la enseñanza que te doy en este capítulo será también la respuesta del deseo que tienes de entender por qué mi Hijo santísimo se apareció una vez de peregrino, otra como hortelano y por qué no se daba a conocer siempre a la primera vista. Advierte, pues, carísima, que las Marías y los apóstoles, aunque ya eran discípulos del Señor, y entonces los mejores y más perfectos en comparación de los otros hombres del mundo, con todo eso en el grado de la perfección y santidad eran párvulos y no tan adelantados como debían en la escuela de tal Maestro. Y así estaban flacos en la fe, y en otras virtudes eran menos constantes y fervorosos de lo que pedía su vocación y beneficios recibidos de la mano del Señor; y las culpas menores de las almas favorecidas y escogidas para la amistad de Dios y su familiar trato pesan en los ojos de su justísima equidad más que algunas culpas graves de otras almas que no son llamadas a esta gracia. Por estas causas los apóstoles y las Marías, aunque eran amigos del Señor, no estaban dispuestos, con sus culpas y flaqueza, tibieza y flojedad de amor, para que el divino Maestro les comunicase luego los efectos celestiales de su conocimiento y presencia, pero con su paternal amor les hablaba, primero de manifestarse, palabras de vida con que los disponía, ilustrándolos y fervorizándolos. Y cuando en sus corazones renovaba la fe y el amor, entonces se les daba a conocer y les comunicaba la abundancia de su divinidad que sentían y otros admirables dones y gracias con que eran renovados y levantados sobre sí mismos. Y cuando comenzaban a gozar de estos favores, se les desaparecía, para que le codiciasen de nuevo con más ardientes deseos de su comunicación y trato dulcísimo. Este fue el misterio de aparecerse disimulado a la Magdalena y a los apóstoles y discípulos del camino de Emaús. Y lo mismo hace respectivamente con muchas almas que elige para su íntimo trato y comunicación.
1494. Con este orden admirable de la divina Providencia quedarás enseñada y reprendida de las dudas o incredulidad que tantas veces has incurrido en los beneficios y favores que recibes de la divina clemencia de mi Hijo santísimo, en que ya es tiempo moderes los temores que siempre has padecido, porque no pases de humilde a ingrata y de dudosa a pertinaz y tarda de corazón para darles crédito. Y también te servirá de doctrina el ponderar dignamente la prontitud de la inmensa caridad del Altísimo en responder luego a los humildes y contritos de corazón y asistir al punto a los que con amor le buscan y desean y a los que meditan y hablan de su pasión y muerte; todo esto conocerás en Pedro y la Magdalena y en los discípulos. Imita, pues, hija mía, el fervor de la Magdalena en buscar a su Maestro, sin detenerse con los mismos ángeles, sin alejarse del sepulcro con todos los demás, sin descansar un punto hasta que le halló tan amoroso y suave. Y esto le granjeó también el haberme acompañado a mí en toda la pasión con ardentísimo corazón. Y lo mismo hicieron las otras Marías, con que merecieron las primeras el gozo de la resurrección. Tras ellas le alcanzó la humildad y dolor con que san Pedro lloró su negación, y luego se inclinó el Señor a consolarle y mandar a las Marías que señaladamente le diesen a él nuevas de la resurrección, y luego le visitó y confirmó en la fe y lo llenó de gozo y dones de su gracia. A los dos discípulos, aunque dudaban, porque trataban de su muerte y se compadecían de ella, se les apareció luego antes que a otros. Y te aseguro, hija mía, que ninguna buena obra de las que hacen los hombres con recta intención y corazón se queda sin gran premio de contado, porque ni el fuego en su grande actividad enciende tan presto la estopa muy dispuesta, ni la piedra quitado el impedimento se mueve tan presto para el centro, ni el mar corre en su ímpetu ni va con tanta fuerza como la bondad del Altísimo y su gracia se comunica a las almas cuando ellas se disponen y quitan el óbice de las culpas que detiene como violento al amor divino. Y esta verdad es una de las cosas que mayor admiración causa en los bienaventurados, que la conocen en el cielo. Alábale por esta infinita bondad y también porque con ella saca de los males grandiosos bienes, como lo hizo de la incredulidad de los apóstoles, en que manifestó el Señor este atributo de su misericordia con ellos; y para todos hizo más creíble su santa resurrección y patente el perdón de los pecados y su benignidad, perdonando a los apóstoles y como olvidando sus culpas, para buscarlos y aparecérseles, y humanándose con ellos como verdadero padre, alumbrándoles y dándoles doctrina según su necesidad y poca fe.

Los comentarios están cerrados.